CONTENIDO REGISTRADO

Safe Creative #1201180536801

Translate

miércoles, 16 de junio de 2021

¿Somos fragmentarios o fractales?


Cuando me pongo intensito, a colación de la formación más espiritual o abstracta del ser humano, relaciono y aglutino no imaginas cuantísimos elementos, ideas, sentimientos y conocimientos. Y es lo más apropiado, desde luego, pues la vasta complejidad que deriva en ser humano no deja otra opción que la de ser creativos a la hora de reflexionar o construir hipótesis sobre qué somos y qué contiene cada grano que nos conforma.

A veces nos pienso como una esfera, en origen. Una esfera de energía transformada de un acontecimiento o existencia pretérita. Esa esfera sería el alma y su material corpóreo sería la manifestación única de proyectar la perfección imperfecta desde la cual deriva todo lo demás: en cuerpo y en espíritu improvisadores. A partir de ahí, en el vientre materno y por la intervención inapelable de esa otra vida, se inicia según mi visión nuestra fractalidad. Nos ramificamos por fuera, en miembros como brazos y piernas que se abren en dedos; y nos ramificamos o fractamos también por dentro, con interpretaciones del amor o del odio como ejemplos genéricos frente a interpretaciones más sutiles. Y lo maravilloso de ello es que cada fractal es fiel a esa prístina esfera, por lo que por mucho que en apariencia podamos detectar como semejante en otros individuos cercanos, en realidad contiene diversidad exclusiva esperando su sentido de ser así y no de otro modo. Cuando somos adultos, incluso siendo aún jóvenes, son tantos los fractales acumulados en toda nuestra conciencia e inconsciencia, en toda nuestra piel y huesos, que el bello caos resultante dignifica la labor del principio existencial.

¿Dónde siento yo la distinción frente a vernos como seres fragmentarios? Pues en quebrarse, que sin duda también sucede. Nos rompemos en cicatrices de cortocircuitos corporales, modificaciones de nuestros fractales; nos deshacemos entre reinicios emocionales desvanecedores de microfibras pertenecientes a aquella bola de cristal repleta de macrorrelámpagos, chispas que se apagan en la adultez a través de decepciones o abandonos de inocencia. Pero todo ello no somos, todo ello son repercusiones que nos crea quizá cierta identidad, pero alejada de las profundidades abismales del ser.

"Fragmentos de una autobiografía imposible", de Javier Del Prado Biezma. "Voluntad de horizonte y añoranza de morada. Identidad y alteridad en el viaje existencial literario", la última obra del mismo autor.

¿Cómo se entrometen los viajes entre tanto fractal y/o fragmentario vital? No han de ser necesariamente salidas a la aventura kilométricas, de hecho en muchas ocasiones los más eficaces viajes son de trayectorias con movilidad invisible. Aunque sí se pueden percibir de alguna manera, pues cada cambio producido se refleja manifestando su hueco en la palpable realidad. Pero respondiendo a la cuestión que nos ocupa... esto mismo es un viaje. Así que, inevitablemente, los viajes no es que se entrometan sino que son parte persistente de cada fractal y de cada fragmentario. Quedarse quieto, sin salir, puede ser un viaje con muchos destinos posibles. Moverse demasiado, no parar, puede llegar a ser una ausencia del ser huyendo de la observación hacia la vida. Quedarse quieto, sin salir, puede ser rendición y vacío, puede ser no ser nada. Moverse demasiado, no parar, puede ser hambruna insaciable de estímulos sensitivos e intelectuales.

Decidir viajar todo el rato, decidir seguir creando fractales y fragmentarios. Decidir sin decidir qué decidiré mañana, decidir decidiendo lo que el ayer me obliga a decidir hoy.

jueves, 10 de junio de 2021

Sentipensantes

Anoche, tras la tertulia habitual de los martes del Gran Café Gijón Madrid, María José Muñoz Spínola me citaba por privado a Unamuno: "pasar la razón por el sentimiento y el sentimiento por la razón". Que se retroalimenten con la misma fuerza e intensidad ambos aspectos, que se armonicen haciéndonos sentipensantes. Y ya que abordo a la armonía, estuve en resonancia con María José cuando indicó en su ponencia que requiere tal estado a la hora de crear en su oficio de la arquitectura.

También conecté con sus palabras cuando sacó a relucir al Panteón de Roma, ese templo antiguo que poco le queda para cumplir 2.000 años levantado. Bajo su cúpula estuve una vez, dicen que es la cúpula de hormigón sin armar más grande del mundo. Y no me impresionó precisamente el tamaño ni sus materiales, aunque entiendo que para un profesional de la arquitectura es casi instintivo, lo que me produjo fue una especie de catálisis genética o ancestral. Como si mis células se remontasen a otras de pretéritas generaciones y me reprodujesen cual holograma mental, abstracto, el transcurrir de la humanidad durante tantos siglos. María José, por su parte, contó ayer que cuando se adentró en este edificio su sobrecogimiento le dejó sin respiración y, explica, que la sensación fue de ausencia de sí misma. Resulta curioso que la antigüedad, el arte y la esencia de una obra pueda permanecer intacta y transmitirse del mismo modo que lo hacen sus columnas.
Nombró a muchos referentes arquitectónicos, pero me agradó en concreto lo que María José transmitió con Matilde Ucelay y su esquina madrileña, una de las mejores resueltas: la del edificio Castaño. Conociéndome, no tardaré mucho en ir a contemplarlo para ahondar más en todo lo que le rodea y para averiguar qué sentires me desprende estando a sus pies.
Precisamente en relación directa con la observación, pude indagar en la perspectiva axonométrica gracias a que fue nombrada por una de las participantes en la exposición de María José. Está claro que por mucho que se mire, siempre quedan opciones de gafas ocultas o poco conocidas. Y en mí mismo, ¿cuáles serán los ángulos más secretos, imperceptibles e inesperados incluso para mí? Dime cómo me ves y quizá vaya pudiendo construir un yo más completo. Yo, a María José, la veo justo así: sentipensante.

En el interior de El Panteón de Agripa en Roma
2013



viernes, 28 de mayo de 2021

Un libro, una película, periodismo, Kapuscinski y Amelia

Fue Amelia Serraller, junto al editor Chema Quintana, quien puso el broche final a este primer ciclo de las tertulias de los jueves. Nos trajo grandes trocitos de la trayectoria vital y profesional del escritor, periodista y poeta Ryszard Kapuscinski, del cual lanzó ella misma sus crónicas tituladas "Cenizas y fuego". También vimos el trailler basado en el libro homónimo del autor, el film animado "Un día más con vida".

Me pareció muy importante que Amelia quisiese apuntar la dedicatoria que es su libro también hacia los corresponsales de guerra y reporteros, quienes realizan una labor no tan reconocida como otras y muchas veces manipulada o politizada. Además, por su riesgo, cada vez son menos los que se atreven a ejercer el oficio. Ese es, bajo mi punto de vista, el periodismo transgresor y trascendental. Un periodismo que se moja, periodistas que afrontan los sucesos hasta el límite de poner en riesgo sus propias vidas y que lo hacen por la pasión hacia la difusión de la verdad, desde la reivindicación de ser mejores en valores y en el uso de la información a través de los actos de otros. El mismo Kapuscinski citó 'para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.' Y así lo dicta el propio sentido común, cada profesión que contenga algún miembro de principios dudosos, siempre respetando la diversidad de formas de pensamiento y vida, estará condenada a no potenciarse del todo en beneficio de la humanidad y de la propia existencia.
Nos reveló Amelia también pinceladas de la entrevista que realizó a la mujer de Kapuscinski, Alicja Mielczarek, en el taller y en la propia casa del autor y de la pediatra, allá en el centro de Varsovia. Una mujer, indica, muy entrañable que tras enviudar conserva, como no podía ser de otra manera, cartas y documentos que jamás se publicaron y que ella respetó que así continuase siendo. Esta entrevista es un acontecimiento que desvela muy bien ciertos aspectos de la personalidad de Amelia, una mujer que persigue sus inquietudes, ahonda y, consecuentemente, va incrementando su evidente bagaje intelectual pero, más aún, su mochila vital.
Y entre libros, películas, aprendizajes, risas, viajes y anécdotas, concluyó el encuentro que acoge con tanta cercanía a sus participantes. Nos reencontraremos pronto, siempre cerca. Un abrazo a todos ellos y a todo aquel que se aventura a leer estas líneas que espero no sean excesivas.



miércoles, 26 de mayo de 2021

Día de África, tertulia chilena y paseo de diversidad natural


Hoy amanecí entre la poesía y África, o quizá no entre ambas sino más bien en uno de sus puntos de encuentro. Lo he hecho visualizando un programa que conmemoró el tan necesario día de ayer, necesario para no olvidar de dónde surgió todo en torno a la humanidad y de dónde siguen surgiendo muchos aspectos de interés que intervienen o repercuten a todo el mundo, a la historia y a la evolución de nuestra especie. En tal programa, entre los participantes, se encontraba Aurora da Cruz, a quien cada vez tengo mayor estima por su fondo, su manera de mirar y afrontar la vida y por todo lo que tiene para dar al resto desde sus vivencias. Me quedo, como siempre, con muchas cosas de lo que entregó, pero quiero destacar esa honestidad al amar profundamente su lugar de origen sin que ello le impida ver y ser crítica con los errores humanos o de actitud que allí, en África, también suceden: hay cinco etnias principalmente en la nación limítrofe a Santo Tomé y Príncipe, en Guinea Ecuatorial, (los fang, los bubis, los annoboneses, los ndowe y los bisios), y esta necesidad de pertenencia a una etnia concreta no sucede en la isla nombrada y, por ello, por algunos guineanos existe cierto distanciamiento con estos vecinos por ese choque cultural y esto puede causar sentimiento de discriminación entre sus habitantes, sobre todo en la infancia. Con lo bonito que es aceptar la diversidad y complementarnos, ¿verdad? Os dejo el programa entero, por si lo queréis ver.

Y en el Día de África, ayer, emigré hasta Chile a través de la interesantísima tertulia literaria que protagonizaron esta vez David Blanco y Maximo Gonzalez Saez para acercarnos, además de a grandes poetas como Gabriela Mistral, José María Memet, María Ramírez Delgado o Vicente Aleixandre, otra cultura: los mapuche. Conocer sobre este pueblo para poder indagar por mi cuenta, me resultó realmente fascinante. Por supuesto hubieron versos recitados, me encantó deducir del poema "¿Para quién escribo?" esa intención de crear justamente para quien no va a leernos, pues quién sabe lo que colateralmente producirá en sus vidas los versos creados derivado de lo que cale un mensaje en los de su alrededor. Esta es una de las grandes habilidades de las editoriales y sus distribuidoras, la de que lleguen los libros incluso a quienes no le interesan a priori. Así imagino se proponen en la que vinieron a difundir, Mago Editores. Nos contaron también acontecimientos anecdóticos que, por su intensidad, aquí en España o Europa alertarían de suceder y, sin embargo, allí es de lo más natural. Hubo creacionismo, existencialismo, referentes y poesía, sobre todo poesía. Y cada uno se quedó, como siempre, con lo que para sí fuese resonante.

Y marché de Chile apresuradamente para redondear el día dando un paseo por flores rojas, cantar a pleno pulmón por la calle -con mi mascarilla puesta y alejado de masas- al son de letras que hablan de valores entre el bien y el mal y del amor, y compartir tiempo de calidad una vez más con una persona cuyo vínculo se inició con 11 años y aún persiste. ¿Estaremos generando, los lazos de este tipo, nuevas etnias que aporten mayor variedad a nuestra especie? ¿Es posible, perteneciendo a una sociedad, generar otras por costumbres y hábitos? El caso es filosofar, poner un punto reflexivo al sendero que van creando nuestras rutinas... Sentir y pensar, pensar y sentir.




viernes, 21 de mayo de 2021

La figura del 'showrunner' en el universo audiovisual


Daniel Tubau estudió filosofía, ejerce como profesor de cursos creativos en torno al cine, escribe libros desde la diversidad de campos para así seguir aprendiendo de sus pasiones, y compagina ser director con ser guionista en televisión o en proyectos para distintas plataformas.

En esto último es en lo que más nos centramos ayer, pues sin duda la evolución de los guionistas ha sido notable. De ser trabajadores bajo las sugerencias impuestas de productores o directores, en la actualidad se ensalzan sus trabajos y libertades con la intención de unos resultados de calidad para beneficio de todos. Una propuesta más independiente y motivadora desde el ámbito del crecimiento personal ya que, al tener la veda abierta para crear, podrán ir asentando con cierta seguridad lo que funciona de cara al público y así dar nuevos pasos en sus trayectorias profesionales como, por ejemplo, arriesgarse a lanzar proyectos propios con potencial real.

También abordamos esto, como no podía ser de otro modo: qué solicita el público visualizar. Hasta qué punto interesa, o más bien se entiende a nivel general en la población, según qué nivel de calidad. Aunque estamos en un momento muy en auge en cuanto a poder proyectar contenido de alto grado, bien es verdad que un factor del consumo de films o series es el evadirse con dinámicas audiovisuales y, aunque es un atractivo estimulante para algunos espectadores el que le hagan reflexionar durante el disfrute o después, la balanza sigue inclinándose más a favor del entretenimiento sin mucho esfuerzo.

Como a los participantes que asistimos a la tertulia sí nos va eso de esforzarnos, aunque cada uno tenga su ritmo, pues ahondamos además en cómo se adaptan al cine las novelas. Por ello, surgió el extenso título de Frank Herbert: "Dune". Esta obra se llevó a las pantallas en dos ocasiones y, sin embargo, no se acabó de encontrar la metodología adecuada para plasmar en el medio cinematográfico la esencia que alberga el texto. Por esto, precisamente, es por lo que la figura del actual 'showrunner' llega a ser tan fundamental.

Y voy a concluir de reseñar la película de la cual fue Daniel el protagonista durante hora y media, haciendo hincapié en lo que se hizo referencia a su inicio: "la felicidad y la amistad son elementos imprescindibles en esta gran continua saga que es la vida, no los descuidemos".

miércoles, 19 de mayo de 2021

Pequeños cambios

Ya dijo Heráclito aquello de que 'nada permanece'. Este mismo instante no es idéntico al inmediato que está empezando a sucederse, incluso aunque en apariencia pueda percibirse igual por continuar en el mismo sitio haciendo la misma cosa. La prueba está en el incremento de palabras en este escrito, donde antes había espacio vacío ahora hay símbolos interpretados como letras. 

También el argentino Ernesto Sábato citó: 'las cosas y los hombres y los niños no son lo que fueron un día'. Aunque me empeñe en ser, no soy el mismo que inició este escrito del mismo modo que no soy, por supuesto, el mismo que fui ayer, hace un año o hace una década. No sólo las circunstancias, impactantes o elegidas, nos cambian o modifican; también lo hacen la regeneración celular que nos mantiene vivos, los pensamientos que conforman la personalidad y el propio curso natural de la existencia. 

Por todo lo tratado y por todo lo que me queda por tratar, encantado de conocerte y adiós porque cuando hablemos seré otro. En mi transición entre este yo y el venidero, me reencontraré a través de la contemplación. Qué mejor que mutar mirando al cielo entre el verdor de las hojas.

domingo, 16 de mayo de 2021

¡Cuánto bienestar emocional!

Este año, siendo la V Feria del Libro de Puente de Vallecas, se ha conmemorado el centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán. Si ha tenido tiempo de ojearnos, desde donde esté, seguro que ha recordado su cita 'Los sentimientos no los elegimos; se nos vienen, se crían como la maleza que nadie planta y que inunda la tierra.'. Y así ha sido porque realmente, sin elegirlo ni forzarlo, se ha materializado sentimiento y naturalidad humana este domingo en el Bulevar vallecano.

Para mí, un día profundamente especial y sanador rodeado de personas con sensibilidades a flor de piel y tremendas ganas de proyectar a la sociedad toda la magia que contienen. Y os aseguro que son mentes que no se conforman con las ganas de, sino que llevan a cabo todo lo que les invade. Maravillosos, repletos de energía. Ha habido poesías, sí, y muy necesarias respecto a lo reivindicativo en torno a lo social y, también, a la búsqueda del sentido vital -de forma introspectiva y exteriorizada-, pero no puedo evitar escribir sobre la poesía andante que he percibido desde mi posición sedentaria. Desde los autores protagonistas, Yolanda Eternamente con "Desde dentro" y Antonio Mata Huete con "Ecos del desasosiego", hasta Aurora da Cruz, Juan Jose Moragrega, Mariwan Shall, Milagros Garcia Fernandez, Angel Luis Gonzalez Ogando y Pedro Mendopapeleria. Qué decir de los dos primeros tras escucharles recitando, tras percibirles con los nervios previos y las lágrimas sobre el escenario. Me quedo con los abrazos de Yolanda y las ganas de comerse el mundo de Antonio. Sobre Aurora, que su sonrisa ilumina y su empatía natural se me ha quedado grabada a fuego en mis ganas de compartir más tiempo a su vera. De Mariwan, su pasión sin censura, su libertad, para gritar a los cuatro vientos sus convicciones y contemplaciones sociales. En cuanto a Juanjo, un verdadero amigo con el que no sólo contar sino también reflexionar y crecer en valores. La autenticidad la representa Milagros, una mujer valiente que desprende familiaridad. A Ángel Luis no lo conocía, tampoco a Pedro, pero el primero me ha abierto la mente con su firmeza para construir una sociedad sin barreras, una sociedad más plena, y el segundo me ha transmitido esas habilidades de interacción que arrebatan todas esas capas que algunas veces nos impiden dar el paso de conocer la diversidad que nos rodea.

Volver a casa con dos títulos que me recuerden eternamente cada instante de este 16 de mayo, es de esos tesoros que modifican los caminos vitales. Gracias a todos los que me habéis rozado hoy, espero que juntos podamos conformar un futuro más justo, humano y libre. Aunque mi energía no sea tan bestia como la vuestra, os prometo que haré lo que este cuerpo serrano me permita para aportaros, porque sé que estaré aportando al conjunto de nuestra especie.

Un cálido abrazo

viernes, 14 de mayo de 2021

Regreso a Roma mediante el acento sonoro de una voz italiana

Fue en el 2013, fue ayer. Hace ocho años sobrevolé Madrid, el Mediterráneo y aterricé en la capital italiana. De capital a capital, contemplando e interactuando con culturas semejantes pero diferentes. Hace veinticuatro horas lo volví a hacer, pero no me limité a Europa, también viajé por Asia a través del haiku y sus orígenes y técnicas. En esta ocasión no necesité billetes, tan solo escuchar a Inma J. Ferrero y a Nikola, su pareja. Qué placer el palpar de nuevo el idioma, indagar por su deducido vocabulario y reconocer palabras que no se acercan al castellano. Acordarme del emperador Vespasiano y de su recinto de luchas a muerte donde la humanidad parecía excesivamente perdida; también del Castel Sant'Angelo, túmulo levantado cuya construcción dirigió Demetriano por ordenanza del emperador Adriano, en el cual me adentré de noche cuando iban a cerrar y me maravilló. Así estuve ayer, yendo y viniendo por el mundo agarrado de las manos de estas dos personas que aprecian y potencian el arte.

Escribir a modo de haiku, como sucede en nuestro entorno occidental, difiere de la esencia cultural y emocional desde la cual se escribían los tradicionales en oriente. Me atrae de sobremanera ese sentimiento para con la naturaleza que conecta, como una fusión plena, la vida humana con la del planeta. Como consecuencia, cuando esto se produce de un modo profundo, se practica como hábito irremediable la contemplación detallada hacia el comportamiento y modificaciones del medio que nos rodee. Es casi como sentir lo que un rayo siente en el momento de verse obligado a traspasar un vidrio, o como arrugarse cuando lo hace por necesidad la morfología rugosa de los árboles. Es ser naturaleza, que es que parece que se nos olvida que lo somos los humanos. Empatizar con ella sin intereses, ni siquiera para que nos devuelva tal empatía, hacerlo por mera existencia.

Aprendí muchas indicaciones a tener en cuenta cuando me aventure a escribir algún haiku, pero entre ellas me quedo con el no usar verbos. Obviamente, encorsetarme dentro de esa estructura 5-7-5 sin rima. También me pareció importante saber diferenciar, por la intencionalidad del mensaje, entre un haiku (asombro por un suceso), un senryü (diversión por un suceso) y un zappai (ocurrencia sin suceso). Quizá este último sea el que más se acerque a la copla española por su flexibilidad y amplitud en métricas y temáticas diversas.

Experimentar, viajar. Quizá no sea cuestión de medios de transportes, a lo mejor se trata de mentalidades. Conectar va más allá de la presencia.

Feliz fin de semana.



miércoles, 12 de mayo de 2021

Un escritor diverso: de brújula, de mapa y hasta con el GPS del móvil activado


Creo que Peter Redwhite tiene algo del humorista Goyo Jiménez, no sé si le gustará pero si le conoce quizá tenga algo suyo de forma al menos subconsciente. En ambos identifico esa búsqueda de la perfección o progreso tomando como referente a los EE.UU. También la pasión de ambos por el cine. Dos mentes curiosas, tendentes a la apertura y con mucha honestidad. Ya que abordo al humor, diré que incluso físicamente podrían tener un parecido razonable -con todo el respeto y cariño hacia ambos-. Aprovecho para recomendar leer "Cortos americanos" de Peter, y para ver el monólogo "Los americanos" de Goyo (pincha en las obras para adquirir/visualizar).

Ayer tuvimos el privilegio de desmigar cuatro de esos "Cortos americanos". La verdad es que el primero me removió por tratar el vínculo padre-hijo desde el enfoque de los traumitas, errores que luego cuando seas el padre intentarás evitar, las intenciones profundas de los padres que no han sabido gestionar ni materializar y tú, como infante, no has sabido leer...; el segundo me activó por deducir de él esa ilusoria libertad social cuando que, en realidad, el control de unos pocos nos maneja incluso en momentos de mayor sensación de la inalcanzable; el tercero me congeló por la frialdad que el ser humano llega a ejercitar por meras satisfacciones sexuales; y, un último, que realza de nuevo la necesidad de interacción, la necesidad de sentirnos queridos o parte de alguien, incluso cuando estamos siendo estimulados con algo que nos agrada, con arte, como sucede en este breve relato.

Estas fueron mis interpretaciones, la versión corta porque Peter alberga mucho para analizar y absorber. Te animo a que saques tus propias conclusiones leyéndole. Sus títulos se acumulan, ya está preparando nuevas líneas.

viernes, 7 de mayo de 2021

Como si mi silencio pudiese hablar, mi hermetismo desvelado a través de la palabra

Con esta frase Consuelo Jiménez nos entregaba su "Arteria" literaria y también existencial. Nos entregaba ayer su honestidad emocional transmutada a las páginas de un libro, de su poemario. Versos que comprimen dolor, pero es que no olvidemos que somos humanos. Versos que se ensanchan en el vínculo con la naturaleza, y es que somos parte de ella. Versos que identifican también libertades, aunque sea la del alivio de desahogar lo reprimido.

Como bien dijo Miguel-Angel Real, la poesía tiene ese atractivo que tiene el traducir un libro de un idioma a otro, porque se ha de traducir cada verso al lenguaje de la emoción intencionada por parte de su autor. Y estoy totalmente de acuerdo, es una aventura o viaje en el cual se va descifrando y, al mismo tiempo, se va poseyendo esa incertidumbre de si realmente se estará uno orientando bien en el camino propuesto por el creador o, si gracias a la interpretación subjetiva de cada uno, se estará generando un sendero nuevo distanciado del autor pero, al final, el sendero destinado a cada cual tomando como medio ese libro, esas palabras. La vida es así de maravillosa, la literatura también, pueden ponernos delante un mapa con colores fosforitos a los cuales seguir y, sin embargo, llegar al mismo destino serpenteando, creando atajos, descubriendo abismos y hasta levitando. Matices.
Y repleta de matices y sensibilidades estuvo la tertulia con la presentación de Consuelo. También llena de inquietud, somos personas curiosas los que nos juntamos. Unos preguntones que unen cada jueves sus arterias creando ríos de confianza, cercanía, creatividad y conocimientos.

miércoles, 5 de mayo de 2021

El teatro es un arte de la presencia y del presente


Me quedo con muchas de las enseñanzas que fue concediendo sutilmente y con sonrisas José Luis García Barrientos, pero me llamó la atención su visión de la actualidad respecto a jugar con la tecnología para adaptar el teatro a tiempos caóticos como estos. El arte del gran telón posee una esencia que precisa inevitablemente de la presencia in situ de un público con el cual interactuar e incluso, porqué no, llegar a improvisar con él consiguiendo así ser estimulados no sólo quienes tienen el papel de 'disfrutones' -el propio público-, sino también los actores que se llevan esto como recompensa mayor que un salario concreto. Quizá sea dificultoso trasladar lo que se produce realmente en persona a las modalidades en auge a través de pantallas con multitudes. Bien es cierto que cada vez existen más herramientas con destrezas sorprendentes para lograr experiencias cercanas a lo idóneo, pero mucho tememos que jamás otorgarán lo que provocan las metodologías tradicionales apegadas al piel con piel. En este aspecto, de momento, me gana el teatro de siempre.

María Rodríguez Velasco también indagó en esto de las hibridaciones entre las artes audiovisuales combinadas con los escenarios teatrales. Como suele suceder, hay a quienes le convencen estos experimentos por ese toque de integrar elementos actuales, y hay quienes lo desaprueban por poder ser elementos que desvíen la atención profunda de las obras o hasta de la profesión. Personalmente y desde mi humilde opinión, siempre diré que con moderación y sensatez todo puede casar. No vas a meter en una escena de carga emocional una videollamada del tío del personaje -a no ser que estés haciendo comedia, que entonces puede funcionar muy bien-, pero sí puedes meter en una obra de un contexto social actual el sonido de una notificación del móvil como transición entre escenas, por ejemplo. No se trata de ser rígidos, sino de improvisar... y de eso sabe bien el teatro.

Precisamente el elemento de la visión, usado como término de esa presencia de un público, es uno de los cuatro elementos fundamentales que desarrolla este autor y apasionado del arte en su libro "Anatomía del drama". Los otros tres son, por supuesto, el espacio, el tiempo y el personaje. Pero para ahondar en todos ellos habrá que asistir, con presencia y conformando un presente, a sus páginas.

viernes, 30 de abril de 2021

Fantasía y realismo mágico. Teología y existencialismo

Los protagonistas que escogió Antonio Infante Gómez para la exposición de ayer fueron Juan Rulfo y Juan Carlos Onetti, dos autores que llegaron a conocerse en persona pero cuyas trayectorias sin duda se diferenciaron. No obstante, también nos deleitó con pinceladas de otros grandes como cuando citó de María Zambrano 'La verdad pura humilla a la vida cuando no ha sabido enamorarla'.

Esta oración derivó en la aparición, dentro del discurso, de Dios y de la necesidad en el ser humano de crearle para incrementar el sentido de la vida. Y a colación con esto, dio voz al filósofo Steiner: 'La nostalgia del absoluto sólo puede sentirse desde la pérdida del sentir'. Y así, nos introdujo magistralmente el título de Onetti, "La vida breve" jugando con comparaciones pertinentes respecto a la forma desde la que creaba, bajo su visión, Rulfo.
Entre la fantasía que discurre en Onetti, de forma espontánea surgió mi predilecto Michael Ende y su obra "La historia interminable". Dos realidades paralelas, a la que conocemos, las que construyen estos autores para soñar otros mundos vivibles e irreales, pero que calan en el lector porque albergan de forma intrínseca facetas identificables de la naturaleza humana: cómo ciertas fortalezas pueden transformarse en debilidades y viceversa.
En cuanto a Rulfo y su realismo mágico, me llamó la atención que conmocionase tanto, que impresionase a tal nivel, a Gabriel García Márquez, como para leerse en dos días sus obras completas. Y aunque el autor de "Cien años de soledad" quizá sea más exuberante que Rulfo, lo cierto es que tiene mucho de él.
Tanto Rulfo como Onetti fueron personalidades extremadamente tímidas en la oratoria, así se puede percibir en sus entrevistas (pinchando en sus nombres de esta frase).
Lo único certero de la vida es la muerte, esta es la única que nos iguala a todos se integren unas creencias u otras. Por ello, debemos encontrar el modo de hallar una igualdad tan firme en vida para que ésta la vivamos todos con la plenitud que vivimos la muerte.



miércoles, 28 de abril de 2021

Pirotecnia del lenguaje y regurgitación de verdades desnudas


He visto a un ave volando con vástagos en el pico, la he visto con el futuro en su boca. Un futuro construido, un nido elaborado desde el hábil y creativo hacer. Un nido versado conformando un libro, un poemario culto pero vivido. Literatura de dedicación, esfuerzo existencial plasmado.

Así me brota presentar la última obra de Idoia Arbillaga, "Creación y vacío", y también lo que me transmitió su ser. Una mente curiosa, pero estructurada. Una psique emotiva, pero sin ausencia de intelecto. También mística, esotérica, pero porque así mismo es la propia vida. Por lo cual, coherente. Una coherencia que se cohesiona escribiendo sobre el árbol de su vida transformado en papel.

Como aprendiz eterno que me considero, absorbí mucho sobre lo que esta autora ya tiene integrado y decidió compartir. Pero no tan solo respecto a la cultura judía, sus referentes literarios o sus metodologías, sino también en torno a aptitudes introspectivas beneficiosas para crecer de forma saludable. Pero vayamos por orden... me atrajo con mucha fuerza su modo de hacer llegar todo lo que rodea al judaísmo, a la Cábala, la Torá y sus influencias de la Biblia. Me arrasó especialmente aquello de 'reparemos el mundo' que en el judaísmo es tan usado como explicación de justicia social: Tikún Olam. Su pasión por descubrirnos, en definitiva, mayor diversidad contenida en nuestro torrente sanguíneo y en nuestra sociedad, aunque sea de un modo desapercibido o desde la ignorancia muchas veces; me inyectó, por otro lado, a Goethe, me derivó a la reminiscencia de la hipotenusa de Pitágoras en un momento dado haciendo alusión a la numerología, me mostró el camino hacia desconocidos para mí como el filósofo y sociólogo Juan Bautista Vico; y, como decía antes, me arropó con sus pequeñas grandes entregas personales como ese recuerdo del magnetismo hacia los libros ya desde niña cuando veía a sus padres ensimismados entre símbolos y páginas.

Qué necesario es indagar, qué necesario es hacerlo sin dejar de sentir con la misma intensidad y verdad. Crece el que está dispuesto a conocer, pero más lo hace el que previamente se ha permitido conocerse.



viernes, 16 de abril de 2021

Una pincelada más hacia Jante

El rostro hiperrealista que dibujó Johana Roldán Lorente con mis facciones al escucharle decir 'la mirada hacia el arte es como vivir enamorado toda la vida'


Ya conocía a Johana, de hecho fue justo hace un año la que expuso cuando inicié mi andadura en esto de enriquecer mi alma e intelecto a través de tertulias. Un año ya descubriendo a hacedores artísticos y, sin embargo, soy aún más consciente de toda la ignorancia que albergo. Como podéis imaginar, ha sido muy bonita la casualidad de cerrar el círculo de ese primer año con quien lo inicié.

Ayer pude descubrir de Johana no solo nuevas obras sino, además, que su padre también le da a los pinceles, y nada mal. Me gustó de él, de Diego Roldán, por lo que evoca de su interior, que su señal peculiar para distinguirse entre los compañeros de profesión es la de una raya amarilla delineada cual destello solar. Una sensibilidad familiar muy hermosa que cada miembro la expresa a través de su propio medio con talento y destreza admirable.

Jante, como es también conocida, nos mostró diversos cuadros entre los cuales capturé el de los detalles venosos muy logrados, y el de una desnudez iluminada quizá por la influencia subconsciente de su padre gracias a ese fondo amarillo. Aunque transmite estar especializada en la figura humana, la realidad es que se atreve con casi cualquier encargo. Por atreverse se atreve hasta con otras disciplinas, como es el caso de la literatura en "El rincón de Jante" radiofónico.

Sé que no faltaré como asistente de una exposición suya en cuantito pueda. Al fin y al cabo, cómo no hacerlo si ha conseguido sin siquiera pintarme reflejar arte en mi cara a través de una sonrisa provocada por sus palabras.

miércoles, 14 de abril de 2021

La cronología de un padre trascendiendo a través de la vehemencia y sonrisa de su hijo

Ricardo Gullón fue un abogado y escritor de largo recorrido y catálogo literario (1908-1991). Junto a su primo, el poeta Leopoldo Panero, y junto a Luis Alonso Luengo, también novelista a lo largo de su vida, en plena adolescencia ya se aventuraron a crear una guía del lugar en que residían: Astorga. Pero aquel lugar no tendría exclusividad de su presencia ya que su familia era bastante cosmopolita y estuvo estudiando unos años en París, aprendiendo el francés. Cuando regresó a España, concretamente a Madrid, se sintió en la obligación de adentrarse como aprendiz de abogacía. Superó, siendo el tercero, las oposiciones para fiscal y ejerció tal profesión veintiocho años. No obstante, le es inevitable su interés paralelo por la literatura participando y creando proyectos atractivos para promoverla y, de paso, seguir creciendo como literato. Y será en 1955 cuando su afición supera a su profesión, pues es el propio Juan Ramón Jiménez el que le envía una carta ofreciéndole la oportunidad de ayudarle con sus obras y con su biblioteca. Ipso facto, pide una excedencia liberándose de toda carga judicial para iniciar una inmersión más plena en lo que realmente le movía: la lectura y escritura.

Habiendo cruzado el charco, habiendo mutado incluso su mentalidad por la influencia de Jiménez, habiendo muerto este, en 1962 le surge otra propuesta que acepta sin dudar: pasar un año de editor de un número de la revista de la Universidad de Austin (Texas), con la intención de deleitar al público americano con 'el arte español del siglo XX'. Esto claramente le abre otras muchas puertas.
Con tantos momentos fortuitos, tanto por quienes se le cruzaban en su vida como por los proyectos en los que se veía participando, su hijo, -quien entregó ayer toda esta aventura de una manera muy didáctica y cercana y, por ello, a quien le doy las gracias y mi enhorabuena-, le sonreía diciéndole 'no es que seas solamente hijo único, es que eres un hombre con mucha suerte'. Y es que claro, yo visualizo a Germán, ahí con diez añitos, viendo cómo su padre se ve envuelto entre personas influyentes y siendo testigo de tal evolución, por supuestísimo también por el entusiasmo y trabajo realizado, y me es imposible no preguntarme cómo hubiese sido Germán o el propio Ricardo si nunca hubiesen salido de Astorga o de Santander, donde nació Germán.
La vida es una sucesión de acontecimientos, pero también una sucesión de decisiones y persecución de sueños.
Pero la edad no perdona a nadie, aunque se puede hacer frente desde la expansión del alma. Y esto hizo Ricardo sus últimos años de vida: leyendo libros impresos en un tamaño de fuente muy grande, pintando y, cuando su vista ya le impidió todo ello, dedicándose a seguir ensanchando su interior e incluso intelecto mediante la escucha de música. Porque siempre hay opciones, porque cada capacidad bien usada puede conceder paz y autorrealización.

Entradas populares

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...