Páginas

domingo, 26 de febrero de 2012

Para ti, Charly.

Aún recuerdo cuando llegué al instituto después de una larga etapa de mi vida, el colegio. Él estaba allí y desde el primer momento me transmitió mucha confianza y buen rollo. Supe que me iba a llevar muy bien con él.

Era una increíble persona que se interesaba al doscientos por cien en cuidar y ayudar a todos los que podía, hacía lo imposible. Su afán por el bienestar de todos era admirable. En su labor era y, para mi será siempre, el más cumplidor. Además era un hombre que sabía un poco de todo y siempre le pedían consejos a la hora de tener alguna duda aunque no tuviese nada que ver con su trabajo. Tenía mucha iniciativa y hacía de las cosas difíciles algo simple. Se notaba que le encantaba su ocupación laboral. Su cercanía con todos era digna de envidiar.

Su excelente carácter te obligaba, inconscientemente, a cogerle cariño. No pasaba un día en el que no hiciese una broma, en el que no soltase una carcajada o en el que no dijese una de sus muchas frases míticas. Con él me he reído hasta llorar. Tenia la facilidad de hacer de cualquier cosa y situación algo divertido. Simplemente el saludo que tenía con él era diferente y único al que se tiene normalmente. Desde que le veía nada más entrar al instituto, ya me daba esa dosis de alegría para comenzar bien la mañana. Además, me he llevado tan bien con él que para mí ha sido mucho más que un miembro del instituto. Para mí ha sido un amigo con experiencia en la vida del que he obtenido muchos consejos y distintos puntos de vista para ver las cosas. Con él podía hablar de cualquier tema porque era una persona con una gran capacidad de comprender, de verdad, lo que le contabas. Y su gran humor hizo que en un lugar serio como es un instituto, hubiese alegría y muchas pero que muchas risas. 

Recuerdo muchas de las vivencias con él y ninguna es mala. Ir con él en las excursiones era un "show", me divertía mucho. Además cuando se trataba de un lugar en el que hubiese que ver algo, siempre conseguía la mejor posición para mí. Excursiones legendarias como patinar sobre hielo o ir a la bolera, entre otras, son días que siempre permanecerán en mi memoria gracias a él.

Pero un mal día, en un mal momento que jamás debió darse, le diagnosticaron un cáncer. Conociendo su buen humor y sus ganas de vivir, creí que lo superaría. Pensaba que podría con él y vencerlo pero no ha sido así. Ha sido un cáncer fuerte que ha arrebatado de nuestras vidas a un enorme hombre con un infinito corazón. Una persona que ha dejado huella en todos los que ha conocido. Una persona que no merecía concebir aquella enfermedad. Una persona que sé que ha hecho todo lo posible por su familia. Una persona que no debió irse tan joven.

Si existe algo después de la muerte y acabas leyendo estas palabras, decirte que siempre serás para mí EL PUTO AMO y que jamás voy a olvidar todos los momentos contigo. Ojalá hubiese podido ir al instituto los últimos días que estuviste, un gran abrazo.

1 comentario:

  1. Hola Abel pues es una mala leche que para la primera vez que estamos en contacto haya tenido que leer esta mala noticia que te ha acaecido. Veo que le tenías una gran estima, pero bueno la vida sigue.
    Te devuelvo la visita y si no te importa me quedo por aquí y ya sabes donde tienes tu casa.
    Un abrazo de saborescompartidos

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...