Páginas

jueves, 26 de junio de 2014

Londres - Junio 2014

Desde el "Golden Jubilee Bridge" con vistas al "Big Ben" (a la derecha)
y al "London Eye" (a la izquierda).
     El pasado 17 de junio el "Escritor Sentimientos", un servidor, se aventuraba a conocer parte de la gran capital del Reino Unido, Londres. Fue una experiencia que duró cinco días y que os intentaré transmitir desde distintos puntos de interés para que a cada uno se os haga un post ameno por su variado contenido. 

     Empecemos por algo que todos miramos cuando salimos de viaje para saber qué tipo de prendas llevar, el tiempo. ¿Qué es lo primero que te viene a la mente si tienes como destino la ciudad londinense? Frío o, al menos, fresquete. Pues bien, si tienes pensado ir en junio y, además, eres de tez blanca, no te va a pasar nada por llevar un protector solar. Sí, sí, en Londres también puedes quemarte, yo me abrasé. Mirad que he ido años a la costa mediterránea con toda la solana en pleno verano y me he quemado pero, ni de lejos, como me ha ocurrido en la capital inglesa. Repito, me achicharré, y prueba de ello fue una ampolla en la nariz que me dejó en carne viva al explotarse.
Obviamente, las chaquetitas y sudaderas deben ir como imprescindible entre vuestros bártulos aunque vayáis en meses veraniegos pero, ya sabéis, el sol también puede estar presente y pasaros malas jugadas. 

     El transporte, veamos... si no tenéis ninguna discapacidad o dificultad física, cualquier medio de transporte os valdrá, quizá el metro sea lo que más eficaz os resulte. Si, por el contrario, sí que existe una situación más limitada, personalmente, recomiendo el simbólico bus londinense, ese rojo de dos plantas que todos visualizamos. Están todos adaptados con rampas muy prácticas con poco riesgos de caída o similares ya que salen a ras del suelo del bus y no, como pasa en algunos de aquí de Madrid, que algunas plataformas al romperse o atascarse el mecanismo dejan un pequeño escalón que dificulta la subida al bus si tu silla de ruedas no es muy potente o es manual. De precio, si tienes pensado coger en el mismo día varios buses, con el bono diario, que puede adquirirse en estancos o estaciones de tren, amortizarás el coste del mismo.
Respecto al tren, no todas las estaciones están adaptadas, de hecho, en la ida tuve problemas. En el desplazamiento del aeropuerto de Gatwick hacia el centro de Londres, lo suyo es ir en el tren que sale desde el mismo aeropuerto y que, allí, sí que está adaptado y te asisten si lo precisas. El problema puede surgir en la parada donde tengas que bajarte por cercanía a tu alojamiento, asistencia con una rampa de mano tendrás pero no te servirá de nada si para salir de la estación careces de ascensores. O, como me pasó a mí, si tienes que hacer transbordo y no hay posibilidad de cruzar al andén de enfrente. En esta ocasión tuve suerte, la propia estación se hizo responsable de la situación  y me costeó un taxi hasta el hotel.
No puedo terminar este apartado sin indicar lo maravillado que me dejó poder coger un taxi convencional, sin necesidad de pedir uno más grande y adaptado. En Londres, hacen de un taxi normal, uno espacioso con una rampa en el lateral que te permite subir como un pasajero más sin tener que estar pendiente de parar a un determinado modelo de taxi. Así como en el metro es imposible desplazarte si vas en silla de ruedas, en taxi están concienciados (obviamente, el precio no es comparable).

     Gastronómicamente, en una ciudad tan avanzada y desarrollada como Londres, puedo decir casi con total seguridad que, sea cual sea vuestros hábitos alimenticios, allí podréis escoger qué comer. Para ir de turismo, si no se quiere perder mucho tiempo en esta tarea, hay KFC, McDonald's y, para tomar un rico café, son numerosos los Starbucks. Por cierto, os recomiendo probar un "Slush Puppie", es una especie de granizado que me encantó y que nosotros compramos en un puesto del "London Eye". Si lo que pretendes es probar comidas más típicas de la ciudad, existen muchos lugares donde venden el famoso "fish and chips" como comida rápida. Como curiosidad sobre este tema, me agradó una especie de supermercado en el barrio de Notting Hill en el que todos los productos estaban a 1£. Lo que no sabría decir es si permanecerá así todo el año o fue puntual.

     En lo social, es cierto que los británicos son un poco cuadriculados con sus normas y costumbres y algo fríos, van a su bola, pero en mi caso no puedo quejarme. La verdad es que se involucraban sin tener por qué para ahorrarme colas, indicarme qué hacer o dónde ir al verme confuso... Incluso encontré a mi alma gemela (risas)... Esta es una de las anécdotas que puedo contaros que me ocurrió en Londres. 
Os pongo en situación: segundo día, paseando. Veo a una chica joven sentada en el suelo de la calle, con una maleta medio rota y con los pies descalzos -y por ello, negros-. Le miro, la saludo inocentemente y con una sonrisa. Sigo mi paseo junto a mis compañeros de viaje -mi primo y hermana- sin prestar más importancia a ese saludo. Tras unos metros, percibimos que la chica de la maleta se acerca rápido a juzgar por el sonido que emiten las ruedas. La chica se planta frente a mí, nos para y me empieza a contar una parrafada que, cuando mi primo me tradujo, me quedé anonadado. Que si "ya me había visto antes en otro mundo o lugar", que si "entre tantas personas del universo me ha visto justamente a mí", que si "la combinación de vidas había hecho posible ese encuentro"... y lo mejor, se despidió soltándome que "me volvería a encontrar más adelante". Con esto, las coñas entre nosotros ya surgieron solas... para colmo, mi primo encontró a su doble, faltó foto con ambos personajes.

     Sobre lo que pudimos ver, lo estético y la arquitectura de Londres, a mí me fascinó. Tienen una capacidad sublime para mezclar a la perfección lo contemporáneo con lo antiguo que hace de los barrios londinenses una preciosidad. Muchos edificios y calles me recordaron a algunas escenas de la conocida saga literaria y cinematográfica "Harry Potter". Me llamó mucho la atención el diseño del edificio que constituía un hospital, pasado el "Chelsea Bridge". Acostumbrado al típico hospital español que ya se ve desde leguas que te va a amargar, éste incluso te atraía. Tenía hasta una persona contratada de botones en la entrada, como si fuese un hotel.
Como no, nombrar alguno de tantos edificios con más relevancia de la ciudad que atrae a los turistas. Y es que sería imperdonable visitar Londres e irse sin haber visto, por el ejemplo, el "Palacio de Westminster" escoltado por la famosa torre denominada "Big Ben". O no ver iluminado por la noche el "London Eye" desde cualquiera de los puentes cercanos que aportan hermosas panorámicas, mi preferida de esa zona, la que se puede contemplar desde el "Golden Jubilee Bridge". Tocando el tema de los puentes, no podemos dejar pasar la ocasión de revelar el "Tower Bridge", el puente con más carácter de Londres capaz de abrirse y cerrarse para dejar paso a los grandes barcos cuando lo precisan. También es improbable no hacerse una foto con una de las tantas cabinas rojas muy típicas y tradicionales de Londres. Recomiendo, además, que si tenéis la oportunidad de asistir a algún cambio de guardia en el "Palacio de Buckingham", lo hagáis pues son tan sólo unos minutos lo que dura y es una especie de espectáculo diario que tienen allí como costumbre, ¡todos parecen no querer perdérselo! Además, no hay que dejar de lado en nuestra planificación del viaje plazas, calles o barrios como "Trafalgar Square", "Piccadilly Circus", "Oxford Street", "Chinatown" o "Notting Hill".
Para los religiosos, se pueden encontrar distintas construcciones dedicadas a lo espiritual entre la que cabe destacar la "Saint Paul's Cathedral".
Entre tanto, también pudimos disfrutar unos minutos de dos de las muchas zonas verdes londinenses, el "Battersea Park" y el "St. James's Park". Dos parques para evadirte y respirar hondo contemplando su flora y fauna. Quizá el más famoso de los parques de Londres sea el "Hyde Park" pero de este poco puedo opinar ya que no lo visité.
Si vais con cuatro o cinco días reservados, además de todo lo anterior, podríais visitar el conocido "British Museum", los grandes almacenes de Londres reunidos en el centro comercial "Harrods", el particular mercado urbano de "Camden Town", la "National Gallery", el barrio de "Covent Garden", el macabro y antiguo quirófano de "The Old Operating Theatre", el museo de cera "Madame Tussauds", el testigo de la fama de Shakespeare "Shakespeare's Globe Theatre" o el guerrero "Imperial War Museum".

     Económicamente hablando, allí se nota una mejor calidad de vida y mayor riqueza con tan sólo mirar hacia la carretera. No digo que no haya zonas más pobres pero, en cada uno de los lugares visitados situados en distintos barrios y puntos, se podían apreciar más automóviles de gama media-alta o alta que de la que en nuestro país podemos considerar gama asequible. Quizá ayude que el precio de estos sea menor en la capital londinense y que el salario de la población sea bastante más elevado de lo que es aquí en España. En cualquier caso, hay una diferencia muy notable entre las posibilidades y oportunidades en Londres respecto a las ofrecidas en España.


Abel Jara Romero

6 comentarios:

  1. Bienvenido otra vez a España Abel jeje, visto lo visto has disfrutado de tu viaje, que envidia... Londres, Nueva York y Japon, lugares que espero pisar algún día.
    ¡Nos leemos compi!, y me alegro que en tu viaje haya habido soluciones para todo! :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu bienvenida, aunque no se si alegrarme de volver a España tras conocer aquello... Lo que está claro es que el país se tiene que poner las pilas y progresar ya, pero esto lo sabemos sin necesidad de ir a Londres.

      Nueva York y Japón me gustaría poder llegar a visitarlos, deben tener también mucho que transmitir.

      Por supuesto, nos leemos. Gracias por leerme y comentar.

      Un abrazo,
      Abel Jara Romero

      Eliminar
  2. Londres, una ciudad impresionante llena de glamour que me gustaría poder llegar a visitar para así hacer caso a tus recomendaciones de los lugares para visitar.
    Me alegro que hayas disfrutado del viaje, tiene que ser una experiencia fascinante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, un lugar con encanto que hipnotiza por su modo de vida. Además, como todo es al revés, parece que estás en un mundo paralelo o dentro de un espejo, es un poco también un cambio de mentalidad en todos los sentidos.
      Espero que acabes yendo y que te guste tanto como me ha gustado a mí. Si acabases utilizando mis recomendaciones como guía, me haría mucha ilusión pues todo lo que resulta útil a los demás demuestra un trabajo bien hecho.

      Besos,
      Abel Jara Romero

      Eliminar
  3. Una gran ciudad que me alegro que descubrieras! Yo me hubiera tirado al lado oscuro de la ciudad pero ya me conoces... Jajaja tienes madera de guía y si no te molestare por WhatsApp jajaja te merecías un gran viaje y experiencia y ahí lo tuviste ;) saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la próxima, porque espero volver, te aviso y me ayudas a informarme sobre el lado oscuro de Londres. La verdad es que tenía muchas ganas de conocerlo y fue increíble cumplir ese deseo. Una vez más, gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Escritor Sentimientos

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...