Páginas

lunes, 5 de diciembre de 2011

La pérdida (IV)

Abuelo, esta es la cuarta entrada que hago por y para ti. Desde que te fuiste, la escritura es la actividad con la que me siento más unido a ti. Si existe un mundo en el que puedes ver como siguen las vidas de las personas que has dejado, yo espero que leas y hayas leído cada una de las palabras de este blog. Y si ese mundo existe, sabrás que tengo muchas cosas en mi vida que hacen que te tenga presente cada día.

Como sabrás, una de las primeras cosas que veo al despertar es tu rostro. Tu rostro plasmado en la pantalla del ordenador. Pero el que tu rostro sea una de las primeras cosas que veo al despertar, no es una cosa de ahora por estar en la situación en la que me encuentro. Desde que te fuiste ha sido así. Antes de este incidente que tuve, yo te veía cada mañana al mirar el móvil. Y cuando vuelva a mi vida de siempre, volverá a ser esa la manera de verte cada despertar. Lo que está claro es que, de una forma u otra, la imagen de tu cara es y será siempre de lo primero que vean mis ojos al abrirse cada día.

Pero es que, no solo te tengo presente cada mañana. Es que, durante todo el día te siento cerca. Como he dicho también te llevo en mi móvil y gracias a eso te veo muchísimas veces al día. Cada vez que quiero mirar la hora y le doy a la tecla del móvil, ahí estás tú. Cada vez que alguien me llama, ahí estás tú. Cada vez que recibo un mensaje, ahí estás tú. Cada vez que le doy accidentalmente a alguna tecla del móvil, ahí estás tú. Cuando no sé qué hacer y me da por coger el móvil, ahí estás tú. Cuando me siento mal por algo o estoy de bajón, le doy a la tecla del móvil para verte....

Y es que, verte muchas veces al día es una manera de autoconvencerme de que aún estás con nosotros, como siempre. Por eso te llevo en el móvil. Por eso te tengo de fondo de escritorio en el ordenador. Por eso te tengo en mi cartera junto a la abuela, siempre que voy a coger dinero y os veo se me alegra la cara.

Por la gran alegría que me da verte tantas vece al día, espero que esas fotos nunca se extravíen. Pero si eso pasa algún día, EN EL LUGAR EN EL QUE ESTOY SEGURO QUE NO TE BORRARÁS, ES EN MI MENTE Y CORAZÓN. EN ELLOS, SIEMPRE PERDURARÁS.

4 comentarios:

  1. Tus palabras son hermosas Abel. Tus palabras me llegan tanto porque también sufrí una pérdida. Desgraciadamente, no puedo ver a esa persona en todo momento. Y es por eso que me alegro que tu sí puedas ver a tu abuelo en cada momento. Él está tan cerca de ti, él vive en ti.

    Un abrazo. La comeletras dice "adiós".

    ResponderEliminar
  2. se lo que es perder a un abuelo, en mi caso lo perdí cuando yo aún era muy joven (7 años), pero no hay día en el que no me arrepienta de no haber pasado mas tiempo con él,pero su muerte me marcó para toda la vida, de hecho si soy ateo es porque cuando le pregunté a mi abuela el porqué de su muerte, esta me dijo que porque dios lo había querido, supongo que llevarse a un buen hombre de 67 años no es algo proveniente de un dios bueno, pero bueno, ya me estoy enrollando cual persiana. los abuelos vivirás siempre y cuando le sigamos recordando con cariño y no lloremos por su muerte, sino que nos sintamos orgullosos por lo que fueron en vida.

    ResponderEliminar
  3. Tus entradas me hacen casi llorar en serio, ami me pasa lo mismo que a ti, pero soy tan cobarde que me da vergüenza mostrar mi tristeza x la perdida de mi abuelo de ace cuatro años, pero en fin.... Aparte de en un mente que se quede grabado, tmb estará en tu pequeño corazón :) Aiix! vas hacer que coga un tren y vaya a visitarte a darte un abrazoo eh :)

    Un besiito grande ^^ y que estas navidades las disfrutes vale? =)

    ResponderEliminar
  4. Un justo y emocionado homenaje. Abrazos.

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...