CONTENIDO REGISTRADO

Safe Creative #1201180536801

Translate

viernes, 5 de marzo de 2021

Cuando se auna el sentimiento de extranjería con la heroicidad constante de las lacras cotidianas


Ayer mi día despertaba leyendo un reciente TFG (Trabajo de Fin de Grado) de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid. El estudio con el que me encontré, y en el que se basaba, trataba sobre la carencia existente en España para informar y tener en cuenta, con absoluta equidad en todos los ámbitos, al África subsahariana. En él se proponen nuevos modelos periodísticos muy alcanzables y se incide en la realidad de que ambas partes saldrían beneficiadas. Y es que es muy certero que, incluso en los minutos de noticiarios internacionales, África aún no aparece y cuando lo hace parece relegada a etiquetas y percepciones absurdas que se extienden proyectando al continente en las mentes europeas desde una posición que dista mucho de lo que viven y son sus habitantes.

Por la tarde, me conectaba a la tertulia organizada y moderada por Juan Jose Moragrega, y una de las contertulianas participaba desde Senegal. Ella podría dar buena cuenta de lo dicho en el anterior párrafo, pues vive en primera persona lo que sucede y lo que es África y, al mismo tiempo, tiene la oportunidad de ser consciente de lo que recibe el resto del planeta de ese bello lugar cuna de la humanidad. Pero fue Mariwan Shall, el ponente principal, quien nos sumió en el sentimiento de extranjería a través de diversas referencias, filósofos y autores como Albert Camus, con su título "El hombre rebelde", o su encariñado Nietzsche al que siempre tiene presente por el jugo que ha sacado estudiando su pensamiento. Gracias a la exposición de Mariwan surgieron propuestas como la que inició Antonio Infante, y que apoyamos y compartimos seguidamente otros de los allí presentes: si profundizamos un poco, si reflexionamos, todos somos extranjeros ya que nos topamos con diferentes personas cuyos ideales y caminos vitales difieren de los propios. Esto me pareció acertadísimo.

Del mismo modo, surgieron debates como qué debe pesarnos y transmitirse más, la heroicidad lírica o la heroicidad rutinaria. Aunque en todo ha de haber una moderación y siempre se pierden aprendizajes cuando uno se inclina a favor absoluto de un polo, en este caso sí pienso que debe contener un poquitirrinín más de foco la heroicidad mundana para así crear heroicidades artísticas más de piel y, por ende, más trepidantes. El héroe de ayer, por todo lo que nos ofreció culturalmente luchando contra las dificultades de controlar un idioma no nativo, Mariwan, me hizo sonreír cuando apuntó con cierto sentido 'llevo en España 25 años y no entiendo cuando veo a otros extranjeros que han venido en busca de una nueva vida y, sin embargo, lo que finalmente hacen es traerse su cultura aquí: comen lo que comían en su país, se emparejan entre los que también han llegado del mismo país... ¡dónde está el aprendizaje de abrir la mente a nuevas culturas para crecer!'.

Personalmente, me quedo con su apuesta permanente hacia evolucionar desde lo humano. Desde ahí es desde donde siempre podremos apaciguar el vacío y el dolor que genere la extranjería de ser únicos.

miércoles, 3 de marzo de 2021

Una promesa a San Judas Tadeo y carcajadas contagiosas para revitalizar el alma

No hay mejor cabecera de entrada para introducir a esta pareja canaria y artista. Y es que, por encima de eso, son seres de gran calidad humana. Tanto es así que Javier De la Rosa nos contaba ayer qué labor desempeña, desde hace casi dos décadas, como diputado del Parlamento de Seguridad y Paz de la ONU. Y dicha labor creo que dice mucho de lo que le mueve e interesa: procurar la consecución de la paz y seguridad de las naciones y de los ciudadanos de todo el mundo. Nada más y nada menos. Claro está que, a su lado, tiene a su mujer Charo Alonso Panero que le ilustrará en muchas ocasiones y no tan solo mediante esos tremendos dibujos que acompañan a la literatura de su marido.

Porque esa es otra, entre tantas ocupaciones, caridades y logros, nos compartía el subidón y afianzamiento de autoestima como escritor y descriptor de sí mismo que le confirió ser candidato, desde 2015, al Premio Nobel de Literatura siendo propuesto por la Asociación Internacional de Escritores en EE.UU. (IWA). A él, que colabora en la seguridad mundial, de pronto se le brinda ese fuerte cimiento para su seguridad como escritor. Qué mística llega a ser la vida con sus ironías y causalidades, ¿verdad?

Volviendo a Charo, me pareció entrañable cómo nos entregaba el recorrido de su vida, tanto en el camino dado familiar con un tío carnal de renombre como es el poeta Leopoldo Panero, como en el sendero escogido con esa vinculación y formación en pintura habiendo realizado incluso Bellas Artes en Ginebra. Y hago hincapié en que lo escogió porque nos dio mucha envidia sana por haber tenido esa realidad de haber estado siempre rodeada de miles de libros a su alcance. Libros que seguramente han influido en quien hoy es, pero que no le han despegado de su amor y afición a dibujar. De hecho, nos regaló la emocionante verdad de que el dibujo le ha llegado a levantar cuando el ánimo le pretendía derrumbar.

Y ya el clímax es, sin duda, fusionar todo ese arte y toda esa magia individual de ambos con ese libro elaborado en conjunto titulado "El emperador en Santa Elena". Para que luego digan de la simpleza de un libro y, sin embargo, concentran muchas esencias entre pinceladas de sabiduría. Sabiduría de la buena, sabiduría de calidad. De calidad humana.


viernes, 26 de febrero de 2021

Viaje, a un anhelo aún incumplido, gracias a la poesía sensorial


Hace dos veranos mi amiga de toda la vida, con la que he sentido y visto crecer un vínculo infante, adolescente y ya adulto, me preguntaba a la luz de las farolas, jugueteando con la de la Luna, cuáles eran mis necesidades actuales de ocio, de placer, de divertimento. Me asaltaron muchos deseos, unos confesables y otros que no le verbalizaría ni siquiera a ella. Entre ellos, quise entregarle las ganas de poder verme en una noche de verano en la tranquilidad de un ambiente privado pero abierto, como puede ser una casita ubicada a pie de playa, rodeado de sonrisas cómplices y ensanchamiento de almas que siento un poco mías. Visualicé una hoguera en la arena y a algunas de esas personas bailando a su alrededor. Pero también me cautivaban y completaban mi ser las personas a las que contemplaba cerca del crepitar del fuego cuyos estados introspectivos me atraían tanto por sus puzzles y niveles emocionales. Habría de fondo música diversa, por épocas y géneros, que provendría de esa residencia alquilada, pero también música de la que se eriza el vello y estremece por la autenticidad del directo. Porque no podrían faltar esas almas artísticas para que la noche fuese plena. Y mientras seguramente se enrollasen entre sí amigos de distintos círculos sociales, yo estaría permitiéndome unos segundos de abstracción con una libreta y tinta dejándome llevar hasta el éxtasis de la pasión creativa. Sonriendo, viendo sonreír. Sería un instante materializado muy feliz.

Pues esta secuencia, que estoy convencido cumpliré algún día, se reprodujo en mi mente cuando Isabel Montero Garrido le 'dio al play' de su recitar con la poesía "Tablas de madera". Sentí el salitre y la brisa del mar, la danza con los pies descalzos sobre la arena. Sentí la insignificancia que seríamos desde el espacio, apenas sin distinguirnos del grano de arena que nos rodearía, y, sin embargo, yo estaría hallando toda la significación del mundo a sentirse vivo. Ella, Isabel, también estaría. Le visualizo compartiendo con mi madre sentimientos, mientras ambas desde su posición, se emocionarían viendo a sus hijos fusionando inquietudes y dialécticas. Y de pronto, nos recitaría de nuevo esos versos. O improvisaría unos nuevos surgidos de sensaciones que le arrasasen entonces.

Esto consigue la poesía. Esto logró en mí la de Isabel. Enhorabuena, gracias por el viaje.



miércoles, 24 de febrero de 2021

Se abre el telón y se ve a Beckett, Beethoven y a Ágatha Ruiz de la Prada. Se cierra el telón. ¿Cómo se llama el libro? "Poeta en Madrid"


En febrero tenía que ser y fue. Este martes 23 nos ha presentado Justo Sotelo el título lanzado con la Editorial Huso. Su editora, Mayda Bustamante, nos abría el portal hacia la mente del autor. Y fue Germán Gullón quien nos guió por la galería de arte que es esa psique creativa de Justo. Germán desglosó muy bien, con su exhaustivo análisis, distintas facetas y elementos continentes en la obra. Indudablemente, afloró ese símil con "Poeta en Nueva York" de Lorca. Pero también admitió la originalidad con el lenguaje en este libro, su propio sello y personalidad. Y es que el propio Justo compartía más tarde que su primer lector siempre es él mismo puesto que escribe para divertirse. Con esto me identifico mucho y además creo realmente que es un punto muy favorable ya que nos hace ser los mayores críticos, que no los mejores, de nuestras creaciones, y eso nos deriva en la inconformidad y en la búsqueda de unos mínimos de calidad. El famoso 'las cosas bien hechas, bien parecen'.

Descubrí algunas inquietudes y cualidades del escritor, unas desde la lectura de este último lanzamiento literario y otras en el transcurso del coloquio. Resonó mucho conmigo esa necesidad de tener un piano, rebosante de arte en su estética y fondo, desde muy pequeño. A diferencia del autor, un servidor no ha tenido la oportunidad de adquirir o poseer uno pero, al expresarlo, sí entendió mi cerebro asociativo que el mero hecho de ver, diariamente y en tu zona de confort, un artilugio de tal calibre artístico ya resulte un estímulo que apoye esa no pérdida del rumbo escogido. Por otro lado, me sacó una sonrisilla de medio lado de las mías cuando apuntó que un toque de glamour en su vida, ya sea tomando un Moët Chandon o yendo a una tienda de moda fina, le es necesario de vez en cuando.

Es cierto que hubo mucha participación activa que dio mucho dinamismo, tanto por parte de habituales como de nuevos rostros. Y, justo antes de concluir, se me cedió la palabra y me permití la licencia de compartir la inmediata impresión que escribí tras la lectura, como suelo hacer al leer cada libro: "Poeta en Madrid" plasma una trama que entremezcla el teatro, la lírica y la narrativa. También la música. Tiene un poco de todo: metaliteratura, drama, momentos hot o erotismo, romances, misterio, filosofía, comedia... ¡hasta catálogos de moda! Ropa y la ausencia de ella. Superficialidades y profundidades, caos y orden, técnicas y vísceras. Pasado y presente: un bufón y WhatsApp y Facebook y YouTube. Internet y Cafés. Reflejos y vacío. Tópicos y aire fresco. Elegancia visual y al tacto. Y, por supuesto, luces, sombras, amor y muerte. Y el telón.

Me encantó ser testigo de que, en los tiempos que corren, un libro aún consiga reunir a 70 personas que, además, se conectan con entusiasmo tanto desde África como desde América, como desde Europa. Que la literatura siga uniendo fronteras y logrando que pronto por fin todos tengamos interiorizado que el hogar es solo uno y que dan igual las distancias porque todos compartimos tiempo y espacio.

Feliz miércoles, querido vecino, me leas desde donde me leas.

viernes, 19 de febrero de 2021

Perseverance aterriza en Marte y hacemos una tertulia sobre las Teorías de la Relatividad


A las 18:30 de ayer nos conectamos un grupo de personas de mentes inquietas para viajar, esta vez, al espacio sideral e indagar sobre cuestiones físicas y científicas de la mano de
Richard Garcia Ortiz
en las tertulias de
Juan Jose Moragrega
.
Se ha escrito, y se sigue escribiendo mucho, sobre esta inquietud humana por la repercusión directa o indirecta que ejerce sobre cada uno de nosotros el funcionamiento del universo -o del multiverso, según nuevas teorías puestas sobre la mesa-. Todos hemos oído hablar del físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico Stephen Hawking. Igualmente, todos conocemos al físico alemán, de origen judío, Albert Einstein aunque sea por su paródica foto con la lengua fuera símbolo de que expuso aquello en lo que creía sin importarle la firme autoridad que le precedía: Isaac Newton. Libros como "Agujeros negros y pequeños universos", de Hawking, nos conceden la oportunidad de leer cómo se influyen entre sí este tipo de cerebros ya que hace referencia a Einstein de una manera destacada.
En base a este tipo de celebridades, pudimos compartir visiones diferentes intentando alcanzar una comprensión colectiva entre los participantes acerca de la naturaleza más allá de la atmósfera de nuestro planeta Tierra. Solemos asociar 'naturaleza' a los seres vivos y leyes propias de este mundo, sin embargo también lo es la leve gravedad en un planeta en el cual, si estuviésemos, podríamos de un salto salir de él o, en contraposición, ese otro en el cual la gravedad no sólo no nos permitiría saltar sino que nos llegaría incluso a aplastar. Esto forma parte de la relatividad comprobada y de igual modo sucede con el tiempo. En Marte, por ejemplo, un año son 687 días de la Tierra, esto es debido al tiempo que tarda en dar una vuelta entera en su órbita alrededor del Sol, la famosa traslación que estudiamos de niños. Hubieron muchas risas con esto del tiempo, con cómo un reloj se alteraría entonces al salir a las estrellas: esto no va así, el reloj seguiría marcando el mismo tiempo para ti, no notarías el cambio. Habría, si acaso, un efecto temporal llamativo en tu regreso a la Tierra si hubieses entrado en un planeta, o punto espacial, en el cual las leyes en esas coordenadas distaran notablemente a las que conocemos. En cualquier caso, el envejecimiento para la persona seguiría su curso y lo que nos engaña el cerebro es el efecto a la hora de la dichosa comparación entre una persona que se ha mantenido aquí y la persona que ha experimentado fuera unas leyes temporales distintas. Esto dio mucho juego en la tertulia.
A las 21:20 me conecté a la emisión en directo de la NASA para visualizar el dificultoso pero logrado aterrizaje en Marte del rover 'Perseverance'. Los siete minutos previos hasta tocar suelo marciano son los de mayor incertidumbre por los posibles contratiempos, por ello se puede percibir tantísima emoción en los trabajadores del proyecto al conseguirlo. Incluso desde casa, al ir viendo el proceso entero, resultó un instante de gran entusiasmo. Además, han sabido muy bien llegar a casi 11.000.000 de hogares en todo el mundo ya que teníamos esa pequeña ilusión y privilegio de saber que, en tal robot, va grabado nuestro nombre completo en uno de los tres chips de la placa de aluminio cuyo dibujo representa la conjunción de la Tierra, el Sol y Marte. Así que, al parecer, mi identidad va a estar un año marciano (687 días terrestres, como he indicado arriba) recorriendo el cráter Jezero en busca de vida y para otras labores tales como la de conocer mejor la meteorología del planeta. Esto último, gracias a un equipo español equipado en el Perseverance.
¿Y si cada tertuliano de ayer pudiésemos mantener otra charla conjunta en un futuro en el cual hubiésemos experimentado una rutina marciana? Sin duda, sería otra conversación de lo más interesante.






miércoles, 17 de febrero de 2021

El límite de nuestro ingenio será el límite necesario del verdadero progreso


Desde EE.UU. ayer nos deleitó Mercedes Juliá, de forma magistral, con unas pinceladas de gran calidad sobre la vida de Juan Ramón Jiménez. Es tan experta que, de hecho, es una de las dos culpables del tesoro creado, mediante la reconstrucción, el estudio y notas, del titulado "Vida (Volumen I). Días de mi vida" en torno al reconocido y, a la vez, aún muy desconocido autor. Y es que es muy cierto que, al menos en España, suena sobre todo por su obra "Platero y yo".

Pero, gracias a Mercedes, descubrimos muchos acordes de este creador. Por ejemplo, su influencia al generador de la famosa frase en tono irritado, dirigida a otra Mercedes de rostro por todos conocido: '¡he venido a hablar de mi libro!'. Sí, Don Francisco Umbral. Por lo visto él sí habló bien de Juan Ramón Jiménez en los medios de comunicación. Algo que al parecer era lo contrario a lo habitual y, sospecho, que esa antipatía social desprendida sería buscada por los mismos que le amenazaron provocando que tuviese que huir de Madrid hacia los EE.UU en plena Guerra Civil Española. Pero para vínculo y alianza entre artistas, la de Juan Ramón Jiménez con el gran poeta Federico García Lorca. Me resulta gracioso que dos autores tan notables en sensibilidad e intelecto se 'picaran' por la opinión de Jiménez sobre Lorca respecto a que "Romancero gitano" sería como en él "Platero y yo", la única obra con verdadero reconocimiento, haciéndoselo ver como un error. En el caso de Lorca, creo que se lo montó bien y supo combatir esa percepción creando otros títulos que se conocen y disfrutan entre las masas, como "Poeta en Nueva York".

Abordemos esa otra llamada de atención que tuvo en mi cerebro una faceta de Juan Ramón Jiménez: su contemplación y reflexión sobre el ingenio repercutiendo en el progreso real merecido por una sociedad. Creo que tiene todo el sentido del mundo la cita de nuestro protagonista que titula este post. Y es que el auténtico progreso no reside en el capitalismo o en los recursos, sino en el ingenio de cómo usamos colectivamente todo aquello que está a nuestro alcance para enriquecernos como sociedad. Un enriquecimiento que, si se persigue únicamente desde lo material y el egoísmo, está destinado a un progreso estancado y limitadísimo. No me extraña que el también autor de la obra "Arias tristes" llegase a padecer bipolaridad y depresiones. Si tras verse obligado a escapar de su tierra para sobrevivir, lo que observa es una sociedad codiciosa y con una ambición desviada.



viernes, 12 de febrero de 2021

El miedo en cada verso: la última frecuencia poética de Maximiano Revilla Vega

¿Cuánto le dirige, de forma constante, a este autor el miedo en sus días? ¿Podría escribir un poemario desde unas bases opuestas, desde la valentía persistente? Fueron dos de las preguntas que le lancé al creador del título "Inventarios del miedo".

Este poeta, que fue alumno del costarricense con reconocimiento internacional
Laureano Albán
, nos deleitó con su complejo pero entendible universo creativo con el cual, él mismo admite, no todo el mundo va a conseguir conectar debido al esfuerzo necesario por parte de los lectores. Al hilo de esto, se generó un sano debate entre la poesía con una estructura definida y la poesía con apariencia más libertina. En mi opinión, pueden ser complementarias ya que llegan desde diferentes estímulos, no veo necesidad de posicionarse con rigidez. Ante este tipo de encrucijadas, yo lo veo comparable a dar elegir entre gustarte más una sinfonía de
Frédéric Chopin
o una obra de
William Shakespeare
, cada una de las opciones nos invade desde diferentes sentidos y tienen su momento indicado para poseernos.
También surgió el poder, en la actualidad, de la poesía como arma desde la que reivindicar y flexibilizar mentes. En este caso, discrepo mucho con el autor ya que piensa que hoy día ha perdido ese poder. Como alguna contertuliana dijo, y yo comparto, es preciso no restarle empoderamiento a la palabra por la sencilla razón de que si no lo que queda es la violencia. Además, países como Argentina son prueba visible de la fuerza profunda e influencia en las conciencias que conserva este hermoso recurso social.
Siempre existirá el miedo para salvarnos la vida, pero que no pese más que la valentía para vivirla llena de sonrisas.




miércoles, 10 de febrero de 2021

Amanezco con Baudelaire y me devuelve a la tertulia de ayer

El exilio, del que siempre levantarse reforzado, presente en "Las letanías de Satán", de Charles Baudelaire, ha abierto este día que me brinda los rayos de sol a retazos.

Leyendo sus piadosos versos, de pronto me ha invadido la ausencia inquieta de
Javier Del Prado Biezma
entre los contertulianos de ayer. Y he caído en la cuenta de que mi cerebro le ha conectado con mi lectura porque, en varias ocasiones, he sido testigo de sus alusiones a este autor cuyo apellido Javier pronuncia con delicada melosidad. Aprovecho para mandarle un fuerte abrazo.
Pero volviendo a ese exilio, he de decir que me resulta curiosa la literatura, la propia vida. Podría haber elegido cualquier otro escritor o artista al cual usar como estímulo matutino, incluso podría haber leído cualquier otra obra del escogido. Sin embargo, han sido estos versos los que me han poseído para refrescarme los que me poseyeron ayer de
Valeria Correa Fiz
, que justo nos dio a beber el jugo poético de lo que para ella significó exiliarse. Pero no se detuvo tan solo en ello, también probamos otros néctares brotados de su ser: imaginar lo que no reside en lo real, la relevancia en una nación de conservar la memoria colectiva para aprender y poder avanzar, la compañía literata como vía empática, el tierno temblor del cuerpo expresando eroticidad sin tapujos, el encanto de una retentiva sinestésica...En fin, nos entregó en hora y media el cómputo de una persona creativa dispuesta a compartir.
"Museo de pérdidas", un título que no podía haberse puesto mejor porque, sin duda, esta autora alberga una larga exposición de aptitudes que merecen ser contempladas.



viernes, 5 de febrero de 2021

Abrazos y lágrimas recitadas


Ayer la literatura volvió a hacer de las suyas en mis días, comió gustosamente terreno a mi tiempo generando otro motivo por el cual indagar en mentes creativas a través de la dialéctica y el compartir. Es reconfortante comprobar que la dedicación, el interés real por el aprendizaje y el crecimiento, y el entusiasmo hacia una disciplina, se retroalimenta por sí mismo cuando se focaliza en ello de verdad. Y eso sucedió este jueves asistiendo a las recién estrenadas tertulias de Juan Jose Moragrega.
El ponente escogido para cortar la cinta de inauguración nos dejó boquiabiertos y maravillados con sus versos y, muy mucho también, con sus interpretaciones al recitarlos. No conocía a
José Luis García Guillermo
, pero lo que nos desveló de su biografía y de sus inquietudes permitió, de formas diferentes, que mi imaginación hiciese de las suyas creando saltos temporales entre el adentrarme en su local de venta musical del pasado y visualizarle en el presente creando canciones en las que se adapta a las estructuras musicales. La música, sin duda, es parte de su vida y no le deja escapar. Pero él es en realidad un creador de palabras, ya que estas están siempre en sus polifacéticas habilidades: desde sus poesías publicadas, tanto en libro como en Youtube, hasta sus momentos familiares en los cuales padre e hija se complementan para potenciar el arte que tienen.
Casi me hace derramar unas lágrimas, lo que sí logró fue abrazarme con sus palabras. Un autor muy recomendable.

jueves, 4 de febrero de 2021

¿Aprobado o corremos un tupido velo?


Pues este es el resultado...
He intentado darle, por su caparazón más expuesto, distintas tonalidades llamativas e improvisadas visualizando un poco los colores que podría recibir el buey de mar en diferentes circunstancias del fondo marino. Como si le sirviesen casi para camuflarse y protegerse.
Por otro lado, el caparazón que por norma general iría pegado a la arena, rocas y demás obstáculos o seres, le he querido confeccionar cierta originalidad que bien podría ser la herencia de la belleza genética del propio animal. Esas pintitas, esas manchas sin mucha lógica, esas rayitas que de pronto surgen de los bordes, ese perfilado negro separando una parte anatómica de otra...
Para terminar, en el interior he optado por arrugar un papel de color como protector de lo que cada cual eligiese para su función. Para mí, será un portanotas en el cual descansarán frases u ocurrencias escritas.
Decir también que he grabado el proceso y elaborado un vídeo después, para que no fuese excesivamente largo -me ha llevado tres días-. Os lo dejo al final de la entrada.
Guste más o menos, lo cierto es que estoy satisfecho por lo que estas manitas y este esfuerzo han proyectado. Con ganas todo se puede. Predisposición siempre. No obstante, que esto no condicione impresiones honestas, eh.



miércoles, 3 de febrero de 2021

La intelectualidad dejándose mimar por la pureza del sentimentalismo

 

He tenido la oportunidad de hablar en varias ocasiones con el gran ser humano que es
Emma
. En todas esas ocasiones me agradaba el sabor emotivo que me dejaba, pero ayer fue como engullir el manjar inalcanzable del alma. Descubrí en ella una profunda delicadeza con la que acaricia cada segundo a sus sentimientos y, además, enseñándoles -como buena profesora- a aliarse con lo intelectual que va interiorizando. Ver cómo afronta con valentía y honestidad, con "Radiografía de ausencias", la dureza del proceso emocional que supone el duelo de un padre, me arrasó de tal manera que dejó de importarme un carajo su proceso creativo. O eso creía yo, porque su pureza me derivó en reconectar con ella y con su faceta de creadora, identificándome con la magia que se da cuando sucede ese crear poemas paseando sin siquiera estar frente al papel o la pantalla en blanco.
Pero es que escuchando sus versos, ya expresados en papel, sigue cautivando. Porque llegan gracias a su forma, a su sencillez, a la musicalidad que poseen. Despierta de pronto ese abrazo al intelecto y te anima a indagar sobre autores como Chantal Maillard.
Entonces sucede algo: el clímax entre el cuidado constante a su sensibilidad arropado por la incuestionable sabiduría incluso heredada. ¿Cómo? Confesándonos que los cuentos que le regalaba su padre no eran los más popularizados, sino cuentos rusos. O los dos poemas que le recitó durante todo un curso camino al colegio.
Una persona muy completa por su equilibrio interno, así es Emma.

lunes, 1 de febrero de 2021

Maximizar mi lado creativo

Hoy me siento especialmente motivado por lo que me deparan los próximos meses con el lanzamiento del poemario "La subversión de los vientos: cuarto de siglo".

Empieza febrero y me he propuesto retar a este cuerpo mío. Quiero demostrarme que, aun con la escasa movilidad que tengo junto a la debilidad muscular, puedo realizar manualidades con resultados aceptables. (Si me queda horrible pues corremos un tupido velo y a otra cosa mariposa, pero tiraré de ingenio y concentración para que no ocurra).
Como he transmitido en otras publicaciones, a todas las especies habidas y por haber nos atrae biológicamente el océano por ser el origen de la vida en este planeta. Por ello, este arranque de inspiración será un homenaje también a nuestros orígenes existencialistas.
A ver qué sale de esto...



domingo, 31 de enero de 2021

Una década de sentimientos escritos


          
Así es, hace diez años me aventuraba a dar un pasito más en torno a la escritura y al arte. Lo hacía adentrándome en el maravilloso universo blogging, con todo lo que ello conllevaba. Por entonces empezó siendo casi un entretenimiento más, desconocía todo lo que me iba a regalar. No podría enunciaros todo lo que dar el paso me ha ido concediendo, desde lo surrealista de ver en los datos que tengo fidelizados a lectores en los cinco continentes -cuesta creerlo del todo sin salir de una habitación-, hasta la oportunidad de conocer y colaborar con otras personas amantes de las palabras y de la multitud de expresiones artísticas con las que se han producido tantos intercambios de aprendizajes. 

Este espacio se ha transformado en algo mucho más grande que ser un website en el que experimentar con palabras. Es un punto de encuentro en el cual eligen distintas personas adentrarse a leer, evadirse y, cuando menos lo espero, a compartirme también sus historias, inquietudes e incluso lo que tienen dentro para dar y así que nos complementemos mediante los nuevos lazos que de ahí surgen. 

Y es que, ya hablándoos como Abel Jara Romero, esta década cumplida es tan emocionante porque me regala la confirmación de albergar aspectos los cuales dudo muchas veces poseer, como la perseverancia. Cuando me releo no lo hago por decirme 'eh, esto lo has hecho tú', qué va, lo hago yendo en busca de esos despertares que reactivan mi cerebro, ya sea en lo creativo o como mensaje emocional para mantener una vida interna saludable. También, por supuesto, sucede detectar entre líneas tendencias a las que no quisiera regresar. Eso es lo que más me gusta de Escritor Sentimientos, que no me permito deshumanizar para que quede más bonito o atractivo. Somos humanos, necesitamos errar y entristecernos para aprender y alcanzar momentos de verdadera felicidad.

No sé qué le espera a este lugar en los próximos años, lo que sí sé es que sea lo que sea evolucionará conmigo, pero también con vosotros. Porque, sentimentaloides, nuestras emociones son valiosísimas e influyen demasiado en la construcción de esta sociedad. Por un paradigma social aún más humano.


GRACIAS

jueves, 28 de enero de 2021

Un poema en concierto por el holocausto


¿REPROYECCIÓN?

Fueron los elegidos de aquella desalmada tiranía,

infravalorados como humanos por etiquetas genocidas.

El holocausto desgarró a tantas familias,

las que aún recuerdan plazas manchadas de hemoglobina.

¿¡Cómo pudo empoderarse tal grado de alexitimia!?

Cual cadena de montaje psicópatas arrebatando vidas,

disfrutaron a través del odio viendo asfixias por mirillas.

Crematorios colapsados de inocencia y valentía,

evaporaron almas que por supuesto hoy no se olvidan.


No existe mayor homenaje que la ausencia reiterativa,

nadie es tan poderoso como para prejuzgar cada valía.

No señalen a personas por sus apariencias desfavorecidas

ni por circunstancias socio-económicas tan poco representativas.

La diversidad humana como inquebrantable alianza,

discrepemos en ideologías sin la peligrosidad de la arrogancia.

Que aquella terrible masacre persiga a cada halo de soberbia,

actitudes de algunos que realmente precisan ser aniquiladas.


Por vosotros, amigos de pijama, cobran fuerza estas palabras.


Abel Jara Romero


Ayer fue el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Por ellos, por sus familiares y porque no vuelva a suceder algo semejante, se fusionaron música y poesía.

Agradecimiento al Dúo Metha, Rocío y Jorge, por querer contar conmigo para un concierto tan necesario, emotivo y de tantísima calidad. También por la belleza con la que recitaron el poema que elaboré con todo el cariño y respeto.

Esperamos que os guste a todos y que os haga sentir.

miércoles, 27 de enero de 2021

Cuidadín

Tengamos cuidado con las actitudes que aceptamos, no olvidemos las crueles masacres que se generaron en el pasado porque unos pocos psicópatas recaudasen poder creyéndose más válidos y valiosos que otras personas. No nos movamos por apariencias, no apoyemos tendencias que nos encasillen. Todos podemos sumar, todos sumamos. El ego alimenta la falsa superioridad, pero dejarse llevar por esto puede derivar en locura colectiva, pánico y cobardía.

Que el terrible sufrimiento que tantas personas pasaron, que tantas secuelas dejaron a sus familiares, sea al menos la clarividencia atemporal para que jamás nos permitamos como especie consentir ni un atisbo de algo semejante.



Entradas populares

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...