jueves, 17 de enero de 2013

Entrevista a Garonne


Hoy os traigo a una escritora responsable, seria y muy valiosa. Una chica que lucha, como yo, en mejorar poco a poco esta ZOOciedad para transformarla, en lo humanamente posible, en un conjunto de personas con sentimientos (para mí y para muchos, la base perfecta para que esto funcione). Pero es que, además de esto, es una gran creadora de historias únicas. Antes de empezar, darle las gracias por estar tan transparente al contestar. Para aquellos que aún no la conozcan, a continuación, descubriréis a una gran chica y artista...


Quien conozca lo que escribes sabrá que te encanta realizar historias. ¿Cómo comenzó a adentrarse en tu interior ese gusto por la escritura?

Hum… creo que nació conmigo. Recuerdo que, cuando era pequeña (muy pequeña), pintaba los libros y “leía” en voz alta, inventándome las historias que, según mi imaginación, contaban.

¿Crees que tienes algún autor que te ha influido en tu manera de escribir? ¿Cuál?

Sí, creo que escribo muy influenciada por lo que leo. Es algo que me marca. Cuando leo algo, me digo: “tengo que escribir algo así o mejor”. Y, pensando en eso, o en un simple detalle, desarrollo una idea hasta que toma vida propia. Mis influencias más… importantes, por así decirlo, son y han sido J. K. Rowling, Laura Gallego y Patrick Rothfuss, tres escritores a mi juicio absolutamente magníficos.

La lectura va muy unida a la escritura, ¿cuál es el libro y el autor que recomiendas a todo el mundo? ¿Por qué?

El Nombre del Viento, de Patrick Rothfuss, y la segunda parte, El Temor de un Hombre Sabio. ¿Por qué? Bueno, quien los haya leído lo sabrá. Son sencillamente increíbles. Y, quien no los haya leído, no sé a qué está esperando.

Por el contrario, para tu gusto, ¿qué autor y obra te han defraudado más? ¿Por qué?

Siento con toda mi alma decir esto, pero… El Señor de los Anillos, de Tolkien. Las películas habían creado en mi mente unas expectativas muy altas sobre los libros, y cuando empecé a leerme La Comunidad del Anillo… Lo cierto es que no me gustó nada. No porque me pareciera pesado, ni nada de eso… Yo creo que tuvo que ver con la traducción, pero no sé. Tendré que probar con otra.

Cada escritor siente algo personal a la hora de escribir, ¿cómo describirías tus sensaciones en el momento en el que estás escribiendo?

Depende del día, siento una cosa u otra. Pero algo que me pasa siempre es que me abstraigo de lo que tengo a mi alrededor. Es como si tuviera que soportar una carga muy pesada sobre mis hombros y, durante el tiempo que estoy escribiendo, alguien –mis personajes, posiblemente- se ofreciese a cargar con ella.

En tu caso, ¿en qué género te encuentras más cómoda para escribir una historia? ¿Y para leerla?

Para ambas cosas, en la fantasía. Hombre, si el libro es bueno, seguro que me encanta y lo devoro, independientemente del género, pero, aún así, sigue gustándome más la fantasía. Supongo que es porque permite que mi imaginación se extienda más y es lo que he leído desde que era pequeña.

Hablemos de tus historias más conocidas: Entre Besos prohibidos, Crónicas de Thaishat, Distancia, Hojas de otoño y Renacer, ¿cuál es la más especial para ti? ¿Por qué?

Uf… Eso es como preguntarle a un padre quién es su hijo preferido. Pero realmente tengo dos historias favoritas: Crónicas de Thaishat y Besos Prohibidos, aunque ahora Amor al revés sigue siendo amor (mi nueva historia) se está ganando un huequecito dentro de mí. ¿Por qué las tengo más cariño? Supongo que es porque llevo más tiempo ideándolas, conviviendo con sus personajes y sus emociones, y eso me ha llegado a la patatita.

En ocasiones, el personaje preferido no coincide con la historia favorita. De entre tus novelas, ¿con qué personaje te quedas? ¿qué es lo que le hace especial?

Creo que Isis, de Hojas de Otoño. Es el personaje que más se parece a Garonne, mi alter-ego, esa persona que en mi interior desearía ser. Es rebelde, no se deja amedrentar por nada ni por nadie, es lista, sabe tocar el piano, la guitarra y cantar, es pelirroja… En fin, todo lo que a mí me gustaría ser.

A veces, el lugar que te rodea determina mucho la manera de escribir. ¿Qué ciudad te gustaría visitar como fuente de inspiración?

Bueno, pues no lo sé, la verdad. Pero es bastante cierto. Por ejemplo, hace un año pasé una semana en Teruel, en una excursión con el instituto. Tuve anginas, y no podía salir con el grupo, así que me quedaba en la habitación. Un día, cogí un cuaderno que había llevado y me puse a escribir. Y así nació la versión que todos conocen –quienes la hayan leído- de Crónicas de Thaishat. No sé si fue por el sitio o porque no tenía otra cosa que hacer en ese momento, pero me gusta pensar que el ambiente mágico que se respira en Teruel influyó en ese aspecto.

Sé de primera mano que te ha encantado una trilogía del género erótico últimamente. Mi pregunta es: ¿veremos pronto algún relato (breve o corto) erótico de Garonne? Anticipo que me gustaría leerlo.

Grr, Cincuenta Sombras… Pues sí, de cuando en cuando subo en El diario de la Pequeña Phi alguna entrada un tanto erótica, y recientemente he subido un relato erótico que escribí hace bastante tiempo, el año pasado, llamado Hic et nunc.

Tengo una curiosidad… ¿tienes alguna frase preferida que pueda definir o describir de alguna manera tu forma de pensar?

“Todo lo que pueda salir bien, saldrá peor”. Quizá no es una frase brillante, pero realmente define mi forma de ser y de pensar.

Hablando de ti y tu manera de ser y pensar… ¿Puedo preguntarte por qué una persona que parece muy segura al leer sus historias y escritos se siente, contradictoriamente, tan insegura?

Es… Complicado. Como ya he dicho muchas veces, tengo un alter-ego. Cuando escribo, mi… musa, por así decirlo, es mi alter-ego. Ella es quien mi inspira, quien hace que mis personajes sean una versión mejorada de mí misma, que parezcan valientes, fuertes, seguros de sí mismos. Pero yo no soy mi alter-ego, y por eso somos, en cierto modo, tan diferentes.

Si la vida te concediese tres deseos, ¿cuáles escogerías?

El primero, es algo que no puedo decir, ya que no me incumbe a mí, sino a otra persona. El segundo, publicar y tener éxito con mis libros. El tercero… aceptarme a mí misma y ser feliz.

¿Tienes alguna expectativa o meta que te hayas propuesto conseguir este año respecto al mundo de las palabras?

Sí, como ya he anunciado en Las Nubes, me he propuesto publicar tanto Besos Prohibidos como Crónicas de Thaishat I, y estoy decidida a conseguirlo, cueste lo que cueste.

A parte de éste maravilloso mundo, ¿con qué otras actividades te distraes y disfrutas?

Me encanta escuchar música, pintar y dibujar, hacer manualidades, leer –por supuesto- estar con mis amigos y, cómo no, con mi novio.

Siempre pregunto por la opinión de cada uno acerca de la política en este país, ¿te mojas?

Me mojo. Creo que la política de este país es, si se me permite decir esta palabra en una entrevista, una puta mierda. Damos palos de ciego escogiendo a candidatos que sabemos de antemano que lo único que van a hacer es empeorar las cosas, y aceptamos resignados sin hacer nada lo que nos dicen. Yo no sé el resto de los españoles, pero entiendo bastante la etimología de las palabras, y democracia significa “poder del pueblo”. Y en esta supuesta democracia en la que vivimos, más parecida al despotismo ilustrado (“todo para el pueblo, pero sin el pueblo”), nosotros no tenemos ningún poder.

¿Y si tú estuvieses en el poder?

Dudo que pudiera. Lucharía por conseguir que las cosas cambiasen, pero no para situarme en lo más alto de la nación y tomar decisiones. De eso sería incapaz.

Por último, pero no menos importante, ¿tus próximos proyectos?

Escribir Amor al revés sigue siendo amor y su continuación, Helado de vainilla derretido, además de la trilogía Crónicas de Thaishat, que no pienso dejar olvidada por nada del mundo. Terminar Bachillerato con buena nota y empezar la carrera de Clásicas. Y, a partir de ahí… que sea lo que los olímpicos quieran.

lunes, 7 de enero de 2013

La pérdida (V)


No podía ser de otra manera, abuelo, te mereces y te debo la primera entrada del año. Porque llevo demasiado sin dirigirme a ti por ésta vía, porque siento que muchas cosas conseguidas en los últimos meses han sido logradas gracias a que eres mi inspiración. Cosas en las que me hubiese gustado que tu presencia física estuviese acompañándome y aportándome fuerza y seguridad. Aún así, a pesar de no verte en todos esos momentos, sé que has estado conmigo, con nosotros.

Quiero decirte en esta entrada que en cada paso dado respecto a todo lo relacionado con el arte de la escritura, he sentido que me ayudabas. Escritos en esta página en los que me he quedado pensativo tras escribirlos por no reconocerme en tan hermosas palabras y extenso vocabulario que no creía albergar en mí. Sobre todo en las poesías, escribiendo y creando versos te siento de una manera especial, muy especial. Un claro ejemplo fue en la octava poesía "Tú cuerpo, mi fábrica" la que más me sorprendió leer después de escribirla y, casualmente, está resultando ser la más gustada por los lectores.

Nunca creí, ni siquiera me planteé, poder publicar un libro propio. Pero cuando estaba pasando una etapa un tanto difícil y mala (sí, la famosa caída que me mantuvo en cama ocho meses), llegó la inesperada noticia. El hecho de que fuese todo tan de repente y sin planear, me hizo pensar en que, quizás, me estabas guiando a tomar una dirección en mi vida que en otra etapa ni me hubiese planteado escoger. Pero algo me empujó a que fuese por ese sendero y ese algo siento que fuiste tú.

Recuerdo cuando me llegaron los ejemplares, me dije: "ojalá estuviese mi abuelo vivo para llamarle y darle la noticia. Y cuando viniese a visitarnos, enseñarle mi primera obra y que pudiésemos hablar de ella para que entre opinión y opinión me diese algún que otro consejillo". Tras dicho pensamiento, me convencí de que el libro era una realidad gracias a tenerte tan presente en mi interior. Algo parecido ocurrió cuando tuve en mis manos el primer periódico en el que un artículo hablaba de mi libro, también ahí me faltó ver tu entusiasta cara al ver que uno de tus nietos había conseguido tal logro.

Pero lo que sin duda me dio más cólera, fue el no poder compartir contigo en vida el mejor día de mi vida: la primera presentación de mi obra. Esa presentación que podía haberse quedado en un simple día especial pero que se convirtió en el jefazo de los días especiales por lo redondo que me salió todo. Ese día en el que te buscaba entre los allí presentes con la esperanza de que aparecieses inexplicablemente. Una vez más, te sentí, sentí que a pesar de no poder verte estarías merodeando por allí, quizá entre el grupillo de la derecha, o en el del centro, e incluso en el de la izquierda; pero estarías ahí haciendo que todo estuviese saliendo tan bien.

Así, podría rellenar muchos párrafos narrando días en los que eché de menos que mi abuelo me viese haciendo cosas y viviendo experiencias que ni siquiera había imaginado pasar, como el día de la entrevista en la radio o el día en el que comencé a escribir mi segunda obra (aún sin acabar). Pero no sólo en lo relacionado con las palabras te he sentido cerca, sino también en el día a día.

Y ahora, aquí te tengo, frente a mí personificado en una estupenda y curradísima figura de fimo que me hace sentirte más unido a mí. Una figura con detalles grandiosos, una figura que parece que de un momento a otro va a cobrar vida de lo bien que te representa. Una figura que me ha regalado el conocer más de ti debido a las fotos que he podido reunir para su preparación. Fotos de cuando eras joven, del día de tu boda con la abuela, de días divertidos con tus dos hijas (mi madre y tia)... Fotos que he escaneado para tenerlas tras devolver las originales a mi abuela.

Ojalá pasase como en esas películas fantásticas en las que todo puede pasar y tu alma se fusionase con dicha figura y de un salto se despegase de la peana en forma de folio para hablar conmigo y poder oír tu voz de nuevo. Aunque da igual, ¿sabes por qué? porque siempre sabré que sigues vivo dentro de mi mente. Espero que ese proyecto especial que estoy preparando para publicar, ese que tú y yo sabemos, sea una obra que llegue a muchos para que así puedan conocerte todos un poquillo más.

Has sido y eres el mejor abuelo del mundo. Espero volver a verte y hablar contigo cuando mi vida se agote. Hasta entonces, por favor, no dejes de ser mi inspiración. GRACIAS, TE QUIERO.

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...