Páginas

jueves, 7 de abril de 2011

Sueños

Está demostrado que cada noche soñamos al menos cinco veces, de los cuales, dos o tres de ellos conservamos vagos recuerdos o imágenes. Los sueños son parte de nosotros. Es esa pequeña parte que nos demuestran aquello que desconocemos de nosotros mismos, cosas que se encuentran en nuestro interior o en nuestra conciencia pero que no sabemos que existen o simplemente las intentamos esconder hasta tal punto que incluso nosotros mismos no sabemos que las albergamos.

Son muy significativos. Cada sueño es soñado por un motivo, por una inquietud, por un pensamiento, por un miedo, por un sentimiento...

Un sueño puede provocarte ansiedad de que se acabe pero también puede provocarte el deseo de quedarte eternamente en él. Cuando se produce lo primero, probablemente estemos soñando algo que nos produzca terror, dolor o un sentimiento que nos haga sentir mal. Queremos despertar pero el sueño se hace cada vez más largo y ese sentimiento que nos produce angustia, va aumentando. Por otro lado, cuando se produce lo segundo, intentamos que el sueño dure lo más posible y disfrutar de cada segundo de ese sueño maravilloso. Nos sentimos como si estuviésemos en el mundo perfecto y es entonces cuando se produce la desilusión de despertar. Pero nuestra mente no se rinde y desea que se produzca el llamado déjà vu, es decir, que un día cualquiera después de olvidar ese sueño vivas eso en la realidad y sientas la extraña sensación de haberlo vivido antes. Pero esto es muy difícil, porque es muy probable que algo tan maravilloso para ti, ese mundo perfecto tuyo, no se pueda hacer realidad.

Por todo esto, yo he decidido vivir intensamente cada sueño, ya sea bueno o malo, porque cada sueño tiene su significado para nosotros mismos y si forma parte de mí, pues bienvenido sea.


2 comentarios:

  1. ¿Crees que los sueños se pueden hacer realidad?

    Es extraño, ya que dos años antes de que mi abuela muriera, soñé exactamente eso... Puede que sean paranoias mías o algo por el estilo, pero recuerdo como mi abuela me despertó y recuerdo la angustia frustrante en mi pecho...

    Me consoló diciendo que no pasaba nada, que estaba ahí con ella, pero no me previno de que en algún momento se iba a hacer realidad...

    Aiiis... que sensiblona... =(

    Gracias por todas y cada una de tus palabras.


    Serela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea algo que un yo interior quisiese... O puede que haya alguna forma, en esta vida no podemos saber sobre algo del todo.

      Yo he soñado, que recuerde, un par de veces con mi abuelo y, por supuesto, me hubiese encantado que hubiese sido real. A veces, cuando estoy por el pasillo de mi casa acercándome a mi habitación, una parte de mí cree sentir o siente que mi abuelo está sentado sobre mi cama. Pero cuando tengo el ángulo de visión idóneo para visualizar mi cama, él no está. Y pienso, o bien que es el simple deseo de volver a verle o que se desvanece en el último microsegundo por algún motivo que desconozco...

      Gracias a ti por alegrarme con tus sinceras palabras.

      Abel

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...