Páginas

martes, 24 de diciembre de 2013

Ferme la bouche

 
  
     Salúdame, el mundo se para cuando tu sonrisa acompaña a un simple "hola". Cuéntame tus historias, los últimos acontecimientos de tu vida. Hazlo tan sólo para que tus labios bailen sobre el frío aire y así calentarlo con tus palabras. Sigue con esa danza, la adoro. 

     Ahora susúrrame, relaja tus cuerdas vocales y deja que te escuche bajito. No necesito respirar, tu boca me quita el aliento, un estado sumiso y extrauniversal pero agradable me posee. Sigue susurrando, no encuentro la manera de que mis oídos se permitan vivir sin tu envolvente mar nacido en ti.

     Quizá exista la manera para dejar paso al silencio, un modo en el que tu boca no pronuncie sílaba pero que, a su vez, persista proporcionándome vida. Bésame. Que la esencia de tu ser quede impregnada en la esencia del mío. Es la única manera de existir lejos de ti, conservando tu sabor.

     Ya no me castigues más. Si debes irte, vete. Mis labios y oídos revivirán cada instante junto a ti en cada segundo. Pero no tardes mucho en volver, tu boca es mi única vía hacia la eternidad. Dicho esto, ¡márchate para tenerte antes de vuelta!

FERME LA BOUCHE.

2 comentarios:

  1. Qué bonito. Si mi novio me dijera esas cosas... Aains.
    Siempre me ha encantado tu forma de escribir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar activa en esta Sentimental Christmas Week. Y no te preocupes, seguro que alguien te acaba diciendo todo lo que te mereces, y lo más importante, te lo demostrará. Porque te lo mereces.

      Un abrazo,
      Abel Jara Romero

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...