Páginas

sábado, 31 de diciembre de 2011

Navidad gris


Aitor estaba en el hospital debido a que un pulmón se le había parado. Era un chico joven y alegre al que, pese a todo, nunca le faltaba una sonrisa en la cara.

Esta vez, la mala suerte era doble porque se había puesto enfermo en unas fechas muy señaladas, las navidades. Una etapa del año que a Aitor le gustaba mucho y le hacía mucha ilusión vivir junto a su familia y sus seres queridos en su hogar, en su entorno habitual. Aitor sabía que estas navidades las tendría que pasar junto a su compañero de habitación y junto a las enfermeras, y eso le entristeció. Debido al poco espacio de las habitaciones, solo dejaban que estuviesen dos acompañantes por paciente en los días más destacados. Aitor supo desde el principio quienes serían esas dos personas, su madre y su novia Blanca. Sabía que el distanciamiento entre los domicilios del resto de familiares y el hospital, dificultaría que otros fuesen a verle y más con todo el lío de los preparativos para las noches importantes.

Pasaban los días y Aitor iba seleccionando en su mente a las enfermeras que mejor le caían. Al menos, alguna de las enfermeras le hacía pasar un rato bueno contándole anécdotas cuando éstas no tenían mucho trabajo. Una en especial le parecía muy simpática debido a su buena actitud y al buen rollo que transmitía. Ella trabajaba en el turno de tarde y el verla le hacía el día más ameno. Además, gracias a lo bien que le cayó a dicha enfermera Aitor, éste conseguía pequeños privilegios. La enfermera le consiguió una bombona de oxígeno portátil al joven para que pudiese salir del hospital por los recintos más cercanos. Entre ellos, Aitor cogió por costumbre ir a una especie de campo que le resultó, por algún extraño motivo, un lugar muy especial al que ir con su chica cada vez que ésta iba a visitarle. Allí pasaban momentos muy bonitos. Aitor sabía a la hora que le tocaban los antibióticos y diez minutos antes llegaba a su habitación del hospital. Solamente salía cuando estaba aquella simpática enfermera que le daba permiso ya que sabía que la mayoría de las demás no le dejarían ir por normas hospitalarias.

Pero una nueva mala noticia cubrió de preocupación a Aitor. Aquella enfermera tan risueña iba a ser trasladada a otro hospital. Durante los últimos días que pudo disfrutar de aquellos privilegios que le daba, Aitor no hizo más que desear que la que viniese en su lugar fuese, al menos, la mitad de buena que ella. Muy a su pesar, no fue así. A la tarde siguiente de despedirse de su idolatrada enfermera, llegó la sustituta. Una mujer de gran altura y robusta con el pelo liso y cara de pocos amigos. Nada más verla, supo que todos los “chollos” que había tenido con la anterior se habían acabado. Lo que más pena le dio fue el no poder salir con su novia Blanca a aquél campo testigo de ese amor.

Era noche buena y Blanca se había percatado de la situación que tenían rondando por allí la enfermera que tanto imponía. Pero Blanca no podía permitir que su novio pasase una tarde tan especial de una manera tan amargada. Ella pensaba que Aitor ya tenía suficiente con la enfermedad que le había poseído. Por eso, planeó algo. Blanca sabía que la bombona de oxígeno portátil seguía en la habitación, el problema era como podría salir Aitor sin ser visto con tan aparatoso objeto. Pero pensando y pensando, se dio cuenta de que había observado, durante la semana que llevaba ya aquella enfermera, como cada tarde a las seis y media dicha enfermera se tiraba cinco minutos reponiendo medicamentos en la sala que tenían detrás del mostrador de información. Ese sería el intervalo en el que Aitor tendría que salir de allí para no ser visto. Además, sabía que la enfermera no pasaría por la habitación hasta las diez menos cinco, hora a la que les ponía los antibióticos a Aitor y a su compañero de habitación. Así que tendrían unas tres horas y media, aproximadamente, para estar juntos.

Eran las cuatro de la tarde y Blanca comenzó a escribir una nota detallando el plan paso a paso. En aquella carta, destacó algo al final escribiéndolo en mayúsculas “IMPORTANTE: QUEDAMOS EN LOS VESTUARIOS DEL CAMPO A LA MISMA HORA QUE HACE UNA SEMANA, A LAS SIETE EN PUNTO. QUIERO CELEBRAR A SOLAS CONTIGO LA NAVIDAD”. Una vez pensado lo principal, Blanca comenzó a pensar en cómo sorprender a Aitor. Eran las cinco y media cuando Blanca salió de su casa con todos los preparativos en el coche y se dirigió al hospital al que llegó a las seis. Con el paso acelerado, subió a la habitación y estuvo solamente quince minutos con Aitor al que al despedirse, disimuladamente, le dejó la carta en la mano izquierda tapada por las sábanas. Acto seguido, Blanca bajó de nuevo al coche del que sacó todos los preparativos que colocó en ese intervalo de  cuarenta y cinco minutos en aquél lugar especial en el que solían ir. Cinco minutos antes de las siete, Blanca tenía todo preparado y se dirigió a los vestuarios de aquel campo que se encontraban a unos metros de donde había preparado todo.

Aitor, siguiendo estrictamente cada paso detallado en aquella carta, logró salir del hospital sin ningún problema. Y lo más importante, sin ser visto por la enfermera. Por algún motivo, Aitor tenía que hacer un poco de tiempo para no llegar antes de las siete al lugar indicado. Así que, decidió ir a una de esas tiendas de al lado del hospital para comprar a Blanca un detallito y un ramo de sus flores favoritas adjuntando una tarjeta especial. Por fin llegaron las siete y Blanca vio aparecer a Aitor. Ambos se dieron un beso apasionado y se intercambiaron regalos. Blanca, muy lista, condujo disimuladamente a Aitor al lugar donde había preparado todo. Éste se quedó boquiabierto cuando vio todo aquello. Había luces navideñas, cintas que acabaron utilizando de bufandas, la nieve les acompañaba, en donde se solían sentar habían mantas calentitas con las que poder acurrucarse, la comida también estaba presente viéndose polvorones y otras muchas cosas… Pero lo que más destacaba para Aitor, era la persona que estaba viviendo ese momento con él, su chica, Blanca. Llevaba ese gran vestido que tanto le gustaba a Aitor y se había colocado una flor blanca en el pelo. Estaba perfecta.


Pasaron las tres horas y media más maravillosas de su relación. Ambos estuvieron muy felices y deseaban que no se les acabase el tiempo pero, una vez más, otro deseo del joven Aitor se deshacía en el olvido.
Después de tres horas de momentos inolvidables, Aitor supo que tenía que volver al hospital antes que se diese cuenta aquella antipática enfermera. Tenía que aligerar el paso pues iba justito de hora para llegar antes de que pasase la enfermera por la habitación a ponerle el antibiótico. Cuando llegó, visualizó el pasillo en donde no encontró a la enfermera, por lo que, supuso que estaría dentro de alguna habitación. Aprovechando, se dirigió a su habitación con el máximo sigilo. Pero, justamente, antes de entrar por la puerta de su habitación, la enfermera le pilló.

El silencio se hizo en todo el sector, el poco ruido de las televisiones se disiparon siendo apagadas por todos para evitar broncas después del grito que oyeron. La enfermera cogió a Aitor y, gritándole, le hizo meterse en la cama de malas maneras. Le quitó bruscamente la bombona de oxígeno advirtiéndole que no volvería a verla. La tensión en el aire se podía cortar con un cuchillo. La enfermera, muy indignada sintiéndose vacilada, salió de la habitación dejando su mala leche presente entre la cama de Aitor y la de su compañero de habitación. Esa noche, Aitor tuvo pesadillas con aquella mujer.

A la tarde siguiente, la enfermera muy vengativa, le puso a propósito potasio por vena sin disolver en suero. Ella era consciente de que el potasio por vía intravenosa debía mezclarse con suero para evitar quemaduras internas. Aitor sentía un gran dolor en el brazo, le quemaba por dentro. No lo soportaba y de la desesperación se arrancó de golpe la aguja del brazo. Con mucha maldad y sin que se enterase nadie, la enfermera le dijo al oído que eso era lo que ocurría cuando la intentaban vacilar. Cuando más tarde fue a visitarle la novia, Aitor le contó lo sucedido y entonces Blanca supo que le tenía que sacar de allí. Habló con la madre de Aitor y decidieron que a la mañana siguiente pedirían el alta voluntaria y lo llevarían a otro hospital. Si la noche anterior había tenido pesadillas, esa noche no pudo dormir.

A la mañana siguiente, con ojeras en los ojos, Aitor le pidió al encargado de planta el alta voluntaria. Como acordaron, llevaron a Aitor a otro hospital para que fuese bien atendido. Una vez que fue instalado en su nueva habitación, la madre le pidió que le escribiese un informe detallando todo lo que ocurrió. La madre y la novia llevaron a la enfermera a juicio por negligencia médica y ganaron el caso siendo indemnizados con una cantidad de dinero. Aitor, por su parte, fue muy bien atendido en el nuevo hospital y pasó una navidad todo lo buena que pudo ser en las condiciones en las que se encontraba. Para él, lo más importante era pasarlas con su madre y con su chica. Con eso le fue suficiente para pasar unos buenos días y recibir una dosis de felicidad. 

viernes, 30 de diciembre de 2011



SEGUIDORES



jueves, 29 de diciembre de 2011

Inocente, inocente.

Ayer fue un día en el que muchas personas fueron victimas de bromas, a veces, demasiado pesadas. Y, como cada año, se emitió por la noche una gala en la que se recauda dinero para ayudar a distintas organizaciones y asociaciones. He de admitir que me reí mucho a sabiendas de que si me hubiesen pasado a mí esas situaciones lo habría pasado mal. 

Aquí os dejo las dos bromas que más me divirtieron en la gala de anoche:




Y para vosotros, ¿cuál ha sido la broma más pesada de la que habéis sido víctima? ¿Y la que habéis hecho a alguien? 

sábado, 24 de diciembre de 2011

¡Feliz Nochebuena!

Esta noche es nochebuena y mañana navidad...

FELIZ NOCHEBUENA A TODOS LOS SENTIMENTALOIDES. DIVERTÍOS.



domingo, 18 de diciembre de 2011

Imagina

La imaginación es una posesión realmente valiosa para el ser humano. Gracias a ella, podemos tener todo lo que en realidad no tenemos.

En ocasiones, cierro los ojos e imagino mi mundo perfecto. Me adentro en la oscuridad de mi cabeza que poco a poco va tomando color y va creando pequeñas siluetas que, finalmente, se convierten en objetos y seres habituales para mí. Todo se va organizando al detalle hasta que esa oscuridad que percibí al cerrar los ojos, es convertida en un gran mundo en el que la felicidad es trascendente y la tristeza y los malos sentimientos son intrascendentes e inexistentes.


Un mundo no muy diferente al real en el que cambian pequeños grandes detalles. Ese mundo en el que todo lo que me ha salido mal en la realidad, allí se ha cumplido. Allí conservo todo lo bueno de la realidad, esas cosas que al pensar que poseo me inyectan una gran dosis de alegría y bienestar. Todos esos deseos que mi mente alberga, se han cumplido en mi utopía.


Ahora con la mente en la realidad, pienso que todas esas cosas que necesito imaginar siendo feliz en un mundo paralelo, no son tan imposible de conseguir fuera de mi mente e imaginación. Quizá algunas cosas sean muy complicadas pero si algo sé, es que con constancia y luchando todo es posible. Lo importante es no rendirse, no dejar que el pesimismo te venza. Lo bueno es creerse, pero de verdad, que todo aquello que deseas y quieres lo conseguirás de una forma u otra y tarde o temprano.


Porque si has podido imaginar todo aquello y crear un mundo con todos esos deseos y quereres, hay alguna posibilidad de que todo eso se cumpla algún día. Mientras sea existente y solamente complicado de conseguir, es posible. Así que luchad porque vuestro mundo ideal se haga realidad.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Noche en vela

Sí mis queridos lectores, son las 4:38 h. y yo sigo aquí despierto. Al parecer, hoy la noche quiere que le acompañe en este largo viaje oscuro en el que los minutos pasan muy despacio.


No sé cuando abandonaré este pesado viaje y entraré en el viaje creado por mí, mis sueños. Pero espero que cuando logre conciliar el sueño, la noche agradezca mi compañía concediéndome un hermoso sueño del que no quiera despertar.


De momento, toca seguir despierto, toca acompañar al silencio que solo la noche ofrece. Por suerte, como herramienta de distracción me acompaña en este viaje la escritura como si se tratase del típico mp4 o ipad que te acompaña en el coche mientras vas de viaje hacia algún punto del planeta.

Pronto serán las cinco de la madrugada y yo seguiré aquí despierto, al paso que voy, me veo agarrándome de la mano del amanecer. Espero no haberme convertido en vampiro y ser este el motivo por el que el sueño no me posee. Ahora que si me hubiese convertido, la idea de agarrarme a la mano del amanecer no me gusta demasiado. En cualquier caso, de esto ser así, lo miraría por el lado positivo como hago con todo y me animaría a hacerle la competencia a Crepúsculo, produciendo mi propia película de vampiros en la que pudiese elegir a mi Bella o como quiera que se llame la protagonista.


Creo que estoy empezando a soñar despierto y a narraros mi sueño. Vaya sueño... Puestos a soñar, ¿por qué no soñar algo más interesante? Quizás mi subconsciente prefiera que mis verdaderos sueños no sean narrados, quizás mi subconsciente prefiera que esos sueños se queden albergados únicamente en mi cabeza.

Espero, al menos, que muchos de los que me leéis estéis teniendo un sueño hermoso que os haga dormir "a pata suelta". Que todas las horas que estoy perdiendo yo, las estéis descansando vosotros. No sé cuando lograré dormir pero, conociéndome, sé que como no lo haga antes de que sea de día ya no dormiré hasta que la próxima noche haga desaparecer al sol.


Por último, desearos que nunca paséis una noche completa en vela. Que como el sentir la sábana y el edredón encima de uno mientras se tiene los ojos cerrados, no hay nada.

lunes, 5 de diciembre de 2011

La pérdida (IV)

Abuelo, esta es la cuarta entrada que hago por y para ti. Desde que te fuiste, la escritura es la actividad con la que me siento más unido a ti. Si existe un mundo en el que puedes ver como siguen las vidas de las personas que has dejado, yo espero que leas y hayas leído cada una de las palabras de este blog. Y si ese mundo existe, sabrás que tengo muchas cosas en mi vida que hacen que te tenga presente cada día.

Como sabrás, una de las primeras cosas que veo al despertar es tu rostro. Tu rostro plasmado en la pantalla del ordenador. Pero el que tu rostro sea una de las primeras cosas que veo al despertar, no es una cosa de ahora por estar en la situación en la que me encuentro. Desde que te fuiste ha sido así. Antes de este incidente que tuve, yo te veía cada mañana al mirar el móvil. Y cuando vuelva a mi vida de siempre, volverá a ser esa la manera de verte cada despertar. Lo que está claro es que, de una forma u otra, la imagen de tu cara es y será siempre de lo primero que vean mis ojos al abrirse cada día.

Pero es que, no solo te tengo presente cada mañana. Es que, durante todo el día te siento cerca. Como he dicho también te llevo en mi móvil y gracias a eso te veo muchísimas veces al día. Cada vez que quiero mirar la hora y le doy a la tecla del móvil, ahí estás tú. Cada vez que alguien me llama, ahí estás tú. Cada vez que recibo un mensaje, ahí estás tú. Cada vez que le doy accidentalmente a alguna tecla del móvil, ahí estás tú. Cuando no sé qué hacer y me da por coger el móvil, ahí estás tú. Cuando me siento mal por algo o estoy de bajón, le doy a la tecla del móvil para verte....

Y es que, verte muchas veces al día es una manera de autoconvencerme de que aún estás con nosotros, como siempre. Por eso te llevo en el móvil. Por eso te tengo de fondo de escritorio en el ordenador. Por eso te tengo en mi cartera junto a la abuela, siempre que voy a coger dinero y os veo se me alegra la cara.

Por la gran alegría que me da verte tantas vece al día, espero que esas fotos nunca se extravíen. Pero si eso pasa algún día, EN EL LUGAR EN EL QUE ESTOY SEGURO QUE NO TE BORRARÁS, ES EN MI MENTE Y CORAZÓN. EN ELLOS, SIEMPRE PERDURARÁS.

domingo, 27 de noviembre de 2011

El lado oscuro de la navidad.

Es cierto que, por regla general, la navidad es una época del año en la que vives momentos muy agradables con la familia o recuerdas cuando los viviste. Pero detrás de ese lado lleno de luces encendidas y buenos momentos, hay un lado oscuro. Yo, que no creo en Dios, pienso que este tipo de fiestas se inventaron en el fondo porque a los peces gordos de esta sociedad monetizada les interesaba.


Es cierto que son unas fechas tradicionalmente alegres pero, ¿por qué? Pues porque nos han acostumbrado así desde hace siglos. Tenemos la costumbre de que el final y el comienzo de cada año lo debemos pasar junto a la familia compartiendo alegrías y anécdotas. Pero y, ¿quién se está aprovechando de todo eso por detrás? pues el gobierno, las grandes empresas, en definitiva, los peces gordos a los que les llega el dinero sin que su cuerpo expulse una gota de sudor. ¿Por qué? porque nos han logrado convencer de que la navidad se vive mejor y más alegre gastando y gastando.




En muchas casas ponen la típica bota de Papa Nöel para que al día siguiente sus hijos se despierten llenos de ilusión, pero quienes realmente se están poniendo las botas son los comercios, entre otros. Estas fechas son las que hacen que el dinero fluya como el agua corre por los ríos. Mientras nosotros estamos tan alegres en nuestras casas disfrutando de lo bonitas que han quedado gracias a los adornos que hemos comprado, algunos deben estar felices de ver lo fácil que es conseguir capital a costa de los demás. Mientras unos se empobrecen gastando grandes cantidades de dinero, otros se enriquecen con el simple hecho de esperar a que les llegue. Esto es así. La sociedad es así de injusta.


Pero en realidad es lo que nos gusta. Porque cada uno es feliz a su manera. Para los ricos, tener más y más  es lo que les hace felices mientras que, para la mayoría de la sociedad la felicidad está en pasar unos días junto al calor de los suyos sin importarles el gasto de dinero. Entonces, ¿es una cuestión de engaño tradicional o es cuestión de el como vivir las cosas? Yo creo que es una mezcla de ambas. Al mismo tiempo que se están aprovechando del gasto de todos, nosotros nos estamos dejando porque priorizamos el sentimiento de estar todos reunidos. Hemos asimilado que la sociedad no es justa y preferimos ver el lado bueno, en este caso. Nos da igual que unos cuantos se estén aprovechando de esos días mientras nosotros tengamos un bonito recuerdo de esa época.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Olor a Navidad

Podría escribir de temas como la intrigante elección de los españoles para poner a un candidato u otro, con los votos que hoy se han hecho a lo largo del día, al frente de España. Dar mi opinión argumentada sobre quién, para mi gusto y utilizando la lógica, debería salir, podría ser otra alternativa para escribir una entrada. Incluso hablar de la ignorancia de muchos españoles por votar al partido político incorrecto desde mi punto de vista, sería una opción para hacer recorrer mis dedos por el teclado. Pero como todo esto, lleva a discusiones y me parece que no solucionará el mal sistema que existe y no se cambiará por el momento, pues voy a escribir sobre lo que se avecina, la navidad.

Y es que, ya huele a ella, a esa fiesta en la que las luces y la alegría de los niños fluyen por las calles. Ya se venden todo tipo de adornos para que las casas se vistan de colores. Y en la televisión, comienzan a emitir películas navideñas y anuncios comerciales de juguetes incitándote a comprarlos. Pero todo a cambiado, ¿os habéis dado cuenta? Ahora se ven menos casas iluminadas celebrando esta fiesta, la ilusión ha disminuido. Ya nada es lo que era.

Recuerdo cuando era un enano inocente. Deseaba durante todo el año que llegasen mis fiestas favoritas, las navidades. Esto también ha cambiado. Me dormía pronto las dos noches importantes porque por mi casa tenía la suerte de que pasaban los Reyes Magos y Papá Noel. Iba por Madrid en el coche de mi padre y cada ventana de cada edificio, estaba iluminada. Muchas de las noches de ese mes y medio de navidades, nos reuníamos la familia al completo para estar todos juntos. Nos acostábamos muy tarde jugando a las cartas o a juegos de mesa como el Party & Co con el que pasábamos momentos muy graciosos gracias a la mímica y otras pruebas. Cantaba canciones intentando conseguir el aguinaldo mayor de mi vida. Me encantaba oír la canción del anuncio de la lotería de navidad, los mejores fueron los del calvo de navidad. Me inflaba la boca, de aceitunas sin hueso unos años y de uvas peladas otros, la noche de las campanadas. Despertaba pensando en lo que habría en aquellos paquetes a los que llegaba gracias al camino de confetis y los globos colgados en la pared. Fundía al máximo las pilas de los juguetes los pocos días que tenía antes de empezar el colegio. Y, por último, me encorajaba cuando veía que aquellas fiestas se acababan.

Ahora, llegan las navidades y dentro de mí se producen sensaciones contrarias. Que se acerque las navidades significa hacerse más evidente que hay personas que ya nunca pasarán las navidades sentados alrededor de la mesa junto a los demás miembros de la familia. Supone ver tristeza en muchos rostros que quiero y en el mío propio inevitablemente. Conlleva perder ganas de vivir estas fiestas de manera alegre. Sin embargo, hay cosas que seguimos haciendo, personalmente me gusta que se sigan haciendo porque me recuerda a etapas más felices de mi vida. Cosas como adornar mi casa, comprar típicos dulces navideños, hacernos regalos, ponernos todos los que estamos a cenar en la misma mesa en las noches importantes, acostarnos más tarde de lo habitual, jugar algunas noches a las cartas o a algún otro juego... Quizá no tenga sentido que hagamos esto ahora que no hay ningún niño pequeño y siendo una fecha en la que el recuerdo de una gran persona se incrementa, pero yo creo que es una manera de que vengan a nuestra mente muy buenos momentos en los que la felicidad se adueñaba de nosotros. Y así, sentirla un poco a pesar de todo. 

DESDE AQUÍ, OS DESEO A TODOS QUE EMPECÉIS UNAS BUENAS NAVIDADES. PASARÉ LAS PRIMERAS NAVIDADES CON TODA LA COMUNIDAD BLOGGER, ESTOY MUY ORGULLOSO DE ELLO. ADEMÁS DE ESCRIBIR TODO AQUELLO QUE SIENTO Y DESEO, HE CONOCIDO Y ESPERO CONOCER A PERSONAS QUE ESCRIBEN GRANDES COSAS QUE LEO. 
PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...