Páginas

lunes, 7 de enero de 2013

La pérdida (V)


No podía ser de otra manera, abuelo, te mereces y te debo la primera entrada del año. Porque llevo demasiado sin dirigirme a ti por ésta vía, porque siento que muchas cosas conseguidas en los últimos meses han sido logradas gracias a que eres mi inspiración. Cosas en las que me hubiese gustado que tu presencia física estuviese acompañándome y aportándome fuerza y seguridad. Aún así, a pesar de no verte en todos esos momentos, sé que has estado conmigo, con nosotros.

Quiero decirte en esta entrada que en cada paso dado respecto a todo lo relacionado con el arte de la escritura, he sentido que me ayudabas. Escritos en esta página en los que me he quedado pensativo tras escribirlos por no reconocerme en tan hermosas palabras y extenso vocabulario que no creía albergar en mí. Sobre todo en las poesías, escribiendo y creando versos te siento de una manera especial, muy especial. Un claro ejemplo fue en la octava poesía "Tú cuerpo, mi fábrica" la que más me sorprendió leer después de escribirla y, casualmente, está resultando ser la más gustada por los lectores.

Nunca creí, ni siquiera me planteé, poder publicar un libro propio. Pero cuando estaba pasando una etapa un tanto difícil y mala (sí, la famosa caída que me mantuvo en cama ocho meses), llegó la inesperada noticia. El hecho de que fuese todo tan de repente y sin planear, me hizo pensar en que, quizás, me estabas guiando a tomar una dirección en mi vida que en otra etapa ni me hubiese planteado escoger. Pero algo me empujó a que fuese por ese sendero y ese algo siento que fuiste tú.

Recuerdo cuando me llegaron los ejemplares, me dije: "ojalá estuviese mi abuelo vivo para llamarle y darle la noticia. Y cuando viniese a visitarnos, enseñarle mi primera obra y que pudiésemos hablar de ella para que entre opinión y opinión me diese algún que otro consejillo". Tras dicho pensamiento, me convencí de que el libro era una realidad gracias a tenerte tan presente en mi interior. Algo parecido ocurrió cuando tuve en mis manos el primer periódico en el que un artículo hablaba de mi libro, también ahí me faltó ver tu entusiasta cara al ver que uno de tus nietos había conseguido tal logro.

Pero lo que sin duda me dio más cólera, fue el no poder compartir contigo en vida el mejor día de mi vida: la primera presentación de mi obra. Esa presentación que podía haberse quedado en un simple día especial pero que se convirtió en el jefazo de los días especiales por lo redondo que me salió todo. Ese día en el que te buscaba entre los allí presentes con la esperanza de que aparecieses inexplicablemente. Una vez más, te sentí, sentí que a pesar de no poder verte estarías merodeando por allí, quizá entre el grupillo de la derecha, o en el del centro, e incluso en el de la izquierda; pero estarías ahí haciendo que todo estuviese saliendo tan bien.

Así, podría rellenar muchos párrafos narrando días en los que eché de menos que mi abuelo me viese haciendo cosas y viviendo experiencias que ni siquiera había imaginado pasar, como el día de la entrevista en la radio o el día en el que comencé a escribir mi segunda obra (aún sin acabar). Pero no sólo en lo relacionado con las palabras te he sentido cerca, sino también en el día a día.

Y ahora, aquí te tengo, frente a mí personificado en una estupenda y curradísima figura de fimo que me hace sentirte más unido a mí. Una figura con detalles grandiosos, una figura que parece que de un momento a otro va a cobrar vida de lo bien que te representa. Una figura que me ha regalado el conocer más de ti debido a las fotos que he podido reunir para su preparación. Fotos de cuando eras joven, del día de tu boda con la abuela, de días divertidos con tus dos hijas (mi madre y tia)... Fotos que he escaneado para tenerlas tras devolver las originales a mi abuela.

Ojalá pasase como en esas películas fantásticas en las que todo puede pasar y tu alma se fusionase con dicha figura y de un salto se despegase de la peana en forma de folio para hablar conmigo y poder oír tu voz de nuevo. Aunque da igual, ¿sabes por qué? porque siempre sabré que sigues vivo dentro de mi mente. Espero que ese proyecto especial que estoy preparando para publicar, ese que tú y yo sabemos, sea una obra que llegue a muchos para que así puedan conocerte todos un poquillo más.

Has sido y eres el mejor abuelo del mundo. Espero volver a verte y hablar contigo cuando mi vida se agote. Hasta entonces, por favor, no dejes de ser mi inspiración. GRACIAS, TE QUIERO.

10 comentarios:

  1. Que entrada tan bonita, se me ha escapado alguna lagrimilla :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es emocionante saber que te ha emocionado :) La verdad es que es una saga con escritos muy especiales en los que me dejo llevar totalmente por lo que siento y lo mucho que le echo de menos... Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Espero de corazón que no te me entristezcas ahora eh, vale?, tu entrada hacia él me ha llegado muchísimo la verdad, porque yo también esperaba compartir con mi abuelo cosas que he hecho estos cuatro años sin él... y tu entrada al respecto, yo creo que tu abuelo está ahí contigo cuando publicaste el libro y segurisimo que esta muy orgulloso de ti, como yo lo estoy de haber cumplido un sueño :) , es una maravilla comenzar el año recordando a una buena persona como él, estoy orgulloso de ti y lo sabes, se fuerte campeón.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jon, gracias por tus palabras. No me entristezco, al revés, me alegra sentirle tan de cerca gracias al mejor recurso del ser humano: el lenguaje escrito. La verdad, es que le echo de menos y te comprendo con las vivencias que te hubiese gustado compartir con el tuyo. Pero él también estará muy cerca tuya y estará viendo tus logros :) ERES UNA GRAN PERSONA!
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Una entrada preciosa dedicada a una gran persona por lo que veo. No dudes que tu abuelo está contigo y está muy orgulloso. A veces las cosas no salen como nos gustaría pero todo pasa por algo y es importante aprender que las perdidas, en ocasiones, también son ganancias.
    Un abrazo, Patt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi fiel Patt :) Sí que lo fue: buen hijo, buen padre, buen amigo, buen marido y buen abuelo! Siempre miraba mucho por los suyos. Espero no defraudarle y que sea verdad que aún puede ver como van nuestras vidas... Aunque ya sabes que soy muy escéptico... Pero mi cariño hacia él quiere imaginar que así es. Muchas gracias Patt. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Increíble. Me has dejado sin palabras. Seguro que tu abuelo estaría muy orgulloso de ti. Se nota lo mucho que le querías y esque a los abuelos se les quiere con locura. Aunque ya no este sigue cuidando de ti y seguro que haya donde vayas notarás su presencia. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, María! De momento, así es, noto su presencia cada día y algo me dice que él sigue entre nosotros. Siempre le querré, y es que ha sido un abuelo ejemplar.

      Eliminar
  5. Gran entrada.. muy emotiva, me ha llegado a la patata :)

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...