Páginas

viernes, 4 de marzo de 2011

Carta de Garcilaso de La Vega dirigida a Isabel Freyre

Esta vez, voy a demostraros cómo un simple trabajo de clase puede transformarse en algo bastante interesante. 

El año pasado, me mandaron un trabajo que yo pensé que sería como otro cualquiera pero que resultó ser algo en lo que me interesé bastante en hacer. El trabajo era de Literatura. Se trataba de que, basándonos en el triángulo amoroso entre Garcilaso de La Vega, su mujer Elena de Zuñiga y su amante Isabel Freyre, teníamos que ponernos en la piel de uno de ellos y escribirle una carta a uno de los dos restantes. Para que quede más claro, yo, por ejemplo, elegí ponerme en la piel de Garcilaso y hacer la carta dirigida a su amante Isabel.

Antes de escribir la carta, sólo sabíamos que Elena era la mujer de Garcilaso pero que éste quería realmente a Isabel, a quien conoció en una boda de Carlos V. Basándonos en esto, teníamos que dejarnos llevar por nuestra imaginación, creatividad, originalidad e, incluso, por nuestros sentimientos.

Así que, me dispuse a redactar aquella carta con bastantes ganas. Mientras la iba escribiendo, más interés le ponía. Cuando la terminé, la leí un par de veces y quedé orgulloso de mi trabajo. Esto es lo que mi imaginación, creatividad, originalidad y sentimientos dieron de sí.


Querida Isabel:

Saludos mi amada Isabel, te escribo esta carta para poder decirte todo lo que está dentro de mi corazón, todo aquello que está deseando salir para que sepas lo importante que eres en mi vida.

Como sabes, queridísima Isabel, yo estoy casado con la señora Elena que, aunque la tengo mucho cariño y afecto y la he amado mucho porque hemos vivido momentos lindos y preciosos, no siento lo mismo que cuando te miro y nos fundimos en uno con nuestras miradas penetrantes, profundas y esquivas para que no nos descubran, cuando deseo tocarte esa piel tan suave que atrae a mi mano como un imán y que nuestros cuerpos sean uno hasta tal punto que mi alma toque la tuya, cuando sueño que tus labios carnosos, preciosos y seductores se unen con los míos y me haces sentir ese calor tan gratificante, cuando pienso en todos los abrazos y cariños apasionados que nos podríamos dar juntos… Sólo esos momentos dulces de pensamientos, sueños y deseos me hacen feliz pero al mismo tiempo cuando pienso que todo eso no es real, me enfado y me entristezco.

Me es imposible olvidarte, por más que lo intento no puedo olvidar esos ojos, esa nariz, esa boca, esos rasgos que te hacen tan bella, ese carácter que te hace única y te hace ser una persona muy noble, en definitiva no puedo quitarte de mi cabeza porque este amor es penetrante, intenso, agudo y lo mejor de mi vida.

Pienso constantemente en ti, cuando me levanto pienso en poder ver tu cara por las mañanas en nuestra cama uno al lado del otro y decirte buenos días, cuando desayuno pienso en las veces que podría sorprenderte con mis deliciosos desayunos que con tanto amor haría, pienso en poder estar todo el día juntos amándonos con toda pasión y dulzura, cuando el sol se escapa y llega la oscuridad pienso en poder acabar el día contigo.

En esta carta también quiero decirte, bella doncella, que si tú sientes algo tan profundo como yo, si quieres podríamos vernos en secreto, ya que, por los tiempos que corren estaría mal visto nuestro amor, si es que se le puede llamar así porque lo que yo siento es más que amor, lo nuestro es un sentimiento inventado, es un sentimiento de entrega, devoción, admiración, de necesitarnos cada segundo, un sentimiento que hace diminuto al amor.

Mirando a través de ti puedo ver sentimientos puros, puedo saborear tu aire, puedo oler tu perfume y hasta tu esencia.

Te quiero sin pedirte nada a cambio, simplemente te quiero y no me avergüenzo de ello. Y aunque tú no me quisieras, yo te seguiría queriendo eternamente igual, porque si tú estás estallo de alegría y si tú no estás muero de tristeza. No podré olvidarte porque tu cara es la belleza, tu cuerpo mi paz y tu alma mi objetivo, porque nadie es como tú y todas me recuerdan a ti. Espero que no me pidas que te olvide porque jamás podré.

Aunque en esta vida no podamos estar juntos, por los tiempos, por la sociedad… sé que si existe la reencarnación y viene un futuro mejor y más libre, podríamos y vamos a desahogar nuestros sentimientos juntos.
Ya sólo me queda darte las gracias. Gracias por respirar, andar, mirar, hablar, despertar, sonreír, escuchar, sentir… gracias por existir.


Te ama, te quiere, te adora, tuyo siempre, Garcilaso. 



Cuando la profesora hizo entrega de los trabajos, fue un orgullo saber que le encantó, cosa que noté por esa frase que tanto le gustó y que me dijo, "tu alma, mi objetivo". Ahí supe, que aquello que tanto interés había puesto, no se podía quedar en un simple trabajo sino que debería conservarlo, y eso mismo hice. Algunas personas me han aconsejado que lo comparta porque es algo digno de demostrar al mundo. Así que aquí os lo dejo y espero que os guste.


 

4 comentarios:

  1. Muy bueno, a mi me mandaron el mismo trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Y, ¿qué tal? Seguro que lo hiciste muy bien también.

      Eliminar
  2. Una pregunta... Tu profesora era Elena Prado¿?¿?Jaja
    Por cierto muy buena la carta jeje felicitaciones !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero a juzgar por el apellido, puede que fuese su hermana. Se llama María Prado y sigo en contacto con ella. La preguntaré, por curiosidad, si tiene una hermana que se llame Elena.
      Me alegro de que te haya gustado, GRACIAS.

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...