Páginas

martes, 19 de noviembre de 2013

Repescando "Tinta Roja"


Esta historia no podía quedarse en el olvido con tan sólo dos capítulos publicados. Por ello, y como se anuncia en el título de este post, "Tinta Roja" vuelve. Y pretende seguir acogiendo a lectores a los que le gusten las novelas negras y/o policíacas.

Mismos autores, Papel de Tinta Negra y servidor. Mismos protagonistas, asesino despiadado y policía peculiar. Misma dinámica, Jesús publicará en su tintero los capítulos orientados al personaje malo-malísimo y, yo, publicaré en este mar de palabras los capítulos enfocados a nuestro policía intuitivo. Indicar que, pese a que se publica en distintos blogs, en la página oficial de "Tinta Roja" se lleva un cuidadoso orden de la historia, en ella se encuentran todos los enlaces que llevan a cada uno de los capítulos. Advertimos que retomamos la historia con más ganas, si cabe, y empeño en conseguir haceros disfrutar con cada una de las líneas de esta trama.

En esta entrada, además de poneros al corriente de que podréis adentraros en nuevas partes de esta novela, queremos ayudaros a recordar los puntos clave de los dos capítulos publicados para, así, retomar mejor la historia cuando esté disponible el tercero.

En "Tinta Roja, I" empieza la matanza con la primera víctima, una mujer es asesinada en su propia casa. El asesino actúa de forma aparentemente relajada debido a su experiencia. Además, parece disfrutar con lo que hace teniendo, incluso, marcado su propio ritual. Dentro de estas normas o pasos que siempre cumple, destaca en la trama el hecho de dejar una señal en forma de "A" en la pierna izquierda de la víctima una vez muerta. Previamente, antes de matarla, utiliza lo psicológico para descolocarla y, así, acceder fácilmente a su vivienda. Con la escusa de ir a por algo de beber, el asesino aprovecha en la cocina para sacar lo que lleva en el maletín, un trapo y cloroformo. La jugada le sale bien y duerme a su objetivo para, finalmente, acabar con él.

En "Tinta Roja, II" conocemos al jefe de policía que tratará de atrapar al psicópata que provoca que le asignen el caso específicamente a él por sus habilidades de observación minuciosa. Al llegar al edificio donde han sucedido los acontecimientos, pide que le informen mientras sube las escaleras que dirigen al apartamento correspondiente. Posteriormente, al llegar a dicho apartamento, ordena que todos los allí presentes evacuen el lugar del crimen para quedarse él solo. Sin necesidad de entrar en la habitación donde se halla el cadáver, procede a inspeccionar el salón estudiando las costumbres y la personalidad de la víctima que se intuye por indicadores como la colocación de cuadros, cojines y entorno en general. Tras confirmar que la mujer no se ajustaba al perfil de una persona cuidadosa que lo tiene todo siguiendo un patrón, se alerta al encontrar un punto que sí parece regirse por un patrón, las sillas del comedor. Tras revisarlas, encuentra señales sospechosas en una de ellas y, haciendo gala de su particularidad, para la sorpresa del resto del cuerpo sale del apartamento con la silla a sus hombros.


Tras dejaros las claves de los anteriores capítulos, sólo queda esperar a que llegue el tercero.

¿Quién ganará la batalla? Elije un bando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...