Páginas

sábado, 21 de diciembre de 2013

Microrrelato erótico (VIII)


El otro día pasé por una tienda donde vendían todo tipo de luces y artilugios lumínicos, decidí entrar a echar un vistazo. ¿Qué tendría que perder? No había ningún plan mejor para esa tarde. Al final, mira tú por dónde, me llevé un aparatejo muy curioso. Se trataba de un objeto que expulsaba luz blanca a rayas en la dirección que quisieras y de las maneras que te diese la real gana. Me llamó mucho la atención que se pudiese regular, con una especie de miniruletita, el intervalo que quisieras iluminar, por ejemplo, la mitad de una pared, la pared entera o un trocito ¡todo al gusto!

Ahora estoy en mi habitación, a oscuras. Me entretengo rayando con la lucecita objetos pequeños, medianos y grandes. ¡Es rayante! Esperad, llaman a la puerta...

-
--
---
----
-----
------
-------
--------
---------
----------
-----------
------------
-------------
--------------
---------------
----------------
-----------------
----------------
---------------
--------------
-------------
------------
-----------
----------
---------
--------
-------
------
-----
----
---
--
-

¡Oh, mierda! Siento mucho que se me hayan quedado dos teclas pulsadas. Bueno, ya está. Era mi chica, viene juguetona. Dice que quiere que relate todo lo que hacemos, esto si que no lo esperaba. No entiendo muy bien por qué, pero le pone que seáis testigos. Gracias a la tecnología, podré maniobrar y haceros llegar cada movimiento mediante la voz. Voy a dejarlo activado antes de que llegue del baño. ¿Con qué me sorprenderá esta vez? Por suerte, los gemidos no los traduce en palabras, pondrá algo así como "No le entiendo" Bueno dejo esto activo...

[Iniciando reconocimiento de voz]
[Esperando...]

¿Me escucháis? Bueno, ¿me leéis? He tenido un lapsus, por un momento, al tener que hablar, mi mente ha creído que me escuchabais. Mejor que no, ya sería el colmo. Por lo que veo, es bueno el reconocimiento de voz. Es la primera vez que lo uso. Todo lo que he dicho hasta el momento, lo ha escrito bien. ¡Bien!

[Esperando...]

No me da tregua, en cuanto dejo de hablar lo indica. Deciros que se me acaba de ocurrir una cosa para sorprenderla yo también. En efecto, el aparatito lumínico. ¡A ver qué le parece! ¡Ey, qué bueno! Si grito un poco, pone exclamaciones.

[Esperando...]

Acabo de escuchar la puerta del baño. ¿Qué modelito se habrá puesto esta vez? Ya la noto tras la puerta. Menos mal que esto no identifica su voz, sería un lío. Lo bueno de esto es que sólo relataré lo que yo quiera respecto a lo que ella me diga. Acaba de sonreír por este último comentario. Me encanta tu carcajada silenciosa, rubia. ¡Oh, no, eso también lo ha escrito! Bueno, da igual, no os asustaréis. O sí, ¿quién sabe?

[Esperando...]

Mira, cariño, me he quedado sin palabras en cuanto te has quitado ese esconde lencería de tu cuerpo. ¡Es rojo! Está muy sexy, si fuera vosotros me estaría dando golpes por no poder verla. En serio, estás preciosa. Me acaba de susurrar que no le diga cursiladas delante vuestra. ¡Otra vez esa forma de reír! ¡Ven aquí! ¡Esto se calienta, chicos! Estamos en la cama pero no sé dónde acabaremos. Cuando se pone así, no se puede saber nada con certeza. ¡El cuello no! Ahora es mi turno.

[Esperando...]

Si beso no puedo hablar, lo he intentado pero ni le ha llegado el sonido para poner que no me entiende. Segundos antes de lo del cuello, ella estaba sentada sobre mí. Yo también estaba sentado. En cuanto me ha rozado el cuello y lo ha empezado a mordisquear no me he podido resistir. Sabe mis puntos débiles. La he cogido en vilo de la cintura y la he tumbado en la cama poniéndome yo ahora sobre ella. Ese es su punto débil, ¿verdad, cuerpazo? Pierde el control cuando la domino. Empieza a pedir cosas que a veces ni creo que me pida. ¡Es tan distinta a su estado normal!

[Esperando...]

Órdenes que he tenido que cumplir. Me ha pedido que callara un momento. Aún no me ha dejado penetrarla, le encanta eso de desesperarme. De momento, nuestras lenguas son las activas. Nos hemos recorrido todo el cuerpo con ellas. ¡Todo! Me ha costado no gritar en ciertos instantes. Pero la muy malvada me pedía con su aliento en mi oreja que aguantase. ¡Por fin me lo pide! Ahora me toca ser malo yo. No pienso hacerlo, aún no. Ahora te toca a ti desesperarte. Dice que no me haga el chulo delante vuestra. Decidle la sorpresa que guardo para ella. No podéis, cierto. Acaba de poner una cara muy extraña. La he descolocado, no esperaba que yo tuviese algo preparado.

[Esperando...]

Sí, es esto. ¡Qué bueno, se ha creído que es un juguetito sexual por su forma y tamaño! Ahora verás para qué sirve. ¡Ponte ahí, de pie! ¿Ves? Estoy dibujando tu cuerpo con luz a base de rayas. ¡Sí, lo soy, soy tu genio creativo! Por eso voy a proponerte un juego. ¿Has visto cómo se utiliza no? Pues quiero que rayes con luz aquellas zonas que quieres que te vibren y yo veré cómo hacerlas vibrar. ¡Toma!

[Esperando...]
[No le entiendo]
[No le entiendo]
[Esperando...]

Sí, el primer lugar que ha iluminado ha sido sus pechos ¡y me he vuelto loco! No he podido evitar soltar algún que otro quejido como ella los llama. Tienen un sabor tan sabroso. Son adictivos. Quiero volver a saborearlos.

[Esperando...]
[No le entiendo]
[Esperando...]

Si es que son irresistibles. Pero tendré que controlarme, tu cuerpo está lleno de sabor. Así que, el ombligo. Me gusta cómo ha quedado iluminado, sí, es curioso y hermoso. Esta vez, utilizaré una combinación de mi cuerpo para que te haga vibrar. ¡Allá van dedos y lengua!

[Esperando...]

¡Eres mala! ¿Ahora el cuello? ¿Cuánto me harás esperar para el momento cumbre? ¡El soldado está ansioso! Te voy a dejar tal señal en el cuello que para la próxima no volverás a hacerme esto. Y dice que me acostumbre, manda narices.

[Esperando...]

Después de trabajarle el cuello, estoy a expensas de ver cuál es su siguiente elección. ¡Sí! ¡Ala, con tanta raya eso parece totalmente distinto! Gentecilla, vamos a sudar un rato y paso de que el dichoso reconocimiento no pare de poner no lo entiendo. Espero que lo hayáis pasado bien. Dice la del cuerpo perfecto que comentéis aquí abajo la jugada. ¡Soldado, firme y dentro! ¡Desactivar reconocimiento de voz!

[Finalizando reconocimiento de voz]

4 comentarios:

  1. Ajajajjajajaja XD madre mía, demasiados detalles, ¡por Dios!
    Bueno, no puedo decir que me haya encantado, pero está genial ^^
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te ha encantado pero está genial? ¿Cómo es eso? En cualquier caso, gracias por hacer que a menudo encuentre comentarios tuyos.

      Un beso,
      Abel Jara Romero

      Eliminar
  2. Jajajaja opino lo mismo que Ana :$
    ¡Me gusta mucho como escribes por cierto!
    Besos desde http://losviajespornaralon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero seguir creando con palabras al gusto de todos y, por supuesto, al tuyo también. Gracias por pasarte y comentar.

      Besos,
      Abel Jara Romero

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...