Páginas

viernes, 24 de junio de 2011

Mis niñas

Bueno, esta entrada es una de las entradas que me gustará releer infinitas veces aunque esté creada por mí. Y es que, es una entrada dedicada a dos personas que quiero tanto, que cualquier cosa que pueda hacer o decir se queda diminuta de lo que realmente las quiero. Es increíble como dos personas que son físicamente como los demás seres humanos (aunque con una belleza para mí especial) son tan diferentes interiormente.

Las conocí a finales del mes más bonito del año 2003, marzo. Lo recuerdo perfectamente gracias a que a los pocos días mi hermana cumpliría los 7 años, y como los cumple el 1 de abril y sé que las conocí unos días antes, pues esto demuestra que fue a finales de marzo.

Es curioso como se enlazan unas entradas con otras y, es que, hoy toca enlazar la entrada dedicada a la que siempre recordaré ("Manchi"). Que ¿por qué tengo que enlazarla con esta entrada? Muy simple. Gracias a que Manchi se coló por debajo de mi silla y la acogimos, pude conocer a dos maravillosas chicas paseándola por la calle. Pero es que, Manchi no es el único animal al que debo agradecer mi coincidencia en la vida con ellas, sino que también doy gracias cada día a Kovu, el perro de ellas. Es muy gracioso que deba tanto a dos perros, pero es que gracias a esos perros he evolucionado como persona por tener a esas dos chicas a las que idolatro a mi lado. Esas chicas que tienen dos maravillosos nombres como son Jessica y Chantal.

Y es que, antes de conocerlas yo era una persona totalmente diferente, era una persona un poco perdida. Pero vosotras hicisteis que me encontrara. Me enseñasteis muchos valores que por aquel entonces no poseía, valores que poca gente puede presumir de tenerlos. Y poco a poco fui descubriendo que el Abel en el que me estaba convirtiendo era un Abel mejorado de la versión defectuosa del anterior. Un Abel nuevo, que se valoraba a sí mismo mucho más que antes. Un Abel con personalidad, no como el anterior. Un Abel que poco a poco fue queriéndose a sí mismo, cosa que no poseía el antiguo Abel.

Porque las cosas se aprenden con el día a día, viviendo situaciones juntos. Y de eso, gracias al interés que ha habido tanto por la parte de ellas como por la mía, hemos tenido mucho. Hemos vivido cosas que pocos pueden decir que han vivido con sus amigos. La confianza que poseemos rebosa el cubo más grande que exista y muchas situaciones así lo demuestran. Hemos reído, hemos llorado, hemos pasado momentos preciosos, hemos pasado momentos difíciles pero siempre, siempre hemos sabido que nos teníamos. Que nos tenemos.

Para mí Jessica y Chantal son las personas que han creado un nuevo sentimiento que no sé como llamarlo porque no existe. Lo que siento hacia ellas es algo que supera a la amistad. Muchas veces las digo que para mí son como dos hermanas pero no, porque el cariño especial que las tengo es otro al que puedo tener a mi hermano o hermana. Para mí, decir que son mis mejores amigas se queda cortísimo a lo que verdaderamente siento.

Pero es que es normal, porque cuando estoy con ellas no conozco a mi gran enemiga, mi propia timidez. Son las únicas que hacen que mi timidez se disuelva sin querer. Eso es lo mejor, que con tan solo sus presencias consiguen que algo dentro de mi cambie. Me siento protegido, libre, sin ningún por qué para no ocultar lo que soy, como soy. Muchas personas que me conozcan y lean esto se sorprenderán e incluso no se creerán que yo consiga vencer a mi timidez porque sepan que mi timidez es excesiva. Pero sí, Jessica y Chantal lo consiguieron hace mucho. Y me alegra porque durante esos instantes en los que la timidez no me hace sombra, me siento bien y hace que desee con todas mis fuerzas el poder perderla con otras personas. Porque para mí la timidez es un defecto y no una cualidad, ya que me ha privado de hacer muchas cosas que me apetecían o es la causante de no poder mostrarme en muchos aspectos en diversas situaciones. A mí, la timidez me ha traído más inconvenientes que beneficios. Y es por ello que doy las gracias de que con ellas no la conozca.

Por último, decir que os doy las gracias por todos los momentos que hemos vivido, todos. Porque de cada momento me he llevado un aprendizaje necesario para ser mejor persona. Sois esenciales en mi vida, ya lo sabéis que siempre os lo he dicho. OS QUIERO MUCHO JESSICA Y CHANTAL SAM CARRIÓN.

PD: Me vais a matar por nombraros y poner fotos vuestras que sé que no os gusta pero me da igual porque no puedo dejar de mostrar al mundo las caras con nombres y apellidos de las personas que han hecho que yo sea lo que soy, mucho más feliz de lo que era antes de conoceros.

2 comentarios:

  1. mi niñooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!
    que entrada mas bonita!!!
    yo tambien te quiero muchisimo, y sabes que siempre se aprende de todo el mundo asiq no tienes q darnos las gracias x nada :)
    te queremos mucho y eso no va a cambiar nunca ...
    Gracias x ser como eres y ser tan buen amigo!!
    TE QUIERO ABELUCCI.
    Jessica!!!!

    ResponderEliminar
  2. TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO TE QUIERO MUCHISIMO... :)

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...