Páginas

domingo, 13 de febrero de 2011

La pérdida (I)

Esta vez voy a desarrollar lo que a todo el mundo, por desgracia, le pasa alguna vez en un momento de su vida. Y es que la vida pasa, el tiempo corre, y las personas también.

Cuando nacemos somos frágiles, inocentes y tiernos. No tenemos, lógicamente, ese uso de razón de saber apreciar la vida como lo que es, un regalo. Vamos creciendo y nos vamos dando cuenta pero nunca lo suficiente porque vemos eso de la muerte muy lejos ya que somos jóvenes y sentimos que eso no es algo que nos pueda ocurrir a nosotros ahora o dentro de poco. Y no, aunque parezca que si, no somos inmortales. Porque somos jóvenes, si, pero la vida es muy injusta e igual que te ha dado la vida, te la quita en un microsegundo.

Estamos acostumbrados a hacer siempre lo mismo en nuestra vida, esa vida cotidiana. Nos gusta lo que tenemos, nuestra rutina, pero no sabemos apreciar la vida y no disfrutamos de lo que hay ahí fuera, en el mundo que no conocemos y que nos empeñamos en ignorar. Seguramente, incluso yo que estoy escribiendo estas palabras siga con mi vida cotidiana hasta que alguna situación me lleve a cambiar de vida, pero entonces, caeré en la rutina de esa nueva vida.

Y es que cuando perdemos a un ser querido nos damos cuenta de todo aquello que desperdiciamos, el tiempo es ese gran desperdicio del ser humano, no lo aprovechamos. Cuando perdemos a alguien cercano nos damos cuenta de lo mucho que importa la vida aunque, seguramente, no del todo hasta que no perdamos la nuestra y sea tarde.

Ahora que mi abuelo ya no está, me arrepiento de muchísimas cosas. Me arrepiento de aquello que muchas personas que lo hayan sentido, sabrán. Cosas como el no haber pasado más tiempo con él, me hubiese gustado escuchar sus anécdotas relacionadas con Francia muchas más veces y conocer de él muchas cosas más. Me hubiese encantado estar más tiempo riéndome con él y con sus expresiones, esas expresiones que tanto me gustaban y que siempre recordaré. Me hubiese gustado verle orgulloso de mí cuando consiga grandes cosas, porque las conseguiré por él. Me hubiese gustado tener muchos más momentos felices con él junto a la familia que era lo que más feliz le hacía, estar todos juntos. Me hubiese gustado pasar muchas más navidades con él y seguir teniendo esos momentos en la cena de noche vieja y noche buena en los que de poco en poco me atiborraba de jamón de ese que compraba él, siempre el mejor jamón de la tienda sin importarle el coste. Me hubiese gustado que me siguiese dando esos consejos y esas lecciones que me daba de vez en cuando pero que me resultaban muy beneficiosas para la vida y me servían y seguirán sirviendo. Me hubiese gustado conocer mucho mejor sus aficiones, sus hobbies, sus distracciones, esas cosas que le entretenían y que le gustaba hacer y me hubiese gustado que me enseñara a hacer esas cosas tan bien como él las hacía, como el saber tanto de electricidad (hubiese aprendido mucho de electricidad junto a él y hubiera sido un gran honor), también me hubiese gustado aprender a preparar postres tan ricos como los que él hacía (nunca me olvidaré de esos "gurruñuñus" que tan ricos les salia) o aprender a ser tan "manitas" como él. Me hubiese gustado que me transmitiera todas esas experiencias que tanto le han servido y tan buenos valores le dio. Me hubiese gustado que cada día me llamara por teléfono para desearme buenas noches. Me hubiese gustado conocer esas facetas suyas que tanto desconocía, como la de que era un gran escritor, en concreto, un gran poeta (y es que muchas veces que me pongo a escribir, como en este mismo instante, siento que de alguna manera mi abuelo me está inspirando a que mis dedos vayan a las teclas correctas y a que mi cabeza utilice y mande a mis dedos las palabras indicadas). Me arrepiento de no haber podido pasar todas esas cosas y situaciones con él.

Porque él fue un gran niño, un gran hijo, un gran padre, un gran hermano, un gran marido, y para mí, UN GRAN ABUELO. Porque teniendo esos valores que tenía y que para mí tiene, es de las pocas personas en condiciones.

Como estoy dejando claro y seguramente habéis pensado ya, esta entrada está dedicada a él. Porque se lo merece. Porque creo que es la mejor manera de hacerle memoria y de recordarle. Porque él ha sido un apasionado de las palabras y de alguna manera siento que así le llegará si es que existe algo una vez fallecido (cosa que dudo aunque me gustaría para saber que no se ha ido del todo).

Con esto lo que quiero transmitir a los lectores es que hay que vivir la vida lo mejor posible e intentar disfrutar de cada cosa que contiene porque como diría otro de los grandes que han fallecido (aunque para mí nada comparado con mi abuelo) LA VIDA PUEDE SER MARAVILLOSA. 
                

7 comentarios:

  1. Tu abuelo estaría ahora mismo orgulloso de tí al ver todo lo que has echo, haces y seguirás haciendo por él.
    Siemplemente.. Grandioso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto como transmitiste todo tus sentimientos en esta simple pagina. Has salido a tu abuelo, sabes escribir y expresarte como lo haria el. Aunque no te debes arrepentir por las cosas que no hiciste con él, ahora solo tienes que recordar lo que hiciste con el y por el.
    Un beso y animo!

    ResponderEliminar
  3. se que que querias mucho a tu abuelito y se que estara muy orgulloso de que le hayas dedicado un espacio tan bonito.. cualquiera lo estaria. eres genial abeluchi!!
    te quiero mucho!!
    JeSs

    ResponderEliminar
  4. pues si...seguramente estaria muy orgulloso de ti!!! x todo en generaal!:)todavia no te abia puesto ningun comentario aqii...en tu blog, pero la verdad esq ésta es la segunda vez q miro tu blog y la entrada que mas me a gustado a sido esta...la del abuelo...xq igual q tuu..yo tambn le exo mucho de menos y tienes razon en eso de vivir cada momento,cada instante...weno y q me a gustado muxo esta entrada!(y las demas per sobre todo esta):) teqieroo!!! eSTheeR

    ResponderEliminar
  5. Voy a ser sincera contigo, no lo he leído entero, ni lo voy hacer.

    Te explico por qué, es muy sencillo, si lo hago, voy a acabar llorando y no creo que sea buena idea. Si que he leído ciertas cosas y estoy completamente de acuerdo con ellas.

    Mi abuela murió de cáncer después de una operación - supuestamente - para acabar con ello, acabó afectándole a todos los órganos internos y murió sola en una cama de hospital. Entenderás por que no puedo leer toda la entrada, o al menos espero que lo entiendas.

    Yo tenía 13 años y estaba en el instituto en medio de una clase, ya supondrás como me puse cuando me sacaron y me vinieron a buscar.

    Ella era mi madre - sí, parece que es algo loco, por que en realidad era mi abuela, pero para mi era mi madre -, y cuando murió, murió muchísimas cosas con ella.
    Los abrazos cariñosos, las palabras de consuelo, las risas sin motivo aparente, esa clase de cosas que solo tienes con alguien tan especial que no podrías volver a revivirlas con nadie diferente.

    Ha pasado tanto tiempo que debería de tenerlo asumido, pero muchas veces pienso que cuando la vi en el ataúd, solo estaba dormida y vendría a mi en cualquier momento, ya ves tú, como si eso fuera a pasar...

    Imagino, por todo lo que has puesto en la entrada que tu abuelo para ti era muy importante, y eso me agrada muchísimo, por que hoy en día he visto como la gente piensa de los abuelos que son un incordio y esa clase de cosas, pero sé, que al ser importantes su pérdida es absolutamente aterradora.

    Gracias, Abel, por estás palabras y demostrar que eres un ser humano maravilloso.

    Un beso enorme.

    Serela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hayas leído una parte de esta entrada, es realmente especial para mí, mucho más de lo que puedas imaginar.

      Mi abuelo es mi mayor ídolo en mi vida junto a mi abuela, su mujer. Siempre lo he admirado pero, curiosamente, desde que murió lo siento aún más cerca y he descubierto cosas de él y de su vida que ignoraba cuando aún estaba con nosotros. Es tanta la devoción que siento hacia él que no he podido resistirme a encargar una figura de Fimo de cuerpo entero que ha salido muy real. Le tengo aquí recreado junto al ordenador y me siento muy unido a él. Mi abuela vive prácticamente con nosotros desde que él se fue y, por algún motivo, soy con el que más unido está y eso es el mayor de los regalos. Quiero pasar el mayor tiempo con ella y que me enseñe todo lo que sepa porque me hubiese gustado poder hacer eso con mi abuelo, aprender de todas las habilidades que poseía, era muy inteligente y todo un manitas.

      Respecto a tu abuela, lo siento, de verdad. Después del fallecimiento de mi abuelo, un año después, se me fue otra persona con la que tenía un contacto diario. No era familia pero para mí era un hombre muy importante por cómo era y lo que hacía. También murió de cáncer, le operaron y parecía que iba mejor pero, cuando menos lo esperaba, me comunicaron que había fallecido.

      Por lo de que sientes a tu abuela como tu madre, te entiendo. Mi abuela lo está siendo, e incluso se lo he dicho alguna vez. Es una persona muy cariñosa y muy agradable. Me produce mucha ternura y la quiero un montón. Temo no estar preparado cuando llegue su hora, como he dicho, vive con nosotros y la unión es muy fuerte. Son muchas horas juntos... Además tenemos muy buena relación y hablamos mucho... Aisss espero que me dure muchos años.

      Yo también tengo mis movidas mentales con lo de mi abuelo. A veces, también me da por preguntarme ¿y si sigue por ahí vivo? Supongo que es normal aferrarte a alguien a quien has tenido y tienes mucho cariño.

      Gracias a ti por hacerme sentir tan bien con lo que transmites. Créeme, tú también eres una persona digna de conocer, increíble.

      Un besazo.

      Abel

      Eliminar
    2. Me voy quedando sin saber que decirte, así que intentaré ir poco a poco.
      No entiendo por que puede llegar a ser tan especial, salvo por el echo de que está dedicado a tu abuelo, que si es así, entiendo perfectamente como te sientes.

      También estoy segura de que tu abuelo era alguien muy especial, tanto como persona como parte de tu familia y eso ya es más que suficiente. Yo lo único que conservo de mi abuela, son fotografías, de cuando era muy pequeña. Recuerdo que, antes de morir, me entrego su alianza de bodas, pero desafortunadamente no lo tengo conmigo, si quieres saber que pasó, pregúntamelo por privado, aquí no lo voy a contar. Mi abuela antes de morir vivió una temporada con mis padres y conmigo, pero ella tenía su propia casa donde estaban todas sus cosas de valor, que sin que la familia lo supiera, "su pareja" por llamarlo de alguna manera, vendió todas las cosas de valor, había un collar de oro, con un corazón que podía abrirse y poner una foto pequeña, cuando lo quise recuperar, había desaparecido. Incluso ahora, después de 10 años, podría reconocerlo en cualquier parte.

      Espero, de todo corazón, que te dure mucho tiempo y disfrutes de ella tanto como a mi me hubiera gustado disfrutar con la mía. Son, sin duda, mujeres extraordinarias.

      ¿Quién no piensa que podrían volver en cualquier momento? Yo lo hago, aunque ya no vivo donde nací y crecí, quizás siempre tenga la esperanza de volver a visitar su tumba.
      No hay nada como tener el presupuesto limitado.

      ¿Increíble? Son los sentimientos que puedes transmitir en un texto como este. Gracias, por palabras tan maravillosas.

      Un beso.

      Serela

      Eliminar

Sentimentaloides, vuestra opinión me es muy importante. ¡Comentad! Todos serán respondidos.
Gracias por las críticas constructivas que me escribáis y, también, por vuestras palabras positivas. Eso sí, por favor, hacedlo con respeto hacia mí y hacia otros lectores.

No spam. Si tenéis blog, intentaré pasarme pinchando en vuestro nombre. Si me gusta, lo añadiré a mi blogroll para tener un acceso directo y ayudaros, de paso, a conseguir que alguno de mis lectores se convierta también en vuestro.

Gracias,
Abel Jara Romero

PODER NO DEPENDE DE NUESTRA CONDICIÓN FÍSICA O DE LO QUE NOS RODEA, PODER DEPENDE DE LA DISPOSICIÓN INTERNA DE CADA UNO. Y YO, ¡PUEDO!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...