Páginas

domingo, 16 de septiembre de 2018

Trigésima primera poesía


"En vilo"

El sabor de una flor marchita,
la fragancia del sudor de su piel.
Una melodía distorsionada grita:
no me toques y te dejaré ver.

El miedo en su vertiente más gélida,
la incertidumbre del no saber.
Un retortijón en el estómago atisba:
la silueta del esperado ser.

El corazón en taquicardia,
un alma relegada a comprender.
¿Qué ocurre ante una circunstancia
donde hay tanto que perder?




PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...