Páginas

lunes, 11 de abril de 2011

Echar de menos


Muchas veces tenemos esa sensación de que nos falta alguien al lado, una persona muy importante de nuestra vida. Y es que en muchas ocasiones, echamos de menos a alguna persona que por situaciones de la vida llevamos un tiempo sin ver.
Esos pequeños gestos, rasgos, actitudes que tenemos en nuestra cabeza como si la imagen de esa persona nos hubiese condenado a recordarla muchas veces durante el día. Pequeñas cosas como oír esa risa destacada, oler su perfume en el aire, ver esa silueta que identificas desde lejos, palpar esa mirada o saborear ese momento maravilloso que pasa contigo.
Y tú, de mientras, pasando el rato como puedes intentando distraerte para que esa nostalgia se te pase un poco. Pero no, es un poco difícil, porque por mucho que te empeñes esa imagen suya sigue en tu mente y es entonces cuando no te queda más remedio que hacer todo lo posible por verla y aprovechar cada milésima de segundo a su lado.

1 comentario:

  1. Bonita entrada abel:)
    Ojala eso de echar de menos lo pudieramos controlar, pero entonces nunca echariamos de menos a nadie. Por un lado es bueno echar de menos, significa que te importa esa persona, que te gustaria estar con ella en esos momentos.
    Personalmente, aunqe se que los recuerdos son algo triste la mayoria.. me encanta recordar, me siento como si volviera atras en el tiempo y me sale esa sonrisa tonta, porqe siempre te acuerdas de los momentos buenos gracias a dios.
    Un besito y sige asi!

    ResponderEliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...