CONTENIDO REGISTRADO

Safe Creative #1201180536801

Translate

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Decidido: me acojo a la nacionalidad francesa materna

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Elliot Murphy, Peter Redwhite,
Justo Sotelo, Silvia Ramos, Antonio Labati y Danny Faux.

Anoche me dormí sonriendo por la ironía de tener una madre francesa, que no nos enseñó a mis hermanos y a mí el idioma, y de la quisiera acoger su nacionalidad para esto del arte ya que ayer, en las tertulias organizadas por Justo, se comparó el valor real que se la da a la cultura y a la dedicación artística en Francia con respecto a España. Y es que, al parecer, en nuestro país vecino sí se tiene en cuenta y se remunera a quienes emplean su tiempo en crear con palabras, sí se considera efectivamente un empleo. Entonces yo le pregunto, de forma distendida aunque con cierta curiosidad real, a Javier PB: ¿si mi señora madre dio de lado a su nacionalidad de origen, yo ya no huelo posibilidad de heredar esas artísticas raíces? Que yo era el que mejor pronunciaba francés de todos en clase sin haberlo oído en casa, ahí hay idioma en vena fijo 😄

Dicho esto y resignado a seguir luchando por ensalzar el arte y la cultura española, que por supuesto también tiene su propio valor de peso en el mundo, quiero confesar que ayer fue todo un mARTEs. Y es que por la mañana pude disfrutar del gran film "Broken Poet" (2019), aunque he de admitir que a medias porque lo tuve que ver en inglés sin subtítulos -otra vez los idiomas como debilidad, he de ponerme las pilas- y me enteré de la trama perfectamente, pero muchísimo vocabulario me sonaba sideral. No obstante, ya el inicio de la película me cautivó con esas butacas vacías combinándose con fotogramas de medio segundo que metían en el cerebro subconsciente a la mujer enmascarada del teatro. Cuán atractivo es siempre lo desconocido, ¿verdad? Esa identidad oculta que uno se empeña y empeña en destapar... Pues a partir de ahí ya me ganó esta obra. Para más inri, por la tarde con la tertulia, mi mente experimentó ese choque, ese impacto, de poder intercambiar palabras con el protagonista de dicha cinta: Elliott Murphy. Y de eso precisamente va el trasfondo de la misma, de la libertad que tienen, o más bien de la carente, en los artistas reconocidos. Porque no olvidemos que son mucho más que referentes, son personas que precisan de su serenidad para seguir creando. Entonces yo quise hacerle una pregunta de disfrute, indagué en cuál había sido la escena que más le había gustado grabar. Y, tras responderme, bromeó haciendo alusión a Penélope Cruz transmitiendo ese cariño al cine español. Así me lo tradujo Peter Redwhite, quien pudo colaborar con él generando la traducción al español "Historias de París". Con todo y eso, encima tuvimos el privilegio de que Murphy cogiese su guitarra y nos tocase y cantase. No olvidemos que antes de actor es compositor y cantante de rock, y sin duda uno muy bueno.

Pero espera, que es que hay más. Pues cuando Murphy marchó a preparar su concierto vía Instagram (al que me colé también tras la tertulia), pudimos conocer a otras dos personalidades de mucho peso en la peli: Antonio Labati y Danny Faux, director de producción y guionista, respectivamente. Del primero me engatusó que le leí entre líneas ser una persona que realmente, pese a tantas experiencias que acumula, sigue apreciando y valorando cada una que se le presenta y vive. Del segundo me atrapó el cómo se ejercitan las habilidades necesarias para coordinar grandes proyectos con la resolución adecuada. No me olvido de Silvia Ramos, persona detonante de este espléndido encuentro virtual. Ella también es guionista y apasionada del arte en general, por ello se produjo ese vínculo entre ella y Faux en una exposición de pintura y propuso dedicar una tertulia a esta gran película. Cuánto me hubiese ensanchado el alma estar mirando por un agujerito, con todo el respeto, desde el minuto cero hasta el punto final de la elaboración de "Broken Poet".

Cuando finalizó el concierto de Murphy y analicé la fortuna de haber vivido tantísimo contenido de calidad desde mi habitación, supe que me había servido para reconfortar mi interior de cara a seguir trabajando y aprendiendo para proyectar, como yo solo puedo realizar, todo lo que alberga mi alma organizado desde el puzzle exclusivo de mi mente.

Att. un español con fragmentos franceses

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Primero el destierro, después la desazón

Antonio Tello
nos entregó ayer su historia, sus adversidades derivadas del simple hecho de expresarse y compartir lo que siente. Apostó por lo que le movía ya desde muy joven, abandonando la universidad para dedicarse en cuerpo y alma a perseguir su complejo sueño: ser escritor. Y vaya si lo consiguió... Hoy día cuenta a sus espaldas con obras en narrativa, poesía y ensayo como "El día en que el pueblo reventó de angustia", "El mal de Q", "Sílabas de arena" o "Extraños en el paraíso", entre otras muchas.
Nos confesó haber roto y quemado algunos de sus textos en su proceso de madurez como creador, lo hizo por imponerse recomenzar desde unas bases más sólidas y evolucionadas. También nos habló del exilio de su país natal al ser perseguido y amenazado por la Triple A (Argentina), y cómo, pese a las heridas emocionales que ello generó, su escritura se mantuvo y se ha mantenido fiel a sí mismo con valor. Y es que cuando pudo regresar se percató de los cambios que habían sufrido las personas que conocía, ello le sumió en reflexiones que por supuesto supo plasmar a la perfección.
Una vez más, me llamó la atención el denominador común en un gran número de artistas del recurso de las luces y sombras. Y es que... qué somos si no luz y oscuridad combatiendo incansablemente entre sí en un mismo individuo.



miércoles, 4 de noviembre de 2020

La metaliteratura con fondo

Ayer, gracias a la presencia de Javier Morales con su libro "La moneda de Carver", pudimos abordar varios temas literarios muy necesarios para debatir, entre el que se encontró el cuánto deben influenciarnos los autores leídos a los que nos aventuramos a escribir. Coincido con el pensamiento del ponente, de Javier Del Prado Biezma y de otros en que, al final, tanto los títulos que nos agradan como los que no, van quedando en el subconsciente y afloran en el acto de la escritura, en mayor o menos medida. Pero es igual de necesario no tener presente a ninguno como referente de peso para que no opaque la esencia propia a la hora de plasmar y poder construir una forma, un estilo, que atrape y transmita por su originalidad. Por esto, el autor, periodista y profesor de escritura del que pudimos disfrutar en la tertulia, recalcó que su título contenía metaliteratura pero que, desde luego, su objetivo hacia los lectores era el de reflejar cómo entiende y vive cada faceta existencial que escoge en cada uno de sus relatos. Aunque, por supuesto, sus personajes no son él sino que cobran vida a través de él.

Personalmente, me gustó encontrarme con otro profesor de la Escuela de Escritores. Como le dije a
Javier Morales
al finalizar el coloquio, me devolvió a esos meses de aprendizaje en dicha escuela guiado, en aquel caso, por el literato que tantísimo me aportó en poesía. Muy de acuerdo con lo que dijo Javier respecto a la gratitud de que los amantes de las palabras tengamos un punto de encuentro para pulirnos, al igual que un pintor tiene sus academias y escuelas.
Todo esto, sin olvidar que nuestro mayor maestro siempre seremos nosotros mismos, pues la mirada con la que vivimos cada individuo sin duda es única y otorga posibilidades exclusivas para sentir y crear. Equidad entre creatividad y técnica.

Entradas populares

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...