Páginas

viernes, 8 de noviembre de 2013

Roma - Octubre 2013


     ¡Sentimentaloides! El pasado 23 de octubre cogí un vuelo a las 7:05h. de la mañana rumbo a Roma, Italia. Surcando los cielos, atravesando las nubes que provocaban turbulencias en el avión y sobrevolando el Mar Mediterráneo, me preguntaba cómo viviría aquellos seis días que me esperaban en esa formidable ciudad...
Habría varios factores distintos en ese periodo de tiempo; no tendría cerca a mi madre, ni a mi abuela, ni a mis hermanos y, obviamente, estaría lejos de mi entorno habitual. Pero un enorme factor personificado llamado Jorge, mi primo, me aportaba total seguridad provocando una sensación de tranquilidad en mi interior que, lógicamente, conllevó a disfrutar cada uno de los días en ese hermoso lugar lleno de historia y creatividad. Para mí, el punto de ir con alguien con quien te entiendes tan bien y quien te entiende tan bien, fue muy motivador e hizo sentirme capaz de muchas cosas que en mi vida rutinaria no siento. Hizo que situaciones que con la mayoría de las personas serían complejas, fuesen fáciles. Gracias a su maña, a su interés y un poco también a su fuerza muscular que parecía transmitirme a mí (risas). Y es que, es curioso, pero que él me levantase de la silla tan fácilmente para traspasarme a otro lugar (asiento del avión, cama del hotel y demás...) me hizo sentir mejor conmigo mismo y con mi cuerpo porque percibí que con una persona adecuada realmente tengo menos límites de los que ya creía.

     Pero vayamos al grano, al viaje, que me enrollo exteriorizando mis sentimientos y esto se acaba alargando demasiado.

     Socialmente, nada más llegar a Italia, me sorprendió gratamente el trato humano y desinteresado. Y esto se fue confirmando tras recibir gestos amables de distintas personas que dicen mucho y muy bueno del pensamiento y sentimiento italiano. Facilitarnos información muy útil antes siquiera de preguntarla, tener un trato muy amigable o, lo que más gracia nos hizo pero que ello no resta que fue un gran gesto, que personas que iban detrás nuestra a una distancia considerable se fijasen en el detalle de que alguien dejó un coche justo en la zona habilitada en los cruces para sillas de ruedas y que, ya habiéndonos apañado para cruzar, nos giremos y veamos a esas personas pintándole los cristales al coche advirtiéndole del error y subiéndole los limpiaparabrisas como "sanción".

     Respecto a la belleza y estética de la ciudad, ¡qué decir! Cuidan mucho las estructuras de los edificios, sean o no, de gran interés. Por la noche es asombroso, destacando la zona del Castelo Sant' Angelo que es único y digno de contemplar, tanto por dentro como por fuera. Las vistas desde distintos puntos en los que se pueden disfrutar son inspiradoras por ese paisaje medieval con contrastes modernos. Las iglesias, basílicas y demás edificios religiosos son merecedores de nombrar por el trabajo, creatividad y originalidad que transmiten. Por supuesto, las esculturas repartidas por la ciudad la embellece enormemente, destacando la de Moisés de Miguel Ángel Buonarroti que, según cuenta la leyenda, al acabarla Miguel Ángel golpeó la rodilla derecha de la escultura de mármol diciéndola -¿por qué no me hablas?- indicando que había sido su obra más realista.

     Gastronómicamente, uno de los días me hicieron una pizza al gusto de jamón y bacon y pude comprobar lo diferentes que son comparándolas con las de aquí. Ya la masa, simplemente, tiene otra textura y otro sabor como más suave y agradable al paladar. Además, probé los helados de casi todas las heladerías quedándome y recomendando la Gelateria Frigidarium y los sabores Nocciola (avellana) y el de la casa que posee el nombre de la misma.

     De Roma he traído muchos recuerdos, para mí y para otros, pero más valioso es saber que, desde aquel viaje, tendré contacto con dos pedazo de personas que se han subido al mar de mi vida, Juanma y Ana. Desde aquí, mandaros un enorme saludo.

     ¿Los mayores inconvenientes o handicaps? Que la mayoría de la ciudad romana está adoquinada y, para ir en silla de ruedas, es bastante incómodo y molesto. Además, en algunas zonas, no sólo no hay rebajes para cruzar sino que los escalones son altos. No todos los lugares para visitar son accesibles aunque en los imprescindibles sí que se puede entrar bien. En este aspecto decir que las dos líneas de metro existentes cuenta con casi todas las paradas adaptadas bien con ascensor o bien con salvaescaleras. El tren que lleva desde el Aeropuerto Fiumicino al centro de Roma, el Leonardo Express, cuenta con vehículos adaptados aunque, si tienes mala suerte como tuve yo a la vuelta, te puede tocar justo uno que no lo esté y toca jugársela porque si no pierdes el vuelo.

     Por último, y como información para todo el que quiera ir a visitar Roma, decir que yo he estado a finales de octubre y todos los días, excepto uno que llovió, hizo un tiempo excelente. Eso sí, al anochecer y debido al río Tíber (Tevere en italiano), sube mucho la humedad hasta el punto de llegar a la habitación del hotel con la ropa, más que húmeda, mojada.


4 comentarios:

  1. Hola, Abel. Estoy tiempo sin pasarme por aquí -- bueno, sólo quiero decirte que me encantas, es broma, bueno, no.
    Me pasaré por aquí siempre que pueda ^^ yo estoy GENIAL. Sólo que estoy intentando conseguir lectores (en vano). Si me puedes ayudar... Te lo agradecería y más cosas por privado jajaja XD.
    Espero que estés bien, viejo (broma) y haber cuándo me haces un hueco en tu agenda tan ocupada.
    Tu queridísima (y pesada) Ani ^^
    Besos, gran escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ana! Gracias por esos tres comentarios que me has escrito en distintas entradas, de verdad. ¿Te encanto? Si es que soy un amor de chico jajaja
      Me encantará seguir recibiendo opiniones tuyas respecto a mis post. Y, por supuesto, me paso ahora mismo por tu blog y te dejo alguna opinión de esas mías sinceras diciendo alguno de los puntos que, para mí, deberías mejorar para atraer lectores ;) A ver cómo me lo agradeces eh, que pueden pensar mal quien lea ese tipo de comentarios jajaja

      Un besazo,
      Abel Jara Romero

      Eliminar
  2. Hola!!! Que bien que hayas ido a Roma y te lo hayas pasado tan bien!!! Yo iré de viaje de fin de curso y espero que me guste tanto como a ti!!! ^^

    Me encantan las fotos!!! Oye, estuviste solo en Roma o también fuiste a otras ciudades??? Nosotros ya hemos planeado ir un día entero a Florencia ^^

    Me alegra que tengas tan buena relación con tu primo y que tengáis tan buena confianza. Hay mucha gente que no los soporta y nunca lo he llegado a entender!

    Bss !! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia!!! Gracias por ese comentario tuyo ;) Sí que me lo pasé genial y pude pisar y ver lugares históricos increíbles. No fui a ninguna otra ciudad, sólo a Roma. Ya me contarás qué tal Florencia, espero ver muchas fotitos eh :) Sobre todo, disfruta.

      Sí que tengo una buena relación con él. Creo que, al final, lo que cuenta es cómo son las personas, sean o no de tu familia. Yo he tenido la suerte de entenderme tan bien con mi primo y, sin duda, es algo que siempre enorgullece.

      Un besazo,
      Abel Jara Romero

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...