CONTENIDO REGISTRADO

Safe Creative #1201180536801

Translate

domingo, 16 de mayo de 2021

¡Cuánto bienestar emocional!

Este año, siendo la V Feria del Libro de Puente de Vallecas, se ha conmemorado el centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán. Si ha tenido tiempo de ojearnos, desde donde esté, seguro que ha recordado su cita 'Los sentimientos no los elegimos; se nos vienen, se crían como la maleza que nadie planta y que inunda la tierra.'. Y así ha sido porque realmente, sin elegirlo ni forzarlo, se ha materializado sentimiento y naturalidad humana este domingo en el Bulevar vallecano.

Para mí, un día profundamente especial y sanador rodeado de personas con sensibilidades a flor de piel y tremendas ganas de proyectar a la sociedad toda la magia que contienen. Y os aseguro que son mentes que no se conforman con las ganas de, sino que llevan a cabo todo lo que les invade. Maravillosos, repletos de energía. Ha habido poesías, sí, y muy necesarias respecto a lo reivindicativo en torno a lo social y, también, a la búsqueda del sentido vital -de forma introspectiva y exteriorizada-, pero no puedo evitar escribir sobre la poesía andante que he percibido desde mi posición sedentaria. Desde los autores protagonistas, Yolanda Eternamente con "Desde dentro" y Antonio Mata Huete con "Ecos del desasosiego", hasta Aurora da Cruz, Juan Jose Moragrega, Mariwan Shall, Milagros Garcia Fernandez, Angel Luis Gonzalez Ogando y Pedro Mendopapeleria. Qué decir de los dos primeros tras escucharles recitando, tras percibirles con los nervios previos y las lágrimas sobre el escenario. Me quedo con los abrazos de Yolanda y las ganas de comerse el mundo de Antonio. Sobre Aurora, que su sonrisa ilumina y su empatía natural se me ha quedado grabada a fuego en mis ganas de compartir más tiempo a su vera. De Mariwan, su pasión sin censura, su libertad, para gritar a los cuatro vientos sus convicciones y contemplaciones sociales. En cuanto a Juanjo, un verdadero amigo con el que no sólo contar sino también reflexionar y crecer en valores. La autenticidad la representa Milagros, una mujer valiente que desprende familiaridad. A Ángel Luis no lo conocía, tampoco a Pedro, pero el primero me ha abierto la mente con su firmeza para construir una sociedad sin barreras, una sociedad más plena, y el segundo me ha transmitido esas habilidades de interacción que arrebatan todas esas capas que algunas veces nos impiden dar el paso de conocer la diversidad que nos rodea.

Volver a casa con dos títulos que me recuerden eternamente cada instante de este 16 de mayo, es de esos tesoros que modifican los caminos vitales. Gracias a todos los que me habéis rozado hoy, espero que juntos podamos conformar un futuro más justo, humano y libre. Aunque mi energía no sea tan bestia como la vuestra, os prometo que haré lo que este cuerpo serrano me permita para aportaros, porque sé que estaré aportando al conjunto de nuestra especie.

Un cálido abrazo

viernes, 14 de mayo de 2021

Regreso a Roma mediante el acento sonoro de una voz italiana

Fue en el 2013, fue ayer. Hace ocho años sobrevolé Madrid, el Mediterráneo y aterricé en la capital italiana. De capital a capital, contemplando e interactuando con culturas semejantes pero diferentes. Hace veinticuatro horas lo volví a hacer, pero no me limité a Europa, también viajé por Asia a través del haiku y sus orígenes y técnicas. En esta ocasión no necesité billetes, tan solo escuchar a Inma J. Ferrero y a Nikola, su pareja. Qué placer el palpar de nuevo el idioma, indagar por su deducido vocabulario y reconocer palabras que no se acercan al castellano. Acordarme del emperador Vespasiano y de su recinto de luchas a muerte donde la humanidad parecía excesivamente perdida; también del Castel Sant'Angelo, túmulo levantado cuya construcción dirigió Demetriano por ordenanza del emperador Adriano, en el cual me adentré de noche cuando iban a cerrar y me maravilló. Así estuve ayer, yendo y viniendo por el mundo agarrado de las manos de estas dos personas que aprecian y potencian el arte.

Escribir a modo de haiku, como sucede en nuestro entorno occidental, difiere de la esencia cultural y emocional desde la cual se escribían los tradicionales en oriente. Me atrae de sobremanera ese sentimiento para con la naturaleza que conecta, como una fusión plena, la vida humana con la del planeta. Como consecuencia, cuando esto se produce de un modo profundo, se practica como hábito irremediable la contemplación detallada hacia el comportamiento y modificaciones del medio que nos rodee. Es casi como sentir lo que un rayo siente en el momento de verse obligado a traspasar un vidrio, o como arrugarse cuando lo hace por necesidad la morfología rugosa de los árboles. Es ser naturaleza, que es que parece que se nos olvida que lo somos los humanos. Empatizar con ella sin intereses, ni siquiera para que nos devuelva tal empatía, hacerlo por mera existencia.

Aprendí muchas indicaciones a tener en cuenta cuando me aventure a escribir algún haiku, pero entre ellas me quedo con el no usar verbos. Obviamente, encorsetarme dentro de esa estructura 5-7-5 sin rima. También me pareció importante saber diferenciar, por la intencionalidad del mensaje, entre un haiku (asombro por un suceso), un senryü (diversión por un suceso) y un zappai (ocurrencia sin suceso). Quizá este último sea el que más se acerque a la copla española por su flexibilidad y amplitud en métricas y temáticas diversas.

Experimentar, viajar. Quizá no sea cuestión de medios de transportes, a lo mejor se trata de mentalidades. Conectar va más allá de la presencia.

Feliz fin de semana.



miércoles, 12 de mayo de 2021

Un escritor diverso: de brújula, de mapa y hasta con el GPS del móvil activado


Creo que Peter Redwhite tiene algo del humorista Goyo Jiménez, no sé si le gustará pero si le conoce quizá tenga algo suyo de forma al menos subconsciente. En ambos identifico esa búsqueda de la perfección o progreso tomando como referente a los EE.UU. También la pasión de ambos por el cine. Dos mentes curiosas, tendentes a la apertura y con mucha honestidad. Ya que abordo al humor, diré que incluso físicamente podrían tener un parecido razonable -con todo el respeto y cariño hacia ambos-. Aprovecho para recomendar leer "Cortos americanos" de Peter, y para ver el monólogo "Los americanos" de Goyo (pincha en las obras para adquirir/visualizar).

Ayer tuvimos el privilegio de desmigar cuatro de esos "Cortos americanos". La verdad es que el primero me removió por tratar el vínculo padre-hijo desde el enfoque de los traumitas, errores que luego cuando seas el padre intentarás evitar, las intenciones profundas de los padres que no han sabido gestionar ni materializar y tú, como infante, no has sabido leer...; el segundo me activó por deducir de él esa ilusoria libertad social cuando que, en realidad, el control de unos pocos nos maneja incluso en momentos de mayor sensación de la inalcanzable; el tercero me congeló por la frialdad que el ser humano llega a ejercitar por meras satisfacciones sexuales; y, un último, que realza de nuevo la necesidad de interacción, la necesidad de sentirnos queridos o parte de alguien, incluso cuando estamos siendo estimulados con algo que nos agrada, con arte, como sucede en este breve relato.

Estas fueron mis interpretaciones, la versión corta porque Peter alberga mucho para analizar y absorber. Te animo a que saques tus propias conclusiones leyéndole. Sus títulos se acumulan, ya está preparando nuevas líneas.

viernes, 7 de mayo de 2021

Como si mi silencio pudiese hablar, mi hermetismo desvelado a través de la palabra

Con esta frase Consuelo Jiménez nos entregaba su "Arteria" literaria y también existencial. Nos entregaba ayer su honestidad emocional transmutada a las páginas de un libro, de su poemario. Versos que comprimen dolor, pero es que no olvidemos que somos humanos. Versos que se ensanchan en el vínculo con la naturaleza, y es que somos parte de ella. Versos que identifican también libertades, aunque sea la del alivio de desahogar lo reprimido.

Como bien dijo Miguel-Angel Real, la poesía tiene ese atractivo que tiene el traducir un libro de un idioma a otro, porque se ha de traducir cada verso al lenguaje de la emoción intencionada por parte de su autor. Y estoy totalmente de acuerdo, es una aventura o viaje en el cual se va descifrando y, al mismo tiempo, se va poseyendo esa incertidumbre de si realmente se estará uno orientando bien en el camino propuesto por el creador o, si gracias a la interpretación subjetiva de cada uno, se estará generando un sendero nuevo distanciado del autor pero, al final, el sendero destinado a cada cual tomando como medio ese libro, esas palabras. La vida es así de maravillosa, la literatura también, pueden ponernos delante un mapa con colores fosforitos a los cuales seguir y, sin embargo, llegar al mismo destino serpenteando, creando atajos, descubriendo abismos y hasta levitando. Matices.
Y repleta de matices y sensibilidades estuvo la tertulia con la presentación de Consuelo. También llena de inquietud, somos personas curiosas los que nos juntamos. Unos preguntones que unen cada jueves sus arterias creando ríos de confianza, cercanía, creatividad y conocimientos.

miércoles, 5 de mayo de 2021

El teatro es un arte de la presencia y del presente


Me quedo con muchas de las enseñanzas que fue concediendo sutilmente y con sonrisas José Luis García Barrientos, pero me llamó la atención su visión de la actualidad respecto a jugar con la tecnología para adaptar el teatro a tiempos caóticos como estos. El arte del gran telón posee una esencia que precisa inevitablemente de la presencia in situ de un público con el cual interactuar e incluso, porqué no, llegar a improvisar con él consiguiendo así ser estimulados no sólo quienes tienen el papel de 'disfrutones' -el propio público-, sino también los actores que se llevan esto como recompensa mayor que un salario concreto. Quizá sea dificultoso trasladar lo que se produce realmente en persona a las modalidades en auge a través de pantallas con multitudes. Bien es cierto que cada vez existen más herramientas con destrezas sorprendentes para lograr experiencias cercanas a lo idóneo, pero mucho tememos que jamás otorgarán lo que provocan las metodologías tradicionales apegadas al piel con piel. En este aspecto, de momento, me gana el teatro de siempre.

María Rodríguez Velasco también indagó en esto de las hibridaciones entre las artes audiovisuales combinadas con los escenarios teatrales. Como suele suceder, hay a quienes le convencen estos experimentos por ese toque de integrar elementos actuales, y hay quienes lo desaprueban por poder ser elementos que desvíen la atención profunda de las obras o hasta de la profesión. Personalmente y desde mi humilde opinión, siempre diré que con moderación y sensatez todo puede casar. No vas a meter en una escena de carga emocional una videollamada del tío del personaje -a no ser que estés haciendo comedia, que entonces puede funcionar muy bien-, pero sí puedes meter en una obra de un contexto social actual el sonido de una notificación del móvil como transición entre escenas, por ejemplo. No se trata de ser rígidos, sino de improvisar... y de eso sabe bien el teatro.

Precisamente el elemento de la visión, usado como término de esa presencia de un público, es uno de los cuatro elementos fundamentales que desarrolla este autor y apasionado del arte en su libro "Anatomía del drama". Los otros tres son, por supuesto, el espacio, el tiempo y el personaje. Pero para ahondar en todos ellos habrá que asistir, con presencia y conformando un presente, a sus páginas.

viernes, 30 de abril de 2021

Fantasía y realismo mágico. Teología y existencialismo

Los protagonistas que escogió Antonio Infante Gómez para la exposición de ayer fueron Juan Rulfo y Juan Carlos Onetti, dos autores que llegaron a conocerse en persona pero cuyas trayectorias sin duda se diferenciaron. No obstante, también nos deleitó con pinceladas de otros grandes como cuando citó de María Zambrano 'La verdad pura humilla a la vida cuando no ha sabido enamorarla'.

Esta oración derivó en la aparición, dentro del discurso, de Dios y de la necesidad en el ser humano de crearle para incrementar el sentido de la vida. Y a colación con esto, dio voz al filósofo Steiner: 'La nostalgia del absoluto sólo puede sentirse desde la pérdida del sentir'. Y así, nos introdujo magistralmente el título de Onetti, "La vida breve" jugando con comparaciones pertinentes respecto a la forma desde la que creaba, bajo su visión, Rulfo.
Entre la fantasía que discurre en Onetti, de forma espontánea surgió mi predilecto Michael Ende y su obra "La historia interminable". Dos realidades paralelas, a la que conocemos, las que construyen estos autores para soñar otros mundos vivibles e irreales, pero que calan en el lector porque albergan de forma intrínseca facetas identificables de la naturaleza humana: cómo ciertas fortalezas pueden transformarse en debilidades y viceversa.
En cuanto a Rulfo y su realismo mágico, me llamó la atención que conmocionase tanto, que impresionase a tal nivel, a Gabriel García Márquez, como para leerse en dos días sus obras completas. Y aunque el autor de "Cien años de soledad" quizá sea más exuberante que Rulfo, lo cierto es que tiene mucho de él.
Tanto Rulfo como Onetti fueron personalidades extremadamente tímidas en la oratoria, así se puede percibir en sus entrevistas (pinchando en sus nombres de esta frase).
Lo único certero de la vida es la muerte, esta es la única que nos iguala a todos se integren unas creencias u otras. Por ello, debemos encontrar el modo de hallar una igualdad tan firme en vida para que ésta la vivamos todos con la plenitud que vivimos la muerte.



miércoles, 28 de abril de 2021

Pirotecnia del lenguaje y regurgitación de verdades desnudas


He visto a un ave volando con vástagos en el pico, la he visto con el futuro en su boca. Un futuro construido, un nido elaborado desde el hábil y creativo hacer. Un nido versado conformando un libro, un poemario culto pero vivido. Literatura de dedicación, esfuerzo existencial plasmado.

Así me brota presentar la última obra de Idoia Arbillaga, "Creación y vacío", y también lo que me transmitió su ser. Una mente curiosa, pero estructurada. Una psique emotiva, pero sin ausencia de intelecto. También mística, esotérica, pero porque así mismo es la propia vida. Por lo cual, coherente. Una coherencia que se cohesiona escribiendo sobre el árbol de su vida transformado en papel.

Como aprendiz eterno que me considero, absorbí mucho sobre lo que esta autora ya tiene integrado y decidió compartir. Pero no tan solo respecto a la cultura judía, sus referentes literarios o sus metodologías, sino también en torno a aptitudes introspectivas beneficiosas para crecer de forma saludable. Pero vayamos por orden... me atrajo con mucha fuerza su modo de hacer llegar todo lo que rodea al judaísmo, a la Cábala, la Torá y sus influencias de la Biblia. Me arrasó especialmente aquello de 'reparemos el mundo' que en el judaísmo es tan usado como explicación de justicia social: Tikún Olam. Su pasión por descubrirnos, en definitiva, mayor diversidad contenida en nuestro torrente sanguíneo y en nuestra sociedad, aunque sea de un modo desapercibido o desde la ignorancia muchas veces; me inyectó, por otro lado, a Goethe, me derivó a la reminiscencia de la hipotenusa de Pitágoras en un momento dado haciendo alusión a la numerología, me mostró el camino hacia desconocidos para mí como el filósofo y sociólogo Juan Bautista Vico; y, como decía antes, me arropó con sus pequeñas grandes entregas personales como ese recuerdo del magnetismo hacia los libros ya desde niña cuando veía a sus padres ensimismados entre símbolos y páginas.

Qué necesario es indagar, qué necesario es hacerlo sin dejar de sentir con la misma intensidad y verdad. Crece el que está dispuesto a conocer, pero más lo hace el que previamente se ha permitido conocerse.



viernes, 16 de abril de 2021

Una pincelada más hacia Jante

El rostro hiperrealista que dibujó Johana Roldán Lorente con mis facciones al escucharle decir 'la mirada hacia el arte es como vivir enamorado toda la vida'


Ya conocía a Johana, de hecho fue justo hace un año la que expuso cuando inicié mi andadura en esto de enriquecer mi alma e intelecto a través de tertulias. Un año ya descubriendo a hacedores artísticos y, sin embargo, soy aún más consciente de toda la ignorancia que albergo. Como podéis imaginar, ha sido muy bonita la casualidad de cerrar el círculo de ese primer año con quien lo inicié.

Ayer pude descubrir de Johana no solo nuevas obras sino, además, que su padre también le da a los pinceles, y nada mal. Me gustó de él, de Diego Roldán, por lo que evoca de su interior, que su señal peculiar para distinguirse entre los compañeros de profesión es la de una raya amarilla delineada cual destello solar. Una sensibilidad familiar muy hermosa que cada miembro la expresa a través de su propio medio con talento y destreza admirable.

Jante, como es también conocida, nos mostró diversos cuadros entre los cuales capturé el de los detalles venosos muy logrados, y el de una desnudez iluminada quizá por la influencia subconsciente de su padre gracias a ese fondo amarillo. Aunque transmite estar especializada en la figura humana, la realidad es que se atreve con casi cualquier encargo. Por atreverse se atreve hasta con otras disciplinas, como es el caso de la literatura en "El rincón de Jante" radiofónico.

Sé que no faltaré como asistente de una exposición suya en cuantito pueda. Al fin y al cabo, cómo no hacerlo si ha conseguido sin siquiera pintarme reflejar arte en mi cara a través de una sonrisa provocada por sus palabras.

miércoles, 14 de abril de 2021

La cronología de un padre trascendiendo a través de la vehemencia y sonrisa de su hijo

Ricardo Gullón fue un abogado y escritor de largo recorrido y catálogo literario (1908-1991). Junto a su primo, el poeta Leopoldo Panero, y junto a Luis Alonso Luengo, también novelista a lo largo de su vida, en plena adolescencia ya se aventuraron a crear una guía del lugar en que residían: Astorga. Pero aquel lugar no tendría exclusividad de su presencia ya que su familia era bastante cosmopolita y estuvo estudiando unos años en París, aprendiendo el francés. Cuando regresó a España, concretamente a Madrid, se sintió en la obligación de adentrarse como aprendiz de abogacía. Superó, siendo el tercero, las oposiciones para fiscal y ejerció tal profesión veintiocho años. No obstante, le es inevitable su interés paralelo por la literatura participando y creando proyectos atractivos para promoverla y, de paso, seguir creciendo como literato. Y será en 1955 cuando su afición supera a su profesión, pues es el propio Juan Ramón Jiménez el que le envía una carta ofreciéndole la oportunidad de ayudarle con sus obras y con su biblioteca. Ipso facto, pide una excedencia liberándose de toda carga judicial para iniciar una inmersión más plena en lo que realmente le movía: la lectura y escritura.

Habiendo cruzado el charco, habiendo mutado incluso su mentalidad por la influencia de Jiménez, habiendo muerto este, en 1962 le surge otra propuesta que acepta sin dudar: pasar un año de editor de un número de la revista de la Universidad de Austin (Texas), con la intención de deleitar al público americano con 'el arte español del siglo XX'. Esto claramente le abre otras muchas puertas.
Con tantos momentos fortuitos, tanto por quienes se le cruzaban en su vida como por los proyectos en los que se veía participando, su hijo, -quien entregó ayer toda esta aventura de una manera muy didáctica y cercana y, por ello, a quien le doy las gracias y mi enhorabuena-, le sonreía diciéndole 'no es que seas solamente hijo único, es que eres un hombre con mucha suerte'. Y es que claro, yo visualizo a Germán, ahí con diez añitos, viendo cómo su padre se ve envuelto entre personas influyentes y siendo testigo de tal evolución, por supuestísimo también por el entusiasmo y trabajo realizado, y me es imposible no preguntarme cómo hubiese sido Germán o el propio Ricardo si nunca hubiesen salido de Astorga o de Santander, donde nació Germán.
La vida es una sucesión de acontecimientos, pero también una sucesión de decisiones y persecución de sueños.
Pero la edad no perdona a nadie, aunque se puede hacer frente desde la expansión del alma. Y esto hizo Ricardo sus últimos años de vida: leyendo libros impresos en un tamaño de fuente muy grande, pintando y, cuando su vista ya le impidió todo ello, dedicándose a seguir ensanchando su interior e incluso intelecto mediante la escucha de música. Porque siempre hay opciones, porque cada capacidad bien usada puede conceder paz y autorrealización.

viernes, 9 de abril de 2021

Pedimos permiso para subir a bordo y 'Desde dentro' navegamos


El viaje rumbo hacia la plenitud, capitaneado por una vela de papel delicada pero firme, nos va descubriendo distintos oleajes, mareas y corrientes tintadas en versos por las diversas brisas de emociones concedidas por Yolanda.

El título de este poemario es muy acertado, pues confieso que logró profundizar en mí desde el principio. Se adentró en mí y yo me adentré entre sus letras y sentires. Conectamos. Tanto fue así que en su tercera poesía, "Entre sombras", no sabría decir realmente si yo era la sombra y ella el ser o viceversa. Pero es que de los 'dolientes jirones' me dejé llevar, a la deriva placentera, hacia los "Jirones" de las decisiones que marcan un antes y un después. Hacia la huida, quizá, pero hacia una huida valiente muy alejada de esa otra cobarde que no quiere enfrentar, una huida en busca de paz mental y amor propio del sano. Una huida hacia el mar del crecimiento como ser. Otra mini parada para zambullirme en el océano, para regocijarme en ese "Ser" poético de Yolanda y, a la vez, ese ser propio. Porque en mi alma tampoco hay lugar ya para más batallas, la vida es demasiado efímera como para desgastarnos entre conflictos y tensiones. Porque, como esa 'sílaba perdida posada en cualquier verso de un poema', mis adentros tan solo solicitan ya el balanceo de la calma y de las cosas hermosas de las personas y de la vida. A lo mejor es que mi "Destino" está 'en el olor a romero de tu piel empapándose en la mía', a lo mejor ahí reside el elixir de esta existencia compartida. Y "Puedo" llegar a alcanzar todo aquello para que, cuando sea parte de mí, me niegue en rotundo a dejarlo escapar. Mientras llego y no, lo que sé es que no cesaré en mi "Búsqueda" marítima del amor y de instantes continuos de felicidad. Intentaré calmar mi "Impaciencia" escuchando melodías ahogadas que focalicen mi avistamiento de tierra. No olvidaré que "El amor tiene puertas" y la bendita "Piel", que hallaré buceando entre corales, me espera ahí fuera.

Esta fue mi travesía. Por eso la tarde de ayer, en la tertulia de Juan Jose Moragrega, la disfruté tanto. Da gusto viajar gracias a pasar un rato con otras almas. Aunque todos, TODOS, contenemos maldad desmedida y bondad desmesurada, es bonito ver cómo unidos nos esforzamos por ser nuestras mejores versiones con nosotros mismos y con los demás. Vayamos a lomos de un barquito de vela de papel o, simplemente, girando sin darnos cuenta en esta rueda denominada planeta. JUNTOS, SIENDO ALIADOS.

miércoles, 7 de abril de 2021

Los 'cura sana, culito del ALMA' eficaces de los textos humorísticos


Por fin. Por fin un ponente con dotes seductoras como un servidor. Sí, sí, un fiel reflejo de mi persona, sobre todo en lo de compartir jacuzzi con una mujer y que, en lugar de un ambiente tórrido, se genere un entorno de consulta psicológica donde existe deseo, sí, pero hacia un tercero. Unos máquinas somos, porque al final solo cuando no entendemos cómo ha sucedido, nos sorprendemos con relaciones exitosas. Así triunfamos personas como Chema Paz Gago o yo en el arte del ligoteo. Lo bueno de esto es que dicen que saber escuchar siempre es un puntazo favorable. Bien, yo tengo ya tantas horas acumuladas de escucha activa con chicas que podrían convalidarse directamente como másters y hasta doctorados en seducción, pero debe ser que aquello otro que dicen de que la titulitis no lo es todo lleva algo de razón porque la inversión en esfuerzo está bastante descompensada aún con los resultados prácticos.

Pero bueno, dejando a un lado las tan necesarias artes amatorias, la verdad es que Chema me ganó con su entusiasmo al hablar de distintos puntos geográficos de nuestro planeta. Y es que su título "Desventuras de un seductor" usa las excusas del erotismo y recursos sacasonrisas -con influencias humoristico-literarias británicas- para describirnos, desde el atractivo, parajes que emanan expansión natural y humana. El autor ha vivido años en el continente cuna de nuestra especie y ha recorrido todos a excepción del lejano Oceanía.

No me extrañó saber de su inclinación hacia la semiología tras confesarse alumno de Umberto Eco, escritor al que admiro por su manejo del lenguaje. Me hizo divagar sobre cómo intervendrá en el subconsciente, a la hora del acto de escribir, el haber tenido al lado a un ser de tanta riqueza lingüística. También digo que no he tenido a Eco a mi vera pero sí a otras mentes que, pese a no poseer socialmente su prestigio, sí sé que albergan habilidades reconocidas en ámbitos de la escritura y también les valoraré siempre haber pasado, o permanecer, en mi vida. Que no todo es un nombre, claro, pero quería expresar ese punto que también me conectó ayer con Chema imaginándole mano a mano con el creador de "El péndulo de Foucault".

Que no pare la comunicación piel con piel, pero probemos con libros de por medio. Calidad carnal, calidad lectora.

miércoles, 31 de marzo de 2021

Robin Klein, escritora australiana premiada con la Medalla de los Derechos Humanos para la Literatura


Me siento más completo, desde 2017, por contar con una chica en mi vida cuya profundidad emocional me invita a no dejar latente, entre tanto crecimiento intelectual, a la involucración en mi propia elevación del ámbito más humano. Lo que de verdad nos mueve al final, los sentimientos. Yo me considero bastante proclive a ellos, pero he de reconocer que esta personita tiene una gran capacidad para ahondar en los recovecos más escondidos de cada emoción. Cuando nos aventuramos a indagar juntos en este maravilloso cosmos abstracto, pese a haberlo hecho en incontables ocasiones, seguimos sacando estrellas que iluminan nuestro camino existencial a través de algún aprendizaje u observación de alguna sutileza que nos suma y nos ayuda a avanzar en la conservación óptima de nuestra alma.

En tan solo dos días es su cumpleaños, 31 añitos para un ser que contiene, a la vez, la juventud y la sabiduría de la edad acumulada. Y he querido adelantarme, dedicándole esta publicación, para poder sorprenderle -cada día de vida es digno de celebración-. Fue ella quien me regaló el título "Volví para mostrarte que podía volar", de la autora nombrada en la cabecera de esta entrada. Un libro que desgarra soledad y desborda amor noble. Un libro al cual me gusta volver para que me muestre, de nuevo, la similitud, con el vínculo construido entre ella y yo, del vuelo que reflejan sus protagonistas cuando se conceden mutuamente las alas fabricadas desde el mero hecho de apostar por la conexión surgida entre ambos.

Si algún papel tienen los libros, y la literatura en general, es el de potenciarnos como seres. Debemos intentar hacerlo en la dirección más blanca, porque todo medio de ensalzamiento tiene el doble filo para influenciar. El delicado plano de las emociones no es menos y todo cuenta, hasta el más mínimo detalle. Detalles que es positivo identificar para decidir cuáles queremos hacer nuestros y cuáles no. Detalles a los que, personas como esta compañera de vida, me brindan la oportunidad de dedicarles tiempo real y de calidad para no perder ni el rumbo ni el foco del destino al cual me dirijo como humano.

GRACIAS POR EXISTIR, ARRIESGARTE A ESTE LAZO Y POR ELEGIR TODO ESTE TIEMPO PERMANECER DE UN MODO TAN CONSTANTE Y DEDICADO. FELIZ CUMPLEVIDA, TE QUIERO.




lunes, 29 de marzo de 2021

Domingo de sedentarismo liberador


Una tarde sentado, como siempre. Sin mi silla de ruedas eléctrica, como casi nunca. En una silla común, al sol, con el brazo apoyado en la mesa. 

Para ti, que lees esto, quizá no sea nada reseñable. Para ti, que también lees esto, sí lo es porque entiendes mi liberación y sentimiento de rozar equidad.

¿Una sonrisa preciosa? No lo sé y me dio igual. Fue una sonrisa de un momento de ascensión emocional.

Reflexioné y me adentré en mi yo de escritor comprobando qué me contaba mientras no se sentía en la rutinaria sensación de estar adherido a esa silla de ruedas eléctrica. Que estoy muy agradecido de tenerla, eh, hay quienes anhelan una para poder desplazarse y evitar estar encamado. Soy un afortunado, desde luego. Pero, ¿cuán alta es mi fortuna si sentarme en una silla normal me inyecta felicidad pese a estar muy incómodo e incluso dolorido? También me da igual, no voy a centrarme en esto. He disfrutado y vivido ese momento, eso es lo realmente valioso.

Te miro, futuro. No sé si te tendré o cuánto de ti viviré. Pero proyecto en ti un yo más libre donde no necesite rozar sensaciones de equidad social, independientemente de que ello gire en torno a una silla de ruedas eléctrica o no, por tener como hoy momentos puntuales de 'yo también puedo'. 

Te miro de frente. Con el pelo largo y con rizos o con el pelo corto de punta. Con gafas de pasta, metálicas o sin. Te miro con mis ojos, te miro con mi mente. No me sentaré, futuro, ni en mi silla ni en una silla común. Me sentaré en ti: sobre la arena, sobre el césped, sobre rocas, sobre suelos, sobre piernas, sobre caderas, sobre todo y sobre nada. Porque ya no me sentaré más pudiendo no sentarme. 

Prepárate futuro, porque la vamos a liar gorda juntos siendo aliados.




viernes, 26 de marzo de 2021

Los griegos y la tragedia. Thanatos y Eros. Ecos del desasosiego y Antonio Mata Huete


Sigmund Freud, uno de los referentes en el psicoanálisis, nombró a la vida como Eros y a la muerte como Thanatos. Incluso en la industria cinematográfica más actual apegada a los cómics de mayor popularidad, se usa hoy día esto para crear a terribles villanos. Pero Antonio busca el equilibrio vital y ambos conceptos recaudan el mismo protagonismo en su nuevo hijo literario. Recopila poemas intimistas, profundamente sentidos, y poemas reivindicativos respecto a la conciencia humana, hacia dónde nos dirigimos como especie y hacia dónde sería lo suyo ir. El escritor admite un trasfondo: este título y su esencia es un poco un arma cargada de futuro, que remueva y llegue para hacer reflexionar. Para ello, rinde homenaje, como medio de transporte de su creatividad y técnica, a lo que él llama sus 'poetas perdidos' como pueden ser Blas de Otero, León Felipe o Gabriel Celaya.

Y desde esa llamada a la aventura, ayer en la tertulia de Juan Jose Moragrega, nos encontramos como primera misión el indagar sobre el grácil papel de la literatura interviniendo en las conciencias. Y es que el cambio, el salto mental hacia una iluminación real alejada de toda divinidad, se produce en un autor cuando se atreve a crear desbloqueando en sí cubículos de su pensamiento y de su personalidad no divisados. Del mismo modo, el lector genera nuevas realidades en su propia existencia cuando se produce la chispa exacta entre la madurez emocional y la permisión del individuo a curiosear con amplitud aquello que otorgan las líneas sostenidas en sus manos. Como el mismo Antonio concede, se sea lector o escritor 'hay que arrancarse las tripas, arañarse los ojos' para quitarse todas esas capas que nos ralentizan como seres y, así, poder ser versiones más completas de nosotros mismos.

Y hubo bastante de esto este jueves, pues entre poemas, cuestiones, indagaciones y divagaciones, concluimos la tertulia, creo yo, con el interior de cada uno de nosotros un poquito más engrandecido. Un engrandecimiento esquivo con actitudes pretenciosas y cercano con las que suman calidad humana.

Feliz fin de semana a todos

jueves, 25 de marzo de 2021

Trigésima quinta poesía


 

Entradas populares

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...