Páginas

domingo, 19 de junio de 2011

Indiferencia

La indiferencia es lo mejor que se puede poseer cuando existe un conflicto o un desengaño amoroso.

Cogiendo el primer ejemplo, en un conflicto, muchas personas en determinadas ocasiones se decantan por machacar al adversario o simplemente siguen cada día recordando el conflicto. En este caso, la indiferencia es la mejor opción aunque muchos crean lo contrario. Y es que, hay personas que cuando ven que le eres indiferente al conflicto y a la persona con la que lo posees, se limitan a pensar que eres un cobarde. Pero tarde o temprano ese gran aliado por nombre tiempo te da la razón de que lo que mejor que puedes realizar es ser indiferente.


Por otro lado, con el segundo ejemplo, la indiferencia puede ser una gran solución para alejarte de esa persona y de paso poder curar las heridas que te ha dejado como herencia. En diversas situaciones se produce un desengaño amoroso inesperado. Cuando esa persona a la que le has entregado hasta lo más valioso del ser humano, el corazón, no sabe valorarlo y lo único que obtienes como si de un trueque se tratara es sufrimiento tras sufrimiento acabas por quitarte la benda de los ojos y cortar por lo sano. Y es ahí donde tu elección es muy importante. Muchas personas optan por los insultos, por malmeter o cosas así que lo único que traen es más sufrimiento. Desde mi punto de vista, lo mejor es ser indiferente con esa persona porque no se merece de ti ni una sola lágrima, ni un solo insulto, ni un solo movimiento de tus labios para dirigirle la palabra aunque sea para mal... Lo único que se merece es NADA. No se merece que entres en su juego, simplemente ignora a esa persona para no seguir sufriendo. Porque tú que lo has dado todo por esa persona mereces todo, mereces la felicidad, mereces esa persona destinada a ti que lo dará todo por ti al igual que tú. Así que sé indiferente a la persona que te ha hecho daño y no caigas en el juego de la sociedad porque tú no eres como quiere la sociedad que seas, tú eres tú.
                             


2 comentarios:

  1. excepto lo el vídeo de wisin y tandel (que los odio!!) me gusto tu entrada. La indiferencia es buena, pero no siempre el mejor camino cuando la indiferencia es una forma de vida, simplemente usarla contra el enemigo.

    ResponderEliminar
  2. Abel: yo piensoq ue ante el conflicto hay que abrir nuevas opciones: la violencia activa o la pasiva (entre la que encajaría la indiferencia, como la defines) son herramientas limitadas.
    Cuando el maestro volvió a sacar del agua a la abeja que ya le había picado una vez, su pupilo le dijo extrañado: "pero, maestro, ¡si ya te ha picado una vez!, déjala que se ahogue"; "no, esa es su naturaleza".
    A veces la gente hace cosas que nos duelen, pero casi siempre su intención no es el hacer daño, sino es que estaba en su "naturaleza" hacerlas, quizás por egoísmo, o por no darse cuenta, o simplemente por tener un interés diferente (el caso del desengaño porque nuestro ser amado se ha enamorado de otra persona)...
    Así que, para mí, en el conflicto y en el desengaño amoroso lo mejor es la aceptación del otro (dentro de los límites de la dignidad que cada cual los tenemos de una forma diferente) y seguir hacia delante, con optimismo y con valor, y de eso tú sabes un montón.
    ;)

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...