lunes, 31 de enero de 2011

Bienvenidos

Los sentimientos son como el universo, están ahí, siempre con nosotros, pero no se valoran tanto como deberían. Al igual que cada estrella, cada planeta desconocido, cada sol cambiante tienen su función en el universo, nosotros albergamos distintos sentimientos y, a cada cual, más complejo e indescriptible. Y, por supuesto, los hay que parecen enormes agujeros negros destructores de la especie humana. Pero no debemos guiarnos por ellos, aunque en ocasiones nos tiente hacerlo, es mejor elegir un sol como sentimientos pero ¡cuidado!, puedes quemarte si lo usas llegando a extremos. Debes encontrar el punto idóneo al igual que la Tierra se encuentra a una distancia moderada de su propio sol.

Pocas personas se atreven a escribir sobre sus sentimientos, es algo que les da horror porque les hace sentir inferiores, vulnerables o porque simplemente les da vergüenza. Escribir sobre ellos es algo que nos provoca pudor porque creemos que expresándolos somos más débiles, pero en realidad es al contrario, las personas que tenemos esa valentía somos mucho más fuertes que los que piensan que escribir cursiladas es algo que tenemos que ocultar o algo que no tenemos por qué mostrar.

Cuando escribimos sobre nuestros sentimientos muchas veces son ellos los que se apoderan de todo nuestro cuerpo, te sientes incluso más desnudo que cuando estás sin ropa. En ese instante dejas de ser tú y eres simplemente y únicamente esencia. En ese momento el escritor no es la persona en sí, sino los sentimientos que contiene.

Esto es lo que me ha llevado a poner este nombre a la web, porque no seré yo quien escriba sino mis sentimientos y lo que sientan hacia aquello que escriban.

Mis sentimientos esperan llegar a lo más hondo de vosotros con sus palabras y os mandan un caluroso abrazo.

SÉ UN SENTIMENTALOIDE

         
PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...