Páginas

domingo, 30 de diciembre de 2012

Microrrelato erótico (III)

 

Fue en aquella habitación, en aquella habitación de paredes lisas...

Ella estaba tumbada, miraba con imaginación al techo. La suave y fina colcha arropaba su espalda, pues se acostó encima de ella. Permanecía con los tacones, las medias y las bragas negras, siempre llevaba ropa interior negra. Respecto a la vestimenta superior, decidió dejarse la camisa dejando entrever su sostén del mismo color. Y fue entonces, sólo entonces, cuando decidió sumergirse en su mundo de fantasía y placer.

El techo jugaba un buen papel, pues a juzgar por las horas que eran, se creaban sombras muy sugerentes en él. Gracias al aleteo que provocaba el leve viento en las prendas que tenía tendidas, el juego fue tomando una dirección muy pero que muy divertida. Eso, unido a su incesante imaginación, conllevó a un cóctel explosivo.

Se formaba sus propias historias con ayuda de aquellas sombras en movimiento. Por lo que percibí por sus expresiones faciales y sus giros de cabeza, incluso cada vez añadía más personas a ese rol descontrolado. Iba todo en aumento, pero parecía tenerlo todo esquematizado, a pesar de que ella no se movía de aquella cama, algo me decía que en su mente perversa vivía distintas situaciones, aunque todas con el mismo objetivo.

Seguía resguardada bajo la poca ropa que permanecía en su cuerpo, pero eso no era frontera para que el viaje de sus manos y dedos continuase. Inconscientemente cogió una costumbre, sí, estoy seguro, por algún estúpido motivo prefería su mano izquierda para sus senos y la derecha para su desierta vagina. Esta última mano había decidido quedarse perenne en su zona adjudicada pero la otra, la izquierda, era una mano obrera. No sólo se encargaba de los senos, aunque fuese donde más tiempo pasara, sino que también subía para acariciar el cuello o, en ocasiones, bajaba hasta el limite del ombligo. A veces, también era la mano juguetona que introducía el dedo índice y anular en su boca para humedecerlos mientras rozaba su lengua.

Ya os lo vengo diciendo, yo lo veía, lo observaba todo atentamente. Ella no lo sabía y eso en cierta medida era lo que me excitaba aunque más me excitaban otros determinados momentos, ya lo creo. Ella seguía, parecía que no iba a cesar nunca. Yo permanecía quieto, inmóvil, intentaba controlar al máximo mi respiración para que no fuese sonora. Gracias al lugar que me agencié, ella no podía verme pero yo a ella sí. El espejo de su habitación era mi aliado junto al ángulo desde que observaba, ese ángulo desde el que era capaz de visualizarla sin que ella me descubriese.

De pronto, empezó a jadear y a susurrar cosas que no pudo mi oído percibir. Sí, amigos, estaba llegando al clímax y fue cuando lo sorprendente sucedió... Me estaba sorprendiendo desde el principio con sus inesperados vaivenes que reproducían sus manos en su cuerpo, pero eso, ese momento sí que fue sorprendente e inesperado. Gritó mi nombre, sí, y no fue casualidad, no. Desde el minuto uno supo que yo me hallaba allí gracias al reflejo de la peana de la lámpara que se encontraba al filo de su mesita de noche. Yo, inocente, creí ser el listillo pero ella, astuta, lo supo todo desde que entró en la habitación. Y fue después de gritar mi nombre cuando se dirigió directamente a mí pidiéndome que saliese de mi escondrijo para revivir e incluso superar todas las sensaciones que había tenido en ese período. Sólo puedo deciros una cosa, lo visto a través del espejo fue un simple calentamiento para lo que vino después... Fue sublime.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Entradas más leídas


Hace unos días os traje las estadísticas respecto a las visitas. Hoy os dejaré con las entradas que han recibido el mayor número de esas visitas. De nuevo, THANK YOU, sois el motivo de que esto siga adelante este año que entra. Prometo seguir superándome y traeros de forma más constante nuevos post. Como sabéis, se aceptan sugerencias y propuestas de temas que os gustaría que tratase. Sin más demora, os dejo con el top ten de las entradas más leídas:

Gracias a esto puedo deducir ciertas cosas que me guían un poco sobre lo que os puede atraer para futuras entradas.
También comentaros que la sección más seguida ha sido la denominada "Sagas". En ella, seguiré añadiendo los enlaces a futuras partes de esas sagas que, como sabéis, son muy especiales. 

Daros, una vez más, las GRACIAS por este año 2012 lleno de buenos sentimientos. Espero que el que entra sea incluso mejor porque, ¿cuál es uno de los objetivos de este blog? sacar el sentimentaloide que todo el mundo llevamos dentro. A mayor sentimentaloides, mayor humanidad en el mundo y, por tanto, mejor irá.

 

viernes, 21 de diciembre de 2012

Sorpresa

"Si la vida fuese una sorpresa, tú serías mi vida porque has sido la mayor y mejor sorpresa que me ha dado la vida últimamente".
Abel Jara Romero

lunes, 10 de diciembre de 2012

Décima poesía

"Me transformas en Spiderman"

Eres mi Mary Jane Watson
con mis redes te daré caza
doquier vayas me guiará el ocaso
para así entregarte mi alma.

Como una onza de chocolate
derretirme quiero en tu boca
para después yo salvarte
del villano que en mí provocas.

Mi sentido arácnido 
de tus deseos es el profeta
pues no hay nada más básico
que el conocer a tu pareja.

martes, 4 de diciembre de 2012

Microrrelato erótico (II)


Los labios, húmedos y cálidos, acariciaban los de su compañero de pasiones. Ella pretendía complacerle como ninguna lo había conseguido, quería superar cualquier expectativa. Estaba dispuesta a lo que él le pidiese. Quería exteriorizar toda la sensualidad que una mujer como ella, morena y con hermosura suprema, poseía. Las caricias comenzaban a bailar entre ambos cuerpos, era un combate con final feliz.

Era tal el goce que, en ocasiones, unas sonrisas complacientes encendían las luces del universo. Eso provocaba aún más excitación entre ellos. Era curioso, pues cuanta más iluminación gastaban más energía adquirían.

Eran como plena agua en proceso de evaporación, y no por el manifiesto de sudoración, que también, sino porque el uno transformaba al otro en seres divinos consecuentes del placer. Cualquier poder mágico o paranormal era un nada en comparación con la fuerza y lo extrauniversal que ellos creaban. 

Abel Jara Romero.

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...